null: nullpx
Coronavirus

Advierten a Trump: "reabrir EEUU para Semana Santa" pone en riesgo la vida de millones en medio de la pandemia

Para un presidente acostumbrado a vanagloriarse por "maravillosas" cifras económicas, la pandemia ha supuesto una virtual paralización de la economía y un descalabro de los mercados financieros que parece haberlo puesto nervioso. Por ello, aseguró este martes que le "encantaría tener el país abierto para la Semana Santa".
24 Mar 2020 – 02:37 PM EDT

Relajar las medidas de distanciamiento social precisamente cuando la Organización Mundial de la Salud advirtió que Estados Unidos puede convertirse en el epicentro de la pandemia de coronavirus llevaría al "colapso completo" del sistema de salud del país y pondría en riesgo la vida de cientos de personas, coincidieron expertos preocupados por las nuevas medidas que evalúa el gobierno de Donald Trump con el objetivo de "reabrir" la economía golpeada por esta crisis de salud pública.

Trump dijo estar a la espera de un análisis encomendado a sus funcionarios sanitarios sobre la propagación del coronavirus para emitir nuevas guías a los residentes del país. El objetivo, precisó, es que algunas partes puedan reabrir sus economías porque Estados Unidos "no se construyó para estar cerrado".

Expertos coinciden en que las medidas deben ser respetadas hasta que se logre "aplanar la curva" de contagios para no desbordar los hospitales y que todos los enfermos que lo necesiten puedan ser atendidos, especialmente aquellos que requieran de un ventilador de los que escasean actualmente en el país.

"Estados Unidos estará abierto pronto, mucho más rápido de los tres o cuatro meses que alguien sugirió. No podemos dejar que la cura sea peor que el problema", aseguró este lunes Trump en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, desafiando las recomendaciones de expertos en salud del mundo entero que ruegan a las personas quedarse en casa, especialmente a quienes presentan síntomas leves de covid-19 pero pueden ser una fuente de contagio.

"Al final del periodo de los 15 días estaremos tomando una decisión (…) sobre esencialmente la reapertura de nuestro país (...) Este es un problema médico que no permitiremos que se convierta en un problema financiero a largo plazo", dijo en referencia al plazo inicial (que vence el próximo lunes) dado por las autoridades para frenar la propagación del virus que ha contagiado a más de 46,000 personas en Estados Unidos, de acuerdo con las más recientes cifras de casos confirmados.

Este martes, volvió sobre el tema en un town hall del canal Fox News, en el que afirmó que le "encantaría tener al país abierto para la Semana Santa". Volvió también a mencionar, en una comparación errada, la enorme cantidad de muertes ocasionadas por la influenza estacional y los accidentes de tránsito.


Para un presidente acostumbrado a vanagloriarse por "maravillosas" cifras económicas, la pandemia ha supuesto una virtual paralización de la economía y un descalabro de los mercados financieros que parece haberlo puesto nervioso. "Está la Bolsa de Nueva York, está el Nasdaq, cerrar eso...", dijo en un momento de la conferencia del lunes en un aparente intento por describir lo que para él resulta algo impensado.

Mientras pronunciada esas palabras, usuarios de las redes se preguntaban dónde estaba Anthony Fauci, el director del Instituto Nacional para Alergias y Enfermedades Infecciosas, quien ha sido una suerte de cable a tierra para las declaraciones del presidente y quien ha abogado por duras medidas de distanciamiento social para contener la expansión del virus.

Asimismo, expertos en salud y economía comenzaban a lanzar ruegos para que el gobierno no suavice las medidas y recomendaciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC en inglés).


"Se puede propagar terriblemente"

En un amplio hilo en Twitter, el director del Centro de Seguridad Sanitaria de la Universidad Johns Hopkins, Tom Inglesby, detalló qué puede suceder en un escenario como ese.

"Dejar sin vigor todas estas medidas ahora sería aceptar que el covid-19 puede enfermar a personas en números extraordinarios por todo el país mucho más allá de lo que el sistema de salud estadounidense puede soportar", escribió. "Muchos modelos reportan que los sistemas de salud se desbordarán y colapsarán en el punto más alto de casos sin el distanciamiento social", agregó.

"Cualquiera que recomiende poner fin al distanciamiento social ahora debe entender totalmente cómo lucirá el país si lo hacemos. El covid-19 se puede propagar ampliamente, rápidamente, terriblemente y puede potencialmente matar a millones en el próximo año con un gran impacto económico y social", alertó.

El clamor del experto parece haber ido directamente hacia el mandatario. Y, hacia empresarios que comparten una visión similar a la de Trump, en momentos en que bancos de inversión como Morgan Stanley estiman una contracción económica anualizada del 30% en el segundo trimestre.

Precisamente un exdirector ejecutivo de Morgan Stanley, Lloyd Blankfein, dijo en Twitter que las "extremas medidas para aplanar la curva (de contagios) es comprensible por un tiempo para aliviar la tensión sobre la infraestructura sanitaria. Pero destrozar la economía, los trabajos y la moral es también un asunto de salud y más. Dentro de unas pocas semanas aquellos con un riesgo bajo ante la enfermedad deben regresar al trabajo".

Esa aseveración fue refutada por el exsecretario del Trabajo del expresidente Barack Obama Robert Reich, quien le respondió a Blankfein en la misma red social.

"Lloyd Blankfein piensa que las personas con 'riesgo menor' deben regresar a trabajar 'dentro de unas pocas semanas'. La economía es más importante que la pandemia. Peligroso e irresponsable. Lo que da temor es que Trump está escuchando a esos tipos, no a los expertos en salud pública", escribió Reich.

"Wall Street y las grandes corporaciones piensan que el mayor problema ahora es la economía. Quieren levantar las restricciones de salud pública que están afectando a los negocios. Están equivocados. El mayor problema es la pandemia y la meta más importante es salvar vidas. Esto requiere cerrar la economía", acotó.

La crisis ha obligado cierres de comercios, tiendas y restaurantes que asestarían un duro golpe al sector de los servicios y al gasto del consumidor que mueve buena parte de la economía estadounidense. Ello ha sido más fuerte en estados como California y Nueva York, que se ha convertido en el epicentro de la enfermedad con unos 25,000 casos que se duplican cada tres días, dijo el gobernador Andrew Cuomo.

Trump catalogó esos lugares como "puntos críticos" que según sugirió este lunes pueden mantener en pie medidas más duras para contener su propagación.

Mira también:

Imágenes de la pandemia: estas fotografías describen la crudeza de una crisis global inédita

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.