null: nullpx
Política de Salud

Cientos de miles de muertes innecesarias: estudio revela el nefasto legado de la política de salud de Trump

De acuerdo con ese reporte, debido al historial de políticas negativas o simplemente por la ausencia de otras necesarias, en 2018 murieron 461,000 estadounidenses innecesariamente y durante la pandemia 40% más de las muertes por covid-19 en el país.
12 Feb 2021 – 02:35 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Un detallado informe de la comisión sobre políticas públicas y salud en la 'era Trump' de la revista The Lancet evaluó las repercusiones de cuatro años de políticas del expresidente en la salud de los estadounidenses y lo responsabilizó por cientos de miles de muertes evitables en el país, tanto por una conjunto de factores que contribuyen a la disminución de la esperanza de vida, como más recientemente a causa de la pandemia de coronavirus.

De acuerdo con ese reporte, de no ser por un historial de políticas negativas o simplemente por la ausencia de otras necesarias, en 2018 habrían muerto 461,000 estadounidenses menos y durante la pandemia se habría evitado al menos el 40% de las muertes por covid-19 en el país. Además, el informe estima que solo en 2019 los retrocesos ambientales de Trump provocaron un exceso de 22,000 fallecimientos ese año.

"Muchos de los casos y muertes se pudieron evitar", declara el estudio con respecto a las víctimas de covid-19. "En lugar de impulsar a la población estadounidense a luchar contra la pandemia, el presidente Trump desestimó públicamente su amenaza (a pesar de reconocerla en privado), desalentó la acción a medida que se propagaba la infección y evitó la cooperación internacional. Su negativa a desarrollar una estrategia nacional agravó la escasez de equipos de protección personal y pruebas de diagnóstico", señaló la investigación y agregó que, además, el presidente "politizó el uso de máscaras y la reapertura de escuelas y convocó eventos en interiores a los que asistieron miles, donde se desalentó el uso de mascarillas y era imposible el distanciamiento físico".


Además del mal manejo de la pandemia, entre las principales políticas de Trump que fueron nefastas para la ciudadanía en materia de salud y bienestar, el estudio destaca los recortes a los subsidios en alimentos y atención médica, la detención masiva de inmigrantes en condiciones peligrosas, las crecientes dificultades al acceso al aborto y la anticoncepción o la desregularización en materia ambiental.

"Su logro legislativo característico, un recorte de impuestos de un billón de dólares para las corporaciones y las personas de altos ingresos, abrió un agujero presupuestario que utilizó para justificar recortar los subsidios a los alimentos y la atención médica", señala el reporte.

En su exhaustivo informe, firmado por 33 investigadores, la comisión de The Lancet destacó el legado negativo del gobierno de Trump en materia sociosanitaria:

  • Politización y repudio a la ciencia, dejando a EEUU sin prepración y expuesto a la pandemia del coronavirus
  • Regulación ambiental destrozada, acelerando el calentamiento global
  • Incitación al odio racial, étnico y religioso, provocando vigilancia y violencia policial
  • Negación de refugio a migrantes que huyen de la violencia y la opresión, inmigrantes detenidos y abusados
  • Cobertura de salud debilitada
  • Programas de asistencia alimentaria debilitados
  • Derechos reproductivos restringidos
  • Cooperación global para la salud debilitada y desencadenamiento de guerras comerciales
  • Desplazamiento de recursos de programas sociales al gasto militar y ganancias fiscales inesperadas para corporaciones y ricos
  • Democracia subvertida tanto a nivel nacional como internacional

El informe condena la retirada de Trump de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la eliminación de fondos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), organismos clave para la respuesta a la pandemia, y su socavamiento de los esfuerzos de salud mundial incluso desde antes de la crisis del coronavirus.

El impacto en salud de las políticas migratorias

Además de sus intentos de quitar importancia a la pandemia, que hicieron que el país sea el más afectado del mundo por el virus, o de sus restricciones a mecanismos y leyes directamente relacionadas con la salud, esta investigación de The Lancet apunta también al impacto en salud de las políticas de Trump sobre el medio ambiente y sobre inmigración.

Según el reporte, algunos estudios iniciales han identificado "asociaciones entre la elección del presidente Trump y las reducciones en los comportamientos de búsqueda de salud y el empeoramiento de la salud de los inmigrantes y sus familias, especialmente entre los latinos".

Un ejemplo de ello recogido en la investigación ilustra cómo en Texas las madres latinas retrasaron su primera visita prenatal y realizaron menos visitas prenatales al médico tras el incremento de una retórica antiinmigrante. Además, hay evidencia previa que vincula las políticas de inmigración excluyentes y agresivas a problemas de salud como un empeoramiento en los factores de riesgo cardiovasculares, inflamación, ansiedad y problemas de sueño o partos prematuros, mientras protecciones como DACA se asociaron a mejoras de salud mental, aseguran los investigadores.

"El efecto desproporcionado de la pandemia de covid-19 en las personas latinas destaca la importancia de asegurar que los inmigrantes se sientan seguros cuando buscan atención y consejo médicos", concluye el estudio, que también cita el daño físico y emocional causado por la separación de los niños de sus padres en la frontera, en clara violación a las directrices médicas más generales, incluida la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

No solo en la era Trump

Pero a pesar de las duras críticas a la gestión del exmandatario por parte de esta comisión de la prestigiosa publicación científica The Lancet, el informe reconoce que si bien muchos de estos males se agudizaron con Trump, sus orígenes son anteriores a su mandato, tras largos años de políticas deficientes y omisiones.

"La inquietante verdad es que muchas de las políticas del presidente Trump no representan una ruptura radical con el pasado, sino que simplemente han acelerado la tendencia de décadas de retraso en la esperanza de vida que refleja fallas profundas y de larga data en la economía, la salud y la sociedad estadounidense", señala el estudio.

Si bien la administración de Trump supuso una clara amenaza para la salud, el informe destaca otras políticas neoliberales previas que anteceden a su mandato y fueron sentando las bases de una crisis posterior.

Un ejemplo de ello es cómo la esperanza de vida en EEUU se quedó rezagada con respecto a otros países desarrollados desde 1980 y a partir de 2014 comenzó incluso a caer. Esto tiene que ver con el incremento de las desigualdades, el aumento del abuso de sustancias, la discriminación racial, étnica o religiosa, el aumento de encarcelamientos, las restricciones a la elegibilidad para la asistencia social (implementadas por Clinton) o las reformas al sistema de salud que burocratizaron y comercializaron la atención médica, entre otros aspectos.


A pesar de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, conocida como Obamacare), "casi 30 millones de personas en EEUU permanecieron sin seguro y muchas más estaban cubiertas pero aún no podían pagar la atención", asegura el informe, citando un contexto anterior a la era Trump.

"La elección de Trump fue posible gracias a los fracasos de sus predecesores. Una deriva de cuatro décadas hacia políticas neoliberales reforzó las prerrogativas corporativas, privatizó los servicios gubernamentales, reforzó el racismo e impuso la austeridad pública. Los ricos se hicieron mucho más ricos mientras que sus impuestos se redujeron a la mitad. Los ingresos de los trabajadores se estancaron, los programas de asistencia social se redujeron, la población carcelaria aumentó enormemente y millones se vieron excluidos de la atención médica", concluye la investigación.

Cargando Video...
Biden anuncia compra de 200 millones de vacunas y culpa a Trump de no haberse preparado para el desafío de la pandemia

Consejos al gobierno de Biden

La Comisión de Políticas Públicas y Salud en la 'era Trump' de The Lancet, autora de este informe, aplaudió la urgente decisión del nuevo gobierno liderado por Joe Biden y Kamala Harris de volver a la Organización Mundial de la Salud y al Acuerdo Climático de París pero advirtió que si bien deshacer las políticas de estos cuatro años de Trump es un imperativo, al mismo tiempo es insuficiente y es preciso ir más allá e implementar reformas profundas para revertir la desigualdad, el racismo y otros problemas que afectan tanto a la salud como a la democracia.

Ante este panorama, los expertos dan una serie de recomendaciones legislativas y ejecutivas para lograr necesarios cambios duraderos y significativos en el país, entre las que se encuentran aumentar los impuestos a las personas de altos ingresos y utilizar las ganancias para reforzar los programas sociales, educativos y de salud, y abordar los problemas ambientales urgentes.

Los investigadores también recomiendan reemplazar programas como Medicaid, que segregan a las personas de bajos ingresos, por programas unificados, como un seguro médico nacional para todos los residentes del país, así como recuperar el papel del gobierno federal en la prestación de servicios sociales y de salud y dejar de canalizar fondos púbicos a través de empresas privadas con fines de lucro.

Entre las demandas también está "redirigir las inversiones públicas del militarismo, los subsidios corporativos y las prioridades médicas distorsionadas hacia la equidad nacional y global, la protección ambiental y las intervenciones sociales y de salud pública desatendidas", así como revitalizar la democracia.

Los expertos también pidieron al gobierno de Biden una movilización a todos los niveles en contra del racismo estructural y la violencia policial que acortan la vida de las personas negras y además mencionaron la crisis de los opioides como otra tema de prioridad nacional.

"El sufrimiento y la dislocación infligida por el covid-19 ha puesto de manifiesto la fragilidad del orden social y médico de Estados Unidos y la interconexión de la sociedad. Se necesita una nueva política, cuyo atractivo se base en una visión de prosperidad compartida y una sociedad amable. Los trabajadores de la salud tienen mucho que contribuir en la formulación y el avance de esa visión, y nuestros pacientes, comunidades y el planeta tienen mucho que ganar con ella", concluye el informe.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés