null: nullpx
Carteles

‘El Diablo’, el exfiscal mexicano que trabajó para 5 carteles, pasará 20 años en una prisión de EEUU por narcotráfico

Edgar Veytia hizo tratos con varias organizaciones de tráfico de drogas que operaban en el estado de Nayarit a cambio de jugosos sobornos. La Fiscalía asegura que su colaboración como funcionario estatal fue esencial para que varios cargamentos de narcóticos se vendieran en las calles de EEUU.
27 Sep 2019 – 8:02 PM EDT

Cuando fue titular de la Fiscalía de Nayarit, Edgar Veytia era el encargado de meter a la cárcel a los narcotraficantes que azolaban a su estado. En cambio, él recibía sobornos del cartel que le llegaba al precio, para ayudarlo a combatir a sus enemigos y distribuir cargamentos de droga en Estados Unidos.

Veytia, de 48 años, brincó de un grupo a otro, según le convino. Comenzó con el de Sinaloa, luego se fue con el clan de los hermanos Beltrán Leyva, Los Haches y Los Zetas, hasta que finalmente trabajó con el poderoso Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Los narcos le apodaban ‘Diablo’ y ‘Lic Veytia’.

Su vida criminal llegó a su fin este jueves, cuando una jueza federal de Brooklyn lo sentenció a 20 años de prisión, seguido de cinco años de libertad supervisada. Lo acusaron de varios cargos de conspiración para distribuir cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana en distintas ciudades de EEUU.

La jueza Carol Bagley Amon también le ordenó entregar un millón de dólares que obtuvo por su estrecha relación con el crimen organizado en Nayarit. Veytia, quien tiene las nacionalidades mexicana y estadounidense, aceptó sus delitos en una declaración de culpabilidad.

“Tomé muy malas decisiones en mi vida, pero estoy arrepentido", expresó el exfiscal antes de escuchar su sentencia en la sala 10D de la corte de Brooklyn. Frente a ese juzgado hace unos meses condenaron a cadena perpetua a Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. De hecho, ambos compartieron abogado, Jeffrey Lichtman.

Afuera del tribunal, Lichtman dijo este jueves que su cliente era el “perfecto chivo expiatorio” pues los verdaderos peses gordos del narco aún no han sido llevados ante la justicia, un argumento que usó hasta el cansancio al defender a ‘El Chapo’ Guzmán.


Su traición para trabajar con ‘El Mencho’

El caso de Beytia se basó en su colaboración con el cartel de Los Haches, cuyo líder era Juan Francisco Patrón Sánchez, alias ‘H-2’. Estuvo basado en Nayarit y Sinaloa. Tenía varias células en Los Ángeles, Las Vegas, Ohio, Minnesota, Carolina del Norte y Nueva York, según la Fiscalía federal.

Cuando el entonces procurador estaba en la nómina de Los Haches, la organización criminal distribuyó cada mes unos 500 kilos de heroína, 100 kilos de cocaína, 200 kilos de metanfetamina y 3,000 kilos de marihuana. Por esa actividad ilícita el cartel “ganó millones de dólares”, señala el gobierno.

Pero también dejó una estela de violencia, “incluyendo tortura y docenas de homicidios”, alega el Departamento de Justicia (DOJ).

Su relación con Los Haches permaneció entre enero de 2013 y febrero de 2017. Cada mes les recibía sobornos para ayudarles de esta manera: ordenó a policías corruptos que colaboraran con el grupo delictivo, liberó a miembros y socios del ‘H-2’, y usó todos los recursos a su disposición para atacar a sus rivales.

El trato con ‘H-2’ terminó abruptamente en febrero de 2017, cuando la oficina de Veytia y el Ejército mexicano realizaron un operativo en el cual Patrón Sánchez murió a tiros. ¿Por qué le dio la espalda? Ya había hecho otra sociedad con el Cartel Jalisco Nueva Generación, que sigue controlando Nayarit.

Un mes después del fallecimiento de su socio, el 27 de marzo de 2017, Veytia fue detenido en una garita fronteriza en California. Se dirigía a su casa en Chula Vista, en el condado de San Diego.

"Trabajando con el cartel, Veytia utilizó la ley mexicana para proteger cargamentos de droga, intimidar y perjudicar a los narcotraficantes rivales y obstruir la justicia cuando los miembros de la organización eran detenidos", dijo este jueves el fiscal estadounidense Richard Donogue en la corte de Brooklyn.

El DOJ había pedido que lo condenaran a cadena perpetua, pero la jueza Amon dijo que le reconocía algunas acciones buenas que hizo, “como dar comida a los pobres”. Además, se cree que para reducir su castigo Veytia ofreció información al gobierno estadounidense para atrapar a capos de la droga.

Veytia era la mano derecha del exgobernador de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda, quien ha sido acusado de recibir sobornos del CJNG y de su jefe, Nemesio Oseguera Cervantes, alias ‘El Mencho’.

Las autoridades estadounidenses afirman que Sandoval, quien gobernó Nayarit entre 2011 y 2017, no solo se llenó los bolsillos robando al erario de su estado y con dinero del narco, sino que recibió la ayuda de su esposa y sus dos hijos para blanquear dinero por medio de tres empresas y una asociación civil.

Sandoval se ha declarado inocente y también niega estar relacionado al caso criminal de Veytia. Aunque no descartó que su exfiscal haya declarado en su contra en EEUU.

"No tengo ningún problema porque todo lo que yo, como gobernador, traté con el exfiscal Edgar Veytia fue de trabajo y nunca mencionó ningún hecho ilícito", afirmó el exgobernador en una entrevista con Milenio.

El caso de Veytia fue investigado por la Administración para el Control de Drogas (DEA), el servicio de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI).

En fotos: El expolicía de México que levantó uno de los carteles más sanguinarios y lucrativos de todo el mundo

Loading
Cargando galería
Publicidad