null: nullpx

Lo que revela la declaración de impuestos de Trump (y lo que no)

El presidente es muy rico, aunque no tanto como presume. En 2005, sí pagó impuestos federales y su declaración de ese año no muestra nada embarazoso. Permanecen las dudas del origen de sus ingresos y de por qué no quiere publicar sus declaraciones.
15 Mar 2017 – 10:24 AM EDT

La cadena MSNBC reveló este martes dos páginas de la declaración de impuestos de Donald Trump en 2005. El presidente, que se niega a publicar sus datos fiscales como han hecho durante décadas sus predecesores, confirmó a través de un comunicado las cifras de cuánto ingresó y cuánto pagó ese año.

La información publicada es sólo un fragmento de las cuentas del presidente, pero da algunas pistas de su situación financiera desconocidas hasta ahora.

El periodista que recibió de manera anónima la declaración, David Cay Johnston, asegura que es posible que Trump o alguien de su entorno haya filtrado el documento, entre otras cosas porque en los documentos pone "copia de cliente" (ver video principal de la nota).

Estos datos fiscales de 2005 pueden beneficiar al presidente. Las dos páginas publicadas no reflejan nada embarazoso para Trump y muestran que sí pagó impuestos federales, en contra de lo publicado en campaña e insinuado por él mismo, y que al menos ese año tenía un negocio próspero.

Es rico, pero no tanto como otros

Después de un periodo de crisis, el año 2005 fue bueno para los negocios de Trump. Ingresó unos 153 millones, sobre todo derivados del sector inmobilario. Esto compensó las pérdidas de 103 millones, que posiblemente arrastraba de años anteriores.

Con todo, Trump ganó ese año más de 48 millones de dólares. Esto significa que estaba entre los más ricos del país, aunque aún no estuviera en el club de los más multimillonarios de Estados Unidos. Las 400 mayores rentas de aquel año fueron superiores a 100 millones.

El presidente asegura que su fortuna está valorada en más de 10,000 millones de dólares, algo que no cuadra al menos con estos datos de la declaración de 2005.

Sí pagaba impuestos

La última información fiscal publicada hasta ahora era la del New York Times referente a 1995 y que mostraba unas pérdidas de 916 millones que podrían haber permitido a Trump no pagar impuestos federales sobre la renta durante 18 años.

Sin embargo, este documento demuestra que al menos en 2005 Trump sí pagó impuestos, en total alrededor de un 25% de sus ingresos, una cifra habitual para una renta media en Nueva York.

Es chocante que un millonario pagara un ratio parecido al de una familia trabajadora de renta media o media alta, pero Trump pagaba, por ejemplo, más que Mitt Romney, el candidato republicano de 2012, también millonario y quien sí publicó sus declaraciones de impuestos.

El año pasado, Trump criticó a Romney por haber tardado en publicar sus declaraciones de impuestos.

La reforma fiscal le beneficiaría

Gracias a las deducciones fiscales, Trump habría tenido que pagar sólo un 4% de un impuesto federal, pero un complemento especial pensado para grandes inversores y millonarios hizo que no fuera así. Este extra se llama “impuesto mínimo alternativo” (AMT, en sus siglas en inglés) y está pensando para que los que más ingresan no se aprovechen del sistema para pagar muy poco.

La reforma fiscal que defiende Trump y los republicanos supondría eliminar este impuesto especial, con lo que el presidente saldría directamente beneficiado por sus acciones. Si no hubiera existido este complemento especial, en 2005 Trump habría pagado unos siete millones en lugar de 38.

¿De dónde vienen sus ingresos?

El documento de dos páginas es incompleto con lo que se siguen desconociendo los detalles de los negocios de Trump. Los impuestos ofrecen generalidades, como ingresos inmobiliarios o ganancias de capital por inversiones en bolsa.

Los detalles más completos sobre la situación financiera de Trump son de finales de los años 70 por sus negocios con entidades públicas.

Por ejemplo, el estado de New Jersey publicó algunos detalles como parte de una concesión de casinos en Atlantic City y después de su quiebra. Así en 1978 y 1979 Trump tuvo pérdidas que llegaron a varios millones de dólares y le permitieron no pagar impuestos federales.

¿Por qué no publica sus impuestos?

Las dos páginas de impuestos de 2005 filtradas no indican nada ni ilegal ni embarazoso para Trump. El hecho de que la Casa Blanca confirmara los números de ingresos y pago de impuestos muestra, ademas, que no hay ningún impedimento para publicar los datos.

No hay ninguna ley que obligue a los candidatos presidenciales o a los presidentes a publicar su declaración de impuestos pero todos lo han hecho desde finales de los años 60. Desde Richard Nixon, hasta ahora la única excepción era Gerald Ford, que publicó sólo un resumen y no sus impuestos completos.

Aquí se pueden ver todas las declaraciones de impuestos de presidentes de Estados Unidos.

Lo máximo que ha mostrado Trump son pilas de papeles en un tuit de 2015.

Ahora que es presidente Trump sí está obligado a pasar por una auditoría de sus impuestos a no ser que cambie la regla del Departamento del Tesoro. Pero todavía puede conseguir que no se publiquen. Si la auditoría detecta un problema en los impuestos puede ser un asunto privado con el presidente mientras no encuentre señales de actividad criminal.

La excusa de Trump durante la campaña fue que sus impuestos estaban siendo auditados, algo que no ha confirmado la Hacienda y que, aunque fuera cierto, no impediría la publicación de las declaraciones.

Los impuestos podrían mostrar relaciones con negocios de países que tal vez no le convengan o pérdidas millonarias en algún año que le hubieran hecho no tener ingresos netos, pero el fragmento de esta declaración de 2005 no muestra ninguna de las dos circunstancias.

En fotos: Así transcurrieron los primeros 100 días de Donald Trump en la Casa Blanca

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaDonald TrumpImpuestos

Más contenido de tu interés