null: nullpx
Cartel de Sinaloa

Sicarios por un sueldo de $95: el comando de los hijos de 'El Chapo' que fracasó en la frontera

Los herederos del narcotraficante Joaquín Guzmán, exjefe del Cartel de Sinaloa, enviaron a un grupo de hombres hasta un municipio fronterizo para tratar de arrebatarle el mando a otro jefe de la organización, Ismael ‘El Mayo’ Zambada. Pero el plan falló pocos días después de que comenzó a ejecutarse.
15 Nov 2020 – 02:28 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Miembros de una facción del Cartel de Sinaloa acudieron a finales de octubre a un centro de rehabilitación para adictos en Mazatlán y reclutaron a varios hombres para formar una célula criminal cuyo objetivo era tomar el control de la ciudad fronteriza de Mexicali.

Al menos 11 jóvenes aceptaron el trabajo que, según el semanario Zeta de Tijuana, les ofrecieron mensajeros de los hijos del narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. Ellos mantienen una guerra interna contra los hombres que son leales al capo Ismael ‘El Mayo’ Zambada, quien dirige la facción más grande del cartel y se quedó con una influyente presencia en el estado de Baja California.

Aquella contratación ocurrió el 31 de octubre en el centro de rehabilitación ‘Jóvenes de Mazatlán Una Oportunidad de Vida A.C.’, donde ellos trataban de dejar definitivamente el consumo de sustancias. Les prometieron un sueldo semanal de 2,000 pesos (unos 95 dólares) “por conformar una célula de sicarios bajo las órdenes de una facción del Cártel de Sinaloa”, señala la Fiscalía de Baja California.

Las autoridades indican que la principal función de este grupo sería “atacar o contener los avances en la ciudad y valle de los grupos contrarios, a través de lo que ellos denominaron como una ‘limpia’”.

En su mirilla estaban los matones y distribuidores de droga en esa localidad, que están bajo las órdenes de dos asociados de ‘El Mayo’ Zambada. Se trata de Felipe Eduardo Barajas Lozano, alias 'El Omega', y Jesús Alexander Sánchez Félix, mejor conocido como 'El Ruso, de acuerdo con información de Zeta.

Pero el plan falló cuando los nuevos pistoleros de ‘Los Chapitos’ recién habían llegado a Mexicali. Los vecinos denunciaron a la Policía que varios jóvenes con una actitud sospechosa, algunos armados, “entraban y salían constantemente” de la vivienda marcada con el número 817 en la calle Víctor Rosales, en la colonia Independencia.


Tras verificar los reportes ciudadanos, policías municipales y estatales realizaron un operativo que resultó con la captura de los once sospechosos, todos originarios de Sinaloa. Les decomisaron ocho pistolas, un arma calibre .223, dos radios de comunicación, una camioneta SUV Cadillac color guinda y un parche con las siglas ‘CDS’ (usadas para identificar a los integrantes del Cartel de Sinaloa).

Cada uno de los detenidos dijo que era adicto a las drogas y que fueron llevados a ese municipio por uno de los miembros del cartel que los reclutaron en el centro de rehabilitación en Mazatlán.

La investigación determinó que al menos cinco hombres de esta célula criminal estaban encargados de entrenar a estos jóvenes en el uso de armas de fuego y ataques a sus enemigos.

Las divisiones en el cartel

La ruptura interna del Cartel de Sinaloa tras la extradición de ‘El Chapo’ Guzmán fue un tema de análisis por parte del Servicio de Investigaciones del Congreso de Estados Unidos. En un reporte publicado a finales de julio señala que esa organización delictiva ha estado “bajo cierta presión” durante los primeros seis meses del año, por un posible declive debido a pleitos entre sus jefes.

“La fricción entre las dos facciones de la organización de Sinaloa se intensificó en mayo y junio de 2020, con violentas luchas internas entre una facción liderada por los hijos de ‘El Chapo’ y aquellos alineados con una facción bajo ‘El Mayo’”, expone el informe.

Las autoridades dicen que Zambada tiene el mando del cartel, pero se cree que su autoridad fue desafiada por los cuatro hijos de su antiguo socio ‘El Chapo’: Iván Archivando, Jesús Alfredo, Ovidio y Joaquín, los cuatro en la lista de los más buscados de la DEA.

“Algunos analistas advierten que (el cartel de) Sinaloa sigue siendo poderoso dado su dominio internacional y su infiltración en las altas esferas del gobierno mexicano”, señala el reporte. “(Aunque) otros analistas sostienen que (el cartel de) Sinaloa está en declive, citando su ruptura en facciones y la violencia de las tensiones dentro de la organización”, añade.

El análisis detalla que una estructura descentralizada y con un liderazgo “horizontal” en el que hay varios líderes, le ha permitido al cartel “ser bastante adaptable en el entorno altamente competitivo e inestable que prevalece ahora”.

A lo largo de la frontera mexicana, desde Tijuana y hasta Ciudad Juárez, esta empresa criminal sostiene violentas disputas territoriales contra pistoleros del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés