null: nullpx

Trump cancela la cumbre con Kim Jong Un y dice que "está listo" militarmente si el régimen actúa de manera "necia"

Citando la "abierta hostilidad" del gobierno de Pyongyang, el presidente estadounidense anunció mediante un comunicado que la prometida reunión que se llevaría a cabo en Singapur el próximo 12 de junio no se realizará.
24 May 2018 – 09:49 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

El presidente Donald Trump anunció este jueves la cancelación de la prometida cumbre con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, que estaba prevista para el próximo 12 de junio en Singapur citando la "abierta hostilidad" del gobierno del país asiático.

"Tenía muchas ganas de estar allí con usted. Lamentablemente, debido a la tremenda ira y hostilidad abierta mostradas en su declaración más reciente, siento que es inapropiado, en este momento, tener esta reunión largamente planificada", indicó Trump en una carta emitida por la Casa Blanca.


Por el modo en que está escrita la carta, parece haber sido redactada de puño y letra por el propio presidente y no salida de algún asesor de la Presidencia o del Departamento de Estado.

La misiva contiene palabras como “bello gesto” al referirse a la liberación de tres prisioneros estadounidenses que estaban en Corea del Norte y que fueron devueltos a EEUU como gesto de buena voluntad previos a la planificada cumbre. Pero el mandatario regresa al tono amenazante que había usado tradicionalmente en sus comunicaciones con Pyongyang cuando recuerda que Washington tiene el poder suficiente para aniquilar a Corea del Norte.

"Usted habla de sus capacidades nucleares, pero las nuestras son tan enormes y poderosas que le pido a Dios que nunca tengan que ser utilizadas", señala Trump.

Horas más tarde en una aparición en la Casa Blanca, el presidente dijo que la cumbre aún puede ocurrir en otra fecha, pero que tal como estaban planteadas las cosas no podía llevarse a cabo el 12 de junio. Agregó que tiene esperanzas de que se pueden dar pasos positivos para su concreción.

También dijo que la cancelación es "una gran derrota" para Corea del Norte y el mundo. El presidente indicó que la presión sobre el régimen seguirá y que están listos para actuar si Kim Jong Un actúa de manera "necia e imprudente" y que para ello habló con el secretario de Defensa, Jim Mattis y países aliados.

El mensaje del mandatario estadounidense llega justo el mismo día en que Corea del Norte hizo público ante medios de todo el mundo que estaba desmantelado su centro de pruebas nucleares, acción que fue presentada por el régimen como otro gesto de buena voluntad.

En los días previos a la cancelación de la cumbre anunciada este jueves por Trump hubo una escalada verbal entre altos funcionarios de ambos gobiernos.

El vicepresidente Mike Pence había dicho en el canal Fox News el lunes pasado que sería un "gran error" que Pyongyang jugara contra EEUU antes de la cumbre y equiparó la situación con Corea del Norte a la que en algún momento vivió Libia con su desmantelamiento del arsenal nuclear, entonces bajo el mando de Muamar Gadafi. La comparación que no cayó nada bien en Pyongyang.


"La semana pasada hubo conversaciones sobre el modelo libio (...) el presidente ha sido claro en decirlo, si Kim Jong Un no llega a un acuerdo la única vía para solucionarlo será como en Libia. Muamar Gadafi acordó a principios de 2000 dejar atrás sus ambiciones nucleares a cambio de un alivio de las sanciones a su gobierno", dijo Pence.

La viceministra de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Choe Son Hui, criticó la comparación que Pence hizo de su país con la forma en la que Libia entregó su arsenal atómico.

"Nunca le rogaremos a Estados Unidos por tener un diálogo ni nos tomaremos la molestia de persuadirlos si no quieren sentarse con nosotros", dijo Choe Son Hui según reportes de la agencia oficial de noticias KCNA. "No puedo esconder mi sorpresa ante tales comentarios idiotas y estúpidos de boca del vicepresidente estadounidense", agregó.

Justo este jueves es interpelado en el Congreso el secretario de Estado, Mike Pompeo. En uno de los cuestionamientos, el senador por Nueva Jersey, Bob Menéndez, indicó que la Casa Blanca nunca estuvo preparada para la Cumbre. "Estábamos listos", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense al agregar que el encuentro de alto nivel se estuvo organizando con detalle.

Pompeo también afirmó que durante los últimos días no recibieron respuesta vía correo electrónico de la Cancillería de Corea del Norte sobre asuntos relativos a los ajustes de los preparativos de la cumbre. "Durante los últimos días estábamos trabajando para concretar lo que Kim y yo acordamos, poner equipos, equipos de preparación juntos para empezar a trabajar en los preparativos de la cumbre", dijo el secretario de Estado al comité de Relaciones Exteriores del Senado. "No recibimos respuesta a nuestras solicitudes".

Observadores culpan a la diplomacia de tuits de Trump como una de las razones por las cuales la cumbre se vino abajo. Pero especialmente la llegada a la Casa Blanca del asesor en temas de Seguridad Nacional, John Bolton, un conocido diplomático de línea dura.

Bolton fue el primer funcionario que comenzó a hablar del llamado modelo libio que molestó al régimen comunista. Pero la idea de insistir en que la desnuclearización de la península debería hacerse sin condiciones fue lo que molestó más a Corea del Norte, que estaba dispuesta a poner sobre la mesa de diálogo todos los temas de manera abierta sin presiones preexistentes.

Desde Seúl, el presidente Moon Jae-in reaccionó a través de un comunicado indicando que se reúne con sus funcionarios de seguridad nacional con el fin de "tratar de entender cuáles son las intenciones del presidente Trump y el verdadero significado" de la cancelación.

Texto completo de la carta de Trump:

Su excelencia, Kim Jong Un
Jefe de la Comisión de Asuntos de Estado de la República Popular Democrática de Corea
Pyongyang

Estimado Sr. Jefe:

Apreciamos enormemente su tiempo, paciencia y esfuerzo respecto a nuestras negociaciones y discusiones relativas a la cumbre que durante mucho tiempo hemos intentado las dos partes, y que estaba previs
ta para el 12 de junio en Singapur. Nos informaron que el encuentro fue solicitado por Corea del Norte, pero eso para nosotros es totalmente irrelevante. Yo estaba deseando estar allí con usted. Lamentablemente, debido a la tremenda ira y hostilidad abierta mostradas en su declaración más reciente, siento que es inapropiado, en este momento, tener esta reunión largamente planificada. Por lo tanto, por favor, sirva esta carta como una cancelación del encuentro de Singapur, para bien de las dos partes, pero en detrimento para el mundo. Usted habla de sus capacidades nucleares, pero las nuestras son tan enormes y poderosas que le pido a Dios que nunca tengan que ser utilizadas.

Sentí que un maravilloso diálogo se había creado entre usted y yo, y al final, es solo ese diálogo lo que importa. Algún día, me gustaría reunirme con usted. Mientras tanto, le quiero agradecer por la liberación de los rehenes que ahora están en su casa con sus familias. Ese fue un bello gesto y se lo agradezco mucho.
Si cambia usted de opinión en lo que se refiere a este importante encuentro, no dude en llamarme o escribirme. El mundo, y Corea del Norte específicamente, ha perdido una gran oportunidad para tener una paz duradera y gran prosperidad y riqueza. Esta oportunidad perdida es un momento muy triste en la historia.

Sinceramente suyo,

Donald Trump.
Presidente de Estados Unidos.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés