null: nullpx
Congreso de EE.UU

El coronavirus fuerza al Congreso a repensar algunas tradiciones a la hora de trabajar

En esta nueva realidad en la que más de 10 personas en una sola habitación es considerado riesgoso, ¿qué queda para los 100 senadores y 435 congresistas cuando deben votar?
26 Mar 2020 – 10:48 AM EDT

Con el país entero enfrentando una pandemia y preparándose para las consecuencias económicas, el trabajo del Congreso en Washington se ha vuelto más esencial que nunca, el problema es que el coronavirus también afecta al legislativo y afecta su manera de operar.

El Capitolio de Washington DC es un pueblo dentro de una ciudad. Tiene hasta tranvías internos que conectan sus edificios. La vida se define por el movimiento, la interacción y conversaciones de pasillo. Justamente lo contrario del ‘distanciamiento social’ que se recomienda para evitar la propagación del covid-19.

Varios legisladores se han infectado. El senador republicano de Kentucky Rand Paul informó este lunes de su resultado positivo, lo que motivó a otros, como el senador republicano de Utah, Mike Lee, a iniciar una cuarentena voluntaria de 14 días.

También los senadores republicanos Mitt Romney, de Utah, y Ted Cruz, de Texas, entraron en aislamiento voluntario por haber estado en contacto con una persona infectada con el virus. Ambos dieron negativo a las pruebas.

En la Cámara de Representantes el republicano de Florida Mario Díaz Balart y el demócrata de Utah Ben McAdams están recibiendo atención médica luego de resultados positivos del coronavirus.

Más allá de los problemas de salud puntuales para los parlamentarios, el panorama complica las operaciones del Congreso, un cuerpo que funciona con un sistema de reglas que exige a los legisladores a votar presencialmente.

¿Votación remota?

En esta nueva realidad en la que más de 10 personas en una sola habitación es considerado riesgoso, ¿qué queda para los 100 senadores y 435 congresistas cuando deben votar?

La presión va en aumento para que los líderes cambien las reglas. Más de 70 legisladores demócratas enviaron una carta a la líder Nancy Pelosi apoyando la votación remota.

"El Congreso no debería ser una excepción a la adaptación a esta crisis", dice la carta. "La Cámara debe adoptar la votación remota tanto para proteger la salud pública como para permitirnos ser las voces de nuestros electores", escribieron.

En el Senado hace apenas un par de semanas varios legisladores se negaron rotundamente a esta realidad, ahora algunos han cambiado de opinión.

"Estoy listo para apoyar la votación remota", tuiteó el senador Kevin Cramer (R-N.D.) el lunes. “Los tiempos extraordinarios requieren medidas extraordinarias. Es hora de traer al Senado al siglo XXI ".



Bipartidismo y celeridad

Un efecto inmediato de la crisis ha sido la unidad bipartidista con la que han trabajado los legisladores, aunque eso no significa que no haya habido diferencias, como demostró el intenso debate para aprobar el gigantesco plan de de estímulo económico de emergencia de $2 bllones para enfrentar la pandemia en Estados Unidos.

Tras cinco días de intensas negociaciones entre el Senado y la Casa Blanca terminó siendo aprobado por unanimidad y se espera que tuviera un amplio respaldo en la Cámara de Representantes.

Los legisladores se han concentrado en grupos de chat, conferencias telefónicas y reuniones virtuales, como la mayoría de los estadounidenses. Pero las necesidades y la situación de emergencia en diversas comunidades del país han forzado a demócratas y republicanos a trabajar juntos.

En esta crisis legisladores que nunca habían hablado, ahora están coordinando esfuerzos por necesidad. Por ejemplo, entre los 27 congresistas que representan a Florida en el Capitolio, 14 republicanos y 13 demócratas el contacto es diario.


“Tenemos llamadas y mensajes de texto a través de un grupo. Lo que ellos están enfrentando en sus distritos, también está ocurriendo en el mío, Estamos sintiendo los efectos en la industria turística, pequeños negocios han sido los más afectados. Hemos trabajado en grupo para asegurarnos de que tenemos suficientes tests disponibles para COVID-19”, explicó a Univisión Noticias la congresista demócrata del distrito 26 de Florida Debbie Mucarsel-Powell.

La congresista aseguró que todos sus colegas en la delegación están enfrentando los mismos problemas.

“Estamos presionando al Departamento de Salud de Florida para que apure la disponibilidad para todos nuestros distritos. También en los hogares de ancianos, necesitamos suministros. Los beneficios de desempleo, necesitamos asegurarnos de que el gobernador aplique un beneficio alto para las personas que están perdiendo sus trabajos. Hay muchas cosas en que estamos trabajando juntos como una sola unidad. Tenemos que hacerlo. COVID-19 no tiene afiliación política”, comentó Mucarsel-Powell.

En el lado del Senado está ocurriendo lo mismo. Por ejemplo, las oficinas de las senadoras demócratas de Nevada Jackie Rosen y Catherine Cortez Masto están operando prácticamente como un sólo equipo.

“Estamos trabajando para coordinar prioridades, identificarlas. El tener prácticamente dos oficinas trabajando juntas sirve bastante. También hay un trabajo con la delegación completa en el lado de la Cámara de Representantes. Las prioridades que estamos manejando son compartidas y hay un esfuerzo conjunto”, explicó a Univisión Noticias Jorge Silva vocero de Rosen.

“Nevada depende bastante del turismo y hay muchas personas que se están quedando sin trabajo. Estamos enfocados en dirigir a las personas a los fondos que los pueden ayudar. Hay muchas preguntas de salud pública entre los constituyentes. Esas son las dos grandes áreas con las que estamos lidiando”, agregó.


Tan sólo la semana pasada la delegación entera de Nevada con sus dos senadoras y cuatro congresistas (3 demócratas y 1 republicano), se unieron a una carta formal a los líderes del Congreso para exigir apoyo a las industrias locales de turismo y recreación.

“Tenemos que estar atentos a todos: nuestras pequeñas empresas, las industrias vitales de juegos, turismo y recreación al aire libre de Nevada, y lo más importante, nuestros trabajadores, especialmente aquellos en la industria de la hospitalidad, que son el alma del estado”, aseguraron en la misiva.

Borrando límites geográficos

El bipartidismo de los legisladores con la crisis de covid-19 también los ha congregado e industrias, que trascienden partidos y estados. Este martes, legisladores de Nuevo México y de Texas se unieron en una carta conjunta para exigir más apoyo para el sector energético.

"La dramática reducción en la producción junto con la pandemia de COVID-19 deja a estos hombres y mujeres trabajadores con un desafío sin precedentes. Un estudio de PriceWaterhouseCoopers de 2017 mostró que la industria del petróleo y el gas respaldaba 10,3 millones de empleos y era responsable del 5,6% del empleo total de los Estados Unidos", aseguraron los congresistas.

Entre los firmantes están Lizzie Fletcher (TX-7), Xochitl Torres Small (NM-02), Vicente Gonzalez (TX-15), Sylvia Garcia (TX-29), Michael McCaul (TX-10), Al Green (TX-09), Brian Babin (TX-36), Kendra Horn (OK-05) y Marc Veasey (TX-33).

Por lo pronto, la urgencia del coronavirus ha llevado a los congresistas a trabajar con mejor coordinación que antes. De continuar la amenaza podría llegar a forzar que por primera vez en la historia de Estados Unidos que se modifiquen las estrictas reglas presenciales de votación.

Desde un mercado de China hasta nuestras calles: las crudas fotografías que muestran la cronología de la pandemia

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.