null: nullpx

Cómo Trump complace a la banca desmontando regulaciones que dejó Obama tras la Gran Recesión

El presidente firmó una ley que reduce los controles al sector, aunque no llega tan lejos como quisieran los republicanos que aspiran a eliminar la protección y regulaciones que fueron creadas para evitar la repetición de otra crisis financiera como la de 2008.
28 May 2018 – 08:49 AM EDT
Comparte
Trump prometió como candidato desmontar las regulaciones de la ley Dodd Frank sobre el sector financiero y está cumpliendo, aunque más lento de lo que deseaba. Crédito: Andrew Harrer/Bloomberg via Getty Images

No es exactamente lo que había prometido durante su campaña, pero el presidente Donald Trump logró anotarse un triunfo al eliminar parte de las regulaciones a las entidades financieras impuestas luego de la crisis económica hace una década conocida como la Gran Recesión de 2007-2008.

Cuando era candidato presidencial, el magnate prometió que eliminaría la llamada Ley Dodd-Frank, (formalmente Ley de Reforma de Wall Street y Protección al Consumidor) uno de los pilares de la administración de Barack Obama, que impuso reformas financieras y nuevas regulaciones para entidades de préstamo y bancos.

Trump aseguraba que con ellas era imposible que el sistema financiero funcionara porque dificultaban el acceso a préstamos para negocios y personas. Al igual que hizo con la Ley de Cuidados de Salud Asequible (conocida popularmente como Obamacare), con la que en 2010 se reformó el sistema de seguros de salud, el magnate habló de desmantelar Dodd-Frank, que debe su nombre a los dos parlamentarios demócratas que la promovieron: el senador Chris Dodd y el representante Barney Frank.

La ley, también aprobada en 2010, reforzó las exigencias de capital de respaldo a los bancos y los obligó a aplicar pruebas de resistencia anuales para mostrar su fortaleza. Además, prohibió a las entidades financieras dedicarse a actividades de alto riesgo con el dinero de clientes.

Otros cambios impuestos por la ley Dodd-Frank fueron crear la Agencia de Protección al Consumidor (un organismo que ha sido muy cuestionado por los republicanos) y limitar el acceso a hipotecas a personas con baja capacidad de pago.


En abril de 2017 Trump firmó una orden ejecutiva donde ordenó al secretario del Tesoro revisar la ley Dodd-Frank, especialmente su autoridad de reguladores para designar a las grandes firmas como un riesgo al sistema financiero y su capacidad para cerrarlos con daños colaterales mínimos si están en peligro de quebrar.

Ahora, la nueva legislación aprobada por el Congreso (Ley para el Crecimiento Económico, Alivio Regulatorio y Protección del Consumidor) le permitirá al presidente anotarse un punto dentro de sus promesas de campaña, aunque sea parcial. El martes fue aprobada por la Cámara de Representantes con 258 votos a favor, incluyendo 33 demócratas.

“La legislación que estoy firmando hoy revierte las devastadoras regulaciones de Dodd-Frank que están aplastando a los bancos pequeños”, dijo Trump al promulgar el documento este jueves, sin embargo, expertos insisten en que los cambios no desmantelan la ley original.

Las modificaciones

Según John Edmunds, profesor de finanzas en Babson College, “poco a poco se están eliminando las protecciones a los consumidores, mientras aumenta el rendimiento de los fondos propios”, explicó a Univisión Noticias.

La norma revertirá varias de las reglas de Dood-Frank, entre ellas la que elevó desde 50,000 millones de dólares a 250,000 millones en activos el umbral bajo el que se considera a los bancos demasiado grandes para entrar en quiebra.

Cargando Video...
¿Qué implican las primeras decisiones sobre economía que tomó Donald Trump?


“Con la ley Dodd-Frank los pequeños bancos tenían problemas para cumplir con los requerimientos. Al eliminar el test de resistencia para los bancos más pequeños elimina una serie de gastos que estos pasaban a sus clientes y les da más flexibilidad. Esto ayudará sobre todo a los clientes de bancos pequeños y cooperativas. Abarata el crédito”, aseguró a Univisión Noticias el economista Isaac Cohen.

En la opinión de Cohen, los bancos aún continúan vigilados y tienen limitaciones importantes a pesar de la nueva ley. “Ellos fueron los que causaron la crisis y por ahora el sistema impide que salgan de control”, explicó.

La medida también libera a los bancos pequeños de la Regla de Volcker. Esta restringe a los bancos estadounidenses de realizar inversiones especulativas que pueden no beneficiar a sus clientes.

La regla busca desalentar a los bancos de las operaciones imprudentes de las instituciones de depósito de invertir en fondos de cobertura y fondos de capital privado, así como de participar en operaciones de propiedad. La nueva ley exime de esta regla a los bancos con menos de 10,000 mil millones de dólares en activos.

Para el consumidor eso podría reflejarse en mayor acceso a crédito porque bancos pequeños y cooperativas ya no tendrán tantas restricciones, las que señalan como responsables de la reducción de la oferta experimentada en los últimos años.

Además, con la nueva legislación los consumidores podrán colocar y eliminar de forma gratuita las congelaciones a sus archivos de crédito que se producen automáticamente cuando son víctimas de robo de identidad. Usualmente este tipo de medidas se utiliza para restringir acceso al reporte de crédito y prevenir que otras personas abran cuentas nuevas y para revertirlo el cliente debe pagar.

Las críticas

Una de las más fuertes críticas de la nueva ley promulgada por Trump es la senadora demócrata de Massachusetts Elizabeth Warren, quien fue una de las principales promotoras de establecer mayores regulaciones a la banca tras la Gran Recesión y quien sirvió como asesora del presidente y representante del tesoro en la Oficina de Protección al Consumidor creada mediante la Dodd-Frank.

Warren describió la nueva legislación como “una medida desreguladora”, “una ley producto del cabildeo financiero” e insistió en que “los contribuyentes podrían terminar pagando el precio si los bancos fracasan”.

Otra de las voces fuertes en contra de la ley fue la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien aseguró que la legislación abrirá la puerta a los bancos para que nuevamente discriminen sobre cómo le prestan dinero a quienes quieren comprar una vivienda”.

“Sin duda a los que más favorece esta nueva ley es a la gente más rica, quienes probablemente son accionistas de entidades financieras. El índice de la bolsa en el sector de servicios financieros ha ido subiendo y es una señal clara de que el mercado lo ve como un elemento positivo”, explicó Edmunds.

Pero la promesa de Trump vas más allá de la promulgación. El mandatario ha sido claro y pretende continuar con la desmantelación de Dodd-Frank. Aunque en un año de elecciones, es poco probable que el Congreso logre nuevos avances en esta área.

Loading
Cargando galería
Comparte
Publicidad