null: nullpx

Los hispanos se beneficiarían de un replanteamiento del debate sobre infraestructura

"El debate sobre la infraestructura necesita replantearse. En lugar de empujar con la esperanza de aprobar un plan de gastos derrochador y costoso, el presidente debería centrarse en propuestas que sean efectivas y simples. Y los dólares deben ser dirigidos hacia donde harán un mejor servicio".
Opinión
Daniel Garza es presidente de la Iniciativa LIBRE.
2021-06-25T18:15:35-04:00
Comparte
Presidente de Estados Unidos - Joe Biden Crédito: Mark Makela/Getty Images

Han pasado unos meses desde que el presidente Joe Biden dio a conocer la primera parte de su llamado paquete de infraestructura; combinado con la segunda parte anunciada más tarde, el precio total ahora está por encima de los cuatro billones de dólares. Con el Congreso actuando de forma cautelosa por el nivel sin precedentes de gasto público en tantos programas, la Casa Blanca ha negociado durante semanas para forzar su aprobación. Lo correcto – para la comunidad hispana, en particular – sería recurrir a un enfoque más directo y efectivo.

Está claro que en muchos estados, la infraestructura del transporte necesita mejoras. Desafortunadamente, la propuesta de la Casa Blanca no logrará eso.

De los más de cuatro billones de dólares en nuevos gastos, menos del cinco por ciento se destinaría a cosas como carreteras y puentes. La gran mayoría se destina a otros fines que, por muy bien intencionados que sean, no hacen nada para mejorar la infraestructura del transporte. Estas cuestiones deberían debatirse por sus propios méritos como parte del proceso ordinario de asignaciones. Alrededor de 1 billón de dólares de este nuevo gasto consiste en dádivas a aliados políticos en forma de dádivas a corporaciones.

Mientras el aumento de impuestos en este plan está supuestamente en negociación, permanece reflejado en la propuesta de presupuesto del presidente. Los más de 2 billones de dólares en alza de impuestos que busca la Casa Blanca dañarían gravemente la competitividad de Estados Unidos en comparación con los competidores industriales. La tasa combinada del impuesto corporativo federal-estatal excedería la de cualquiera de las naciones con economías desarrolladas que compiten en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), lo que haría menos atractivo para las empresas invertir y contratar en los Estados Unidos.

Estos aumentos de impuestos afectarían gravemente a las pequeñas empresas, muchas de las cuales son propiedad de latinos. Un estudio reciente muestra que las pequeñas empresas propiedad de latinos han crecido en un 34 por ciento en la última década y emplean a 3.4 millones de estadounidenses. Trabajamos y poseemos negocios en todas las industrias principales: manufactura, educación, atención médica, finanzas, construcción y más. La imposición de una nueva carga fiscal de forma masiva dañará su progreso natural.

La aprobación de este paquete sería un error costoso y perjudicial. En lugar de eso, el Congreso debería basarse en un gasto específico y en reformas directas y efectivas.

En este momento, solo alrededor de tres cuartas partes de los ingresos por impuestos a la gasolina en todo el país se destinan a financiar carreteras, puentes e infraestructura tradicional. Alrededor de 25 centavos de cada dólar se redirige a otros fines. El primer paso en cualquier paquete de reformas debería ser devolver los dólares de los impuestos a la gasolina a los usos para los que están destinados.

La capacidad de los gobiernos estatales y locales de mejorar el transporte también se ve afectada cuando Washington establece las prioridades de gasto. Los funcionarios estatales y locales son los más cercanos al problema y tienen la mejor información. Es más probable que tomen decisiones inteligentes que mejoren las condiciones locales. Cualquier paquete firmado como ley debe permitir que se tomen decisiones clave a nivel estatal o local.

Otra reforma inteligente sería eliminar las regulaciones innecesarias que inflan el costo de los proyectos de infraestructura. Los mandatos salariales de Davis-Bacon, por ejemplo, se adoptaron durante la Gran Depresión y aumentan los costos a los contribuyentes. Nuestros dólares lograrían más si el Congreso revocara tales restricciones.

Este debate es especialmente importante para aquellos de nosotros en la comunidad hispana, que fuimos golpeados más duramente que la mayoría por los efectos de la pandemia de coronavirus y el confinamiento posterior. Los latinos tenían tres veces más probabilidades que los estadounidenses blancos de contraer Covid-19, y casi el doble de probabilidades de morir a causa del virus. Las pequeñas empresas, propiedad de latinos, tenían menos efectivo disponible que otras, y también sufrieron una tasa de aprobación más baja para los préstamos del Programa de Protección de Nómina. Incluso hoy en día, después de meses de recuperación, el desempleo hispano está por encima del 7 por ciento, un número más alto que la tasa general.

Nuestra comunidad necesita urgentemente una economía vigorosa para ayudar a recuperarse de la pandemia, compensar los ingresos perdidos y enfocarse nuevamente en construir el sueño americano. Los nuevos y costosos impuestos y las regulaciones onerosas incluidas en el paquete de infraestructura y el presupuesto fiscal 2022 lo harán más difícil. Y si Washington aprueba billones de dólares de gastos derrochadores sin siquiera mejorar algo tan básico como el transporte, todos estaremos peor.

El debate sobre la infraestructura necesita replantearse. En lugar de empujar con la esperanza de aprobar un plan de gastos derrochador y costoso, el presidente debería centrarse en propuestas que sean efectivas y simples. Y los dólares deben ser dirigidos hacia donde harán un mejor servicio. Si adopta este enfoque, el presidente encontrará un fuerte apoyo tanto en el Congreso como en la nación en general.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de Opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresada(s) allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Comparte

Más contenido de tu interés