null: nullpx
Cartel de Sinaloa

Cocaína marca 'Gucci' por correo: eso marcó el fin para una red del Cartel de Sinaloa en EEUU

Una operación policial que arrestó a varios operadores y asociados del cartel en tres estados del país se inició en 2018 cuando descubrieron que enviaban paquetes con droga a través del servicio postal.
11 Sep 2020 – 02:09 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Una investigación federal que duró casi dos años desmanteló toda una célula de traficantes que distribuía cocaína del Cartel de Sinaloa de costa a costa, entre California y Pennsylvania. Las autoridades arrestaron a varios líderes de esa célula delictiva, así como a los responsables de cuidar los lugares donde almacenaban la droga, transportistas y vendedores en la calle.

Los capturaron en la llamada ‘Operación Tripwire’ que comenzó en octubre de 2018, cuando un agente del Servicio Postal de Estados Unidos (USPS) detectó un paquete sospechoso en Pittsburg, Pennsylvania, que enviaron desde Los Ángeles, California.

“Abrieron el paquete y descubrieron que tenía cuatro kilos de cocaína”, dijo Kenneth Cleevely, jefe de los detectives del USPS en esa región, en una conferencia en la cual se anunció el resultado de este operativo.

Uno de los ladrillos interceptados tenía la palabra ‘Gucci’ y el símbolo de esa marca de ropa. El paquete tenía dos pistas que los oficiales siguieron durante meses: los domicilios del remitente y el destinatario. Así descubrieron más direcciones de los traficantes y diseñaron la operación antinarcóticos más grande que se haya realizado en Pennsylvania, en el noreste del país.

Liderado por la Administración para el Control de Drogas (DEA), un equipo integrado por múltiples agencias policiales se dio a la tarea de vigilar a estos traficantes y colectar evidencia. Realizaron escuchas telefónicas, los espiaron y les fueron decomisando varios cargamentos. En un punto de la investigación confirmaron que toda la cocaína se las enviaba el Cartel de Sinaloa.

El encargado de distribuir la droga en Pennsylvania era Jamaal Ali Maragh, un hombre negro que ahora es buscado por las autoridades. “Él era abastecido por traficantes de cocaína de alto nivel en Los Ángeles, que recibían la droga de México”, explicó Paris Pratt, jefe de la oficina de la DEA en Pittsburg. “La droga era enviada desde México a través de varios estados, incluyendo Pennsylvania”, agregó.


Durante la investigación fueron decomisados más de 90 kilos de cocaína, unos 10 kilos de marihuana y más de 500,000 dólares en efectivo. Varios arrestos se realizaron simultáneamente el pasado 2 de septiembre en Los Ángeles, Nogales (Arizona) y Pittsburgh.

“Esta es una organización grande que traficó cientos de kilos de cocaína en todo el país y que tenía una conexión directa con el Cartel de Sinaloa en México”, dijo el fiscal federal Scott W. Brady. “Nuestro objetivo en el Departamento de Justicia es derribar a toda una organización. Queremos extirpar esta mala hierba desde raíz y esta es nuestra pelea real contra los carteles”, agregó el funcionario.

Antes de arrestar a estos contrabandistas, las autoridades les dieron dos golpes certeros: les quitaron 26 kilos de cocaína que eran transportados en un camión de carga y más de 600,000 dólares en efectivo que movían en un auto sedán negro. Eran las ganancias que jamás llegaron al cartel en México.


La acusación federal señala que uno de los líderes de esta red de traficantes es Noel Pérez Aguilar, alias ‘El Venado’, quien tiene 48 años y ha sido distribuidor de droga en Los Ángeles.

Un total de 28 personas mencionadas en esta queja criminal enfrentan una condena mínima de 10 años de prisión y una máxima de cadena perpetua, así como una multa de hasta 10 millones de dólares.

La presencia del cartel en Pennsylvania

El fiscal Brady afirmó que en años recientes han sentido la presencia de los operadores del Cartel de Sinaloa en Pennsylvania, por un viraje en la calidad y el tipo de droga que allí se consume. Pasaron del fentanilo elaborado en China a píldoras fabricadas en México.

“Esa producción y distribución se cambió a México, tanto de fentanilo puro, como de pastillas de oxicodona falsas y de prescripción”, explicó el funcionario.

También dejaron de encontrar laboratorios clandestinos en cocheras y sótanos. “Ahora toda la metanfetamina que vemos en el oeste de Pennsylvania es de los carteles y tiene una pureza del 95%”, afirmó Brady.

En agosto pasado, otro operativo en esa zona concluyó con el arresto de 38 personas que distribuían ese tipo de droga y que recibían directamente desde México. También la vendían en Atlanta (Georgia).

“Hemos visto un dramático incremento de las actividades de los carteles aquí”, insistió el fiscal. “Los carteles tiene extensas redes de distribución en cada rincón de esta región y de Estados Unidos. Y hemos visto estos cambios en cada una de las drogas que se venden en el oeste de Pennsylvania”, agregó.

La notable presencia del Cartel de Sinaloa en esa región ya tuvo una respuesta contundente del gobierno, que en septiembre de 2018 le catalogó como un lugar con un grave problema de drogas (High Intensity Drug Trafficking Area o HIDTA), enviándole más fondos para establecer ocho equipos con policías municipales y estatales. Era la última metrópoli del país que no tenía esa designación.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés