El Congreso enfría el debate sobre el control de armas que se reactivó tras la masacre de Parkland

El impulso que el tema recibió tras la masacre de 17 personas en una secundaria del sur de Florida y que dio lugar al movimiento #NeverAgain se diluye en Washington, donde hay varias ideas pero pocos acuerdos.
27 Feb 2018 – 2:08 PM EST

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, aseguró este martes que el Congreso se enfocará en las fallas que permitieron la masacre de 17 personas a mediados de febrero en la secundaria de Parkland, y no en el control de armas, ni siquiera en los llamados fusiles de asalto, como el usado en Florida.

Hubo un error colosal en el sistema”, dijo Ryan en una breve conferencia de prensa, mientras sobrevivientes de la masacre se reunían con congresistas en el Capitolio para exigirles tomar medidas que impidan tragedias como la del 14 de febrero en la secundaria Marjorie Stoneman Douglas.

“Todos nosotros estamos profundamente preocupados por esto (los errores). Este es un momento para hacer preguntas duras”, dijo Ryan en lo que se interpreta como la negativa de discutir medidas más allá del reforzamiento del sistema de verificación de antecedentes para garantizar que personas con historial de problemas mentales, como el atacante de Parkland, tengan acceso a armas.

Ryan se refería a las advertencias que se recibieron sobre el comportamiento y la potencial amenaza que representaba el pistolero responsable de la masacre en el FBI, la policía del Condado de Broward y los servicios sociales del estado de Florida. Ninguno de ellos consideró que eran suficientes como para actuar de manera preventiva o que tuvieron a mano leyes que contemplaran soluciones para casos como el de Cruz.

No debemos estar prohibiendo armas para ciudadanos respetuosos de la ley. Debemos enfocarnos en asegurarnos en primer lugar que los ciudadanos que no deben obtener armas no obtengan esas armas”, dijo haciendo referencia al proyecto de ley conocido como FixNICS (Arreglo del Sistema Nacional Instantáneo de Verificación de Antecedentes) que aprobaron los representantes el año pasado tras un tiroteo el pasado noviembre en una iglesia de Shuterland, Texas, en el que murieron 26 personas.


La cámara baja aprobó una versión que incluye una provisión para permitir que los permisos para llevar armas ocultas sean válidos entre estados, algo que promueve la Asociación Nacional del Rifle (NRA), pero que los demócratas del Senado consideran un punto insuperable para considerar la legislación.

En cuanto a la propuesta del presidente Donald Trump de armar a algunos profesores o trabajadores de centros educativos, Ryan dijo respaldar la idea aunque recordó que, para respetar el “federalismo y las jurisdicciones locales”, la iniciativa debe ser manejada por los estados y las comunidades.

Enfriamiento

Algunos analistas observan que los legisladores están perdiendo el impulso para adoptar medidas que traten de controlar el fenómeno de los tiroteos masivos, como sucedió en noviembre después de Shuterland o en octubre tras Las Vegas, el mayor ataque de la historia, que dejó 58 muertos.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Schuck Schumer, dijo que incluso en el caso de que la Cámara Alta aprobara su versión de FixNICS “ estaremos de regreso aquí después del próximo tiroteo masivo en casi el mismo sitio”.


Schumer propone que el Senado considere la expansión del sistema de verificación de antecedentes para incluir las ferias de armas y ventas por internet, que actualmente están exentas de cumplir con el registro federal, así como las ventas privadas.

Sin embargo, esa propuesta ha fracasado ya las dos veces que fue presentado a consideración de los senados desde la masacre de Sandy Hook de 2012, cuando 20 niños fueron asesinados en una escuela de Newtown, Connecticut.

Tampoco está claro si se considerará un aumento a 21 años la edad para la compra de rifles de asalto, que actualmente pueden ser adquiridos por mayores de 18 años o la prohibición de venta de los llamados bump stocks, aparatos como el usado por el atacante de Las Vegas que convierten armas semiautomáticas en casi completamente automáticas.

La idea de prohibir las armas de asalto, reviviendo una legislación que estuvo vigente entre 1994 y 2004, está fuera de cualquier posibilidad, a pesar de que es una iniciativa permanente de la senadora demócrata por California Dianne Feinstein, la promotora de aquella ley. Tras Sandy Hook, en 2013 Feinstein vio cómo la propuesta fue derrotada, pese a que su partido contaba con la mayoría en la cámara.

En cualquier caso, un mensaje en la cuenta Twitter del líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, parece ser la mejor indicación de que los parlamentarios no van a dedicar mucho tiempo a considerar proyectos de ley en los que las posiciones están tan distantes que es improbable que lleguen a acuerdos mínimos.

“Sigamos con nuestra responsabilidad constitucional y confirmemos los extraordinarios nominados judiciales de @POTUS. Es un crédito adicional al trabajo extraordinario del jefe de comité @ChuckGrassley y del comité @senjudiciary

Las fotos que no se deben repetir: 28 tiroteos masivos en lugares públicos de EEUU

Loading
Cargando galería
Publicidad