null: nullpx

Líderes de las dos Coreas se reúnen nuevamente para tratar de rescatar la cumbre entre Trump y Kim Jong Un

Moon Jae-in y Kim Jong Un se reunieron este sábado en la Zona Desmilitarizada, después de que Trump anunciara la cancelación de la cumbre con el líder norcoreano prevista para el 12 de junio.
26 May 2018 – 08:28 AM EDT
Comparte
El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (izquierda) y el líder norcoreano Kim Jong-un (derecha) en la histórica reunión de Panmunjom, en Corea del Sur el 27 de abril de 2018. Crédito: Agencia Anadolu / Getty Images

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, se reunieron este sábado en un imprevisto encuentro en la Zona Desmilitarizada que divide la península coreana, anunció el gobierno de Seúl.

Ambos líderes se entrevistaron durante unas dos horas en Panmunjom. Es la segunda vez que los mandatarios se reúnen en un mes. En esta ocasión, analizaron los compromisos de paz que alcanzaron en su primera cumbre el pasado mes de abril y la posible reunión de Kim con el presidente estadounidense.

"Intercambiaron opiniones y debatieron maneras de aplicar la declaración de Panmunjom y de garantizar el éxito de la cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte", informaron las autoridades de Seúl a la prensa.

Moon anunciará personalmente el domingo el resultado de las conversaciones con Kim, dijeron autoridades surcoreanas.

El encuentro ocurre un día después de que el presidente Donald Trump, anunciara que suspendía su encuentro con Kim previsto para el 12 de junio en Singapur, aunque luego dijo que aún podría realizarse.

Fueron 24 confusas horas en las que Trump canceló la cumbre mediante una carta pública, pero luego dejó ver la posibilidad de que aún se pudiese llevar a cabo.

Trump recibió una respuesta conciliatoria de Pyongyang. Por esto Seúl expresó cauteloso alivio ante la posibilidad de que efectivamente se lleven a cabo las conversaciones.

24 horas de confusión

Luego de semanas de negociación con el gobierno de Pyongyang para llevar a cabo una histórica cumbre entre Corea del Norte y EEUU en Singapur, el presidente Donald Trump dijo el pasado jueves que suspendía la prometida cumbre citando la "abierta hostilidad" del gobierno del país asiático.

"Tenía muchas ganas de estar allí con usted. Lamentablemente, debido a la tremenda ira y hostilidad abierta mostradas en su declaración más reciente, siento que es inapropiado, en este momento, tener esta reunión largamente planificada", indicó Trump en una carta emitida por la Casa Blanca.


El mensaje del mandatario llegó justo el mismo día en que Corea del Norte hizo público ante medios de todo el mundo que estaba desmantelado su centro de pruebas nucleares, acción que fue presentada por el régimen como otro gesto de buena voluntad.

Pero en los días previos hubo una escalada verbal entre altos funcionarios de ambos gobiernos que llegó a su punto de tensión tras una intervención del vicepresidente Mike Pence, el lunes pasado, en la que equiparó la situación del arsenal nuclear de Corea del Norte a la que en algún momento vivió Libia con su desmantelamiento atómico, entonces bajo el mando de Muamar Gadafi. La comparación no cayó nada bien en Pyongyang.

La viceministra de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Choe Son Hui, criticó a Pence y tildó los comentarios de "estúpidos". "No puedo esconder mi sorpresa ante tales comentarios idiotas y estúpidos de boca del vicepresidente estadounidense".

Pero este jueves, horas después de la carta de Trump, el gobierno de Corea del Norte mostró signos de buena voluntad y manifestó que estaban dispuestos a retomar las conversaciones diplomáticas.

Para sorpresa de muchos, 24 horas después de la misiva, Trump anunció en Twitter que ambos gobiernos están teniendo charlas "muy productivas".

"Estamos teniendo conversaciones muy productivas con Corea del Norte sobre la reinstauración de la Cumbre que, de suceder, probablemente permanecerá en Singapur en la misma fecha, 12 de junio, y, de ser necesario, se extenderá más allá de esa fecha", indicó el mandatario vía Twitter.


Corea del Sur, uno de los países que más promovió conversaciones entre Washington y Pyongyang, fue tomada por sorpresa por la abrupta cancelación de Trump. Moon Jae-in dijo que la decisión del mandatario estadounidense lo dejó “perplejo” y exhortó a ambos gobiernos a “un diálogo más directo y más cercano entre sus líderes”.

Por ello, este sábado Seúl expresó esperanzas. “Consideramos afortunado que las brasas del diálogo entre Corea del Norte y Estados Unidos no se apagaran del todo y estén reanimándose de nuevo”, dijo Kim Eui-kyeom, portavoz presidencial de Seúl, en un comunicado citado por la agencia AP.

Moon y Kim sostuvieron una cumbre histórica en abril de la que se desprendió que buscarán la paz permanente en la Península y la desnuclearización. Muchos vieron esta reunión como una preparación del terreno para el mitín entre Kim y Trump. Estos vaivenes diplomáticos de los últimos días encendieron el temor de que fracasaran todos los puentes diplomáticos.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés