publicidad
Moore objetó el resultado de la elección en Alabama por un escaño en el Senado.

Las pocas y malas opciones que le quedan a los republicanos con Roy Moore en Alabama

Las pocas y malas opciones que le quedan a los republicanos con Roy Moore en Alabama

Ante la negativa de Moore de dejar la candidatura a senador por Alabama, el Partido Republicano analiza qué hacer con él. Ninguna de las salidas es fácil ni buena.

Moore objetó el resultado de la elección en Alabama por un escaño en el...
Moore objetó el resultado de la elección en Alabama por un escaño en el Senado.

Todavía no ha sido elegido al Senado y ya sus futuros colegas están estudiando la posibilidad de expulsar a Roy Moore si los electores de Alabama lo eligen como sucesor de Jeff Sessions en la Cámara Alta del Congreso de EEUU.

Con el expreso rechazo de quien eventualmente se convertiría en su jefe si llegara a la Cámara Alta, el líder de la mayoría Mitch McConnell; o el de Cory Gardner, el hombre que maneja las operaciones del Comité Nacional Senatorial, cuya misión es hacer lo posible para que más republicanos entren al Senado, el futuro de Moore luce complicado.

Otros han ido desmarcándose del candidato, quien, tras una vida política caracterizada por la polémica, ha aprovechado este episodio para pulir sus credenciales antiestablishment.

La noche del martes fue más allá al asegurar que se trata de una persecución contra sus valores cristianos y conservadores, entrando en esa guerra cultural que divide a conservadores de liberales.

Relacionado
El candidato a senador por Alabama Roy Moore durante un evento el fin de...
Todas las miradas puestas sobre si Trump hundirá o salvará a Moore como candidato por Alabama


Es notable que algunos comentaristas de medios conservadores, como Sean Hannitty en Fox News, han empezado a retirar su inicial apoyo a Moore, quien ha sido acusado por cuatro mujeres de haber tenido relaciones “inapropiadas” con ellas cuando eran adolescentes y el hoy candidato superaba los treinta años.

Una quinta mujer, aseguró que Moore la asaltó sexualmente cuando ella tenía 16 años, en lo que ha sido el señalamiento más grave desde que The Washington Post publicó la noticia la semana pasada.

1. Sacarlo de la carrera

Hasta ahora Moore ha adoptado el tono desafiante, reafirmando su talante de hombre antiestablishment, precisamente la carta con la que quiere llegar a Washington y por la que lo apoyan sectores de derecha como el que representa el ex estratega jefe de Donald Trump, Steve Bannon, otro hombre que está en una verdadera cruzada contra lo que considera la élite republicana.

publicidad

Por eso, no parece que Moore vaya a prestar atención a esos representantes del establishment al que tanto detesta y vaya a retirarse de la competencia, en la que se enfrentará al demócrata Doug Jones el próximo 12 de diciembre.

Los republicanos no pueden hacer nada para forzar a Moore a renunciar y tampoco pueden inscribir un nuevo candidato a los comicios porque la ley de Alabama impide modificar postulaciones y la boleta electoral 76 días antes de la votación.

Lo que sí pueden hacer es repudiar a su candidato, pero eso equivaldría a entregar la elección a los demócratas, ya que por las leyes estatales los votos de Moore serían inválidos.

2. Volver con Sessions

Algunos asoman la idea de que Luther Strange, actual sustituto de Sessions nombrado por la gobernadora, se presente en una campaña write-in, como se conoce a aquellas personas que no estando oficialmente postulados en una elección reciben votos de quienes escriben sus nombres como candidatos alternativos.

El problema es que Strange perdió la primaria republicana ante Moore y lanzar una campaña como candidato write-in con seguridad dividirá el voto de los republicanos del estado, muchos de los cuales respaldan ese carácter antiélite de Moore.

En las últimas horas, por una sugerencia que pareció hacer McConnell, algunos empiezan a considerar la posibilidad de que Sessions deje el Departamento de Justicia y se presente como candidato a regresar al senado en una campaña write-in, aprovechando la popularidad de la que goza en el estado.

Como una maniobra política califica Roy Moore las recientes acusaciones de abuso sexual en su contra Univision

Y aunque eso podría evitar tener que respaldar a un candidato ya rechazado por la base republicana como Strange, podría proyectar sobre Sessions la imagen de que fue sacado elegantemente del gabinete aprovechando los problemas que ha tenido con el presidente Trump.

Sin embargo, hay quienes afirman que el fiscal general no está considerando abandonar un cargo al que aspiró siempre y en el cual parece estar cómodo, si se descuenta la tensión permanente de que su jefe esté diciéndole vía Twitter las cosas que, según él, debería hacer.

3. Expulsarlo del Senado

La última opción sería expulsar a More del Senado si saliera elegido, una movida que puede dañar la marca republicana entre la base que más apoya al presidente Trump y la que factores como Bannon quieren mantener movilizada para desplazar a la élite que controla el partido.

No hay antecedentes de eso. En la centenaria historia del Congreso de EEUU solo 15 senadores han sido expulsados de la cámara, 14 de ellos hace más de siglo y medio por apoyar a la Confederación del Sur que se escindió de la Unión.

Además, si los senadores tomaran la medida contra el recién llegado estarían adoptando represalias no por algo hecho durante su ejercicio como legislador sino por “pecados” previos.

¿Qué dicen las encuestas?

Una encuesta de FOX10/Strategy Research publicada este miércoles pone a Moore con una ventaja de más de 3 puntos porcentuales sobre Doug, quien desde el estallido del escándalo ha visto subir sus números en los sondeos.

Tres días después de la publicación en The Washington Post, ambos candidatos estuvieron técnicamente empatados, algo inusual en Alabama, un estado que tradicionalmente vota republicano.

Moore alcanza el 48.5% ante el 45.5% de Jones.

Aunque en los últimos días Moore ha recuperado parte del terreno perdido, la subida del candidato demócrata ha dado esperanzas a los liberales, quienes creen que pueden extender su racha de victorias experimentadas en Virginia y Nueva Jersey y arrebatarles a los republicanos un escaño en el Senado que reducirá a solo un voto la mayoría con la que cuentan.

Un año después del triunfo de Trump, la diversidad se impuso en los comicios locales (fotos)
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad