null: nullpx

John Bolton desnuda al emperador

"Hace el retrato de un consumado violador de la Constitución y las leyes que no vacila en congraciarse con dictadores, a quienes promete favores a cambio de que le ayuden a realizar sus ambiciones personales".
Opinión
Miembro de la unidad política de Univision Noticias.
2020-06-22T12:57:30-04:00
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

John Bolton por fin habló públicamente en un programa especial de ABC News el domingo. Y no se expresó ni como el extremista de derecha que suelen pintar demócratas sectarios ni como el “traidor” que ahora estigmatizan el presidente Trump y sus compañeros de viaje.

Fue más bien el inteligente, articulado y experimentado analista de política exterior que asesoró a tres presidentes conservadores, Ronald Reagan, George H. W. Bush y George W. Bush, antes de dejarse tentar por los cantos de sirena de quien pasará a la historia como el demagogo más peligroso que ha ocupado la Casa Blanca.

Sus declaraciones explosivas tienen el sonido ominoso de un último aldabonazo para advertirle a un pueblo asfixiado por la triple crisis sanitaria, económica y de gobernabilidad que se agotan el tiempo y los recursos para salir del atolladero en que él mismo se metió.

Tal vez el mensaje principal de Bolton en la entrevista y las memorias que promueve, The Room Where It Happened, es el que ya conocen muchos estadounidenses con ojos para ver, oídos para escuchar y perspicacia para entender: que Trump “no está capacitado” para la presidencia y carece “de competencia para hacer ese trabajo”.

Lo que vuelve especialmente oportuno su mensaje es su condición de insider. Como asesor de seguridad nacional de Trump durante 17 meses, Bolton fue testigo excepcional de los hechos y circunstancias que describe. He aquí los más perturbadores.

Tanto en su libro como en la entrevista y una columna que publicó en The Wall Street Journal la semana pasada, Bolton cuenta que Trump le dijo al dictador chino, Xi Jinping, que los estadounidenses están ansiosos por hacer lo cambios constitucionales que le permitan ejercer el poder durante más de dos mandatos. “La gente dice que el límite constitucional de dos términos para los presidentes”, afirmó Trump, “debe ser revocado (para mí)”.

Es una aspiración que se aviene a su personalidad autoritaria y a sus temores de que se investiguen seriamente sus chanchullos si algún día abandona la Casa Blanca, con posibles consecuencias penales para él, sus negocios y su familia inmediata.

Trump, según Bolton, también le pidió ayuda al mandamás de Pekín para lograr la reelección en 2020, lo que evoca su contubernio con Vladimir Putin en 2016. El presidente “asombrosamente llevó la conversación a las próximas elecciones presidenciales”, dice Bolton. “Enfatizó la importancia de los agricultores estadounidenses y las mayores compras chinas de soya y trigo en el resultado electoral”.

El exasesor presidencial de hecho describe a un Trump cuyo único objetivo político es lograr la reelección, sin importarle la seguridad nacional, los intereses geopolíticos de Estados Unidos o el bienestar de los norteamericanos. Hace el retrato de un consumado violador de la Constitución y las leyes que no vacila en congraciarse con dictadores, a quienes promete favores a cambio de que le ayuden a realizar sus ambiciones personales. A Xi presuntamente lo alentó a construir más campos de concentración para los uigures y otras minorías étnicas, algo que indignó a Bolton.

En las memorias y en la entrevista de ABC News, el exasesor desnudó la insuperable ignorancia del presidente, su incapacidad para la lectura y para prestar atención a los briefings de inteligencia. En 2018, por ejemplo, un asesor de la primera ministra Theresa May, aludió al poderío nuclear de Gran Bretaña. Trump le respondió con una pregunta desconcertante: “Oh, ¿ustedes son una potencia nuclear?” Evidentemente ignoraba que Inglaterra es la tercera potencia nuclear del mundo desde 1952. Y creía que Finlandia forma parte de Rusia. Los informes de inteligencia no mitigan su ignorancia, subraya Bolton, porque en ellos “ él hablaba mucho más que los analistas, a menudo sobre temas no relacionados a lo que se analizaba”.

En el libro y la entrevista, Bolton explica cómo Putin está convencido de que “puede tocar a Trump como si fuera un violín”, vieja expresión inglesa que connota la capacidad que una persona tiene de manipular a otra. Putin, por ejemplo, ha estado a punto de conseguir que Trump retire a Estados Unidos de la OTAN, la alianza militar que con mayor efectividad ha defendido la democracia, especialmente en Europa. “Nos retiraremos, y no defenderemos a los que no han pagado (su contribución a la OTAN)”, decía Trump, según recuerda Bolton.

En mayo de 2019, en lo que describe como “un despliegue brillante de propaganda al estilo soviético”, Putin convenció a Trump de que el líder opositor venezolano, Juan Guaidó, es “igual” que su rival por la presidencia, Hillary Clinton. En los círculos políticos de Washington es un secreto a voces que la ofensiva contra el régimen de Nicolás Maduro, gran aliado de Putin, es una causa de antiguos militantes anticomunistas, especialmente cubanos y venezolanos, no de Trump.

Precisamente hoy nos desayunamos con la inquietante noticia de que el mandatario quiere distanciarse de Guaido y considera entrevistarse con Maduro; y también que el régimen madurista ha cultivado a congresistas y excongresistas republicanos para que lo ayuden a suavizar las sanciones de Estados Unidos, según informa Prensa Asociada.

Bolton declaró a ABC que en noviembre no votará por Trump ni por Biden, sino por algún “conservador” cuyo nombre agregará a su boleta. Y de manera lapidaria afirmó: “Espero que la historia recuerde a Trump como un presidente de un solo término que no precipitó al país irremediablemente hacia una espiral destructiva de la que no pudimos salir. Podemos sobrevivir a un término suyo…pero me preocupan dos términos”.

Algunos pensamos que tres años y medio en la Casa Blanca han bastado para que Trump ponga en peligro nuestra estabilidad económica, nuestra salud y nuestra capacidad para la tolerancia mutua y la convivencia pacífica. Las confesiones de Bolton refuerzan nuestra convicción.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés