null: nullpx
Logo image
Democracia

La democracia está en declive en el mundo (también en EEUU), pero los regímenes autoritarios extienden su influencia, según informe

Las restricciones a la libertad de expresión, la desconfianza en la legitimidad de las elecciones, la polarización, la corrupción o el auge de la extrema derecha han hecho que el número de países en retroceso democrático se sitúe en su punto más alto en los últimos años. Este esquema afecta incluso a las democracias más consolidadas, como EEUU.
Publicado 3 Dic 2022 – 12:51 PM EST | Actualizado 3 Dic 2022 – 12:54 PM EST
Comparte
Cargando Video...

La mitad de las democracias liberales del mundo está en declive, mientras los regímenes autoritarios extienden su influencia, según el informe anual del Instituto para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA Internacional), difundido este miércoles.

Problemas como las restricciones a la libertad de expresión, la desconfianza en la legitimidad de las elecciones, el desencanto con los partidos, la corrupción y el auge de fuerzas de extrema derecha han hecho que el número de países en retroceso democrático se sitúe en su punto más alto en los últimos años y que el proceso afecte incluso a las democracias más consolidadas, como Estados Unidos.

"Creo que este deterioro viene desde hace tiempo, algunos de los factores son muy estructurales, tienen que ver con la instalación de niveles muy altos de polarización en prácticamente todos los sistemas democráticos del mundo, con el empeoramiento de los niveles de desigualdad que hacen que las sociedades se vayan disgregando", explicó a EFE el secretario general de IDEA, Kevin Casas-Zamora.

Casas-Zamora, que habla de retos graves que tiene la democracia a nivel global, alude también a "la percepción cada vez mayor, la brecha creciente entre las expectativas sociales de bienestar y las capacidades de las instituciones democráticas para satisfacerlas, particularmente en tiempos de crisis", así como a la corrupción.

A los factores estructurales se suman otros de tipo coyuntural, como el impacto político de la pandemia de coronavirus, la crisis económica y la guerra de Rusia contra Ucrania.

El 'Informe global sobre el estado de la democracia', que mide aspectos como el sistema político, los procesos electorales, control sobre el ejecutivo, independencia judicial o medios de comunicación, resalta que el número de países moviéndose hacia el autoritarismo duplica al de los que van en sentido contrario.


Más de dos tercios de la población mundial vive ahora en democracias en retroceso o en regímenes autoritarios o híbridos.

Casas-Zamora explica ese fenómeno por la pérdida de capacidad de las potencias para llevar el "mensaje democrático" a otras partes y menciona "errores monumentales" como la guerra de Irak, la crisis financiera o la experiencia "terrible" del gobierno de Donald Trump en Estados Unidos, así como la competencia de otros modelos como el chino.

El continente americano: EEUU, ejemplo del deterioro democrático

Mientras Europa afronta un proceso de estancamiento democrático, en Asia-Pacífico se vive un claro retroceso y una "solidificación" del autoritarismo, y África se mantiene "resistente" a la inestabilidad, con mejoras en países como Gambia, Níger y Zambia.

En el continente americano, el segundo más democrático después de Europa, un tercio de las democracias han experimentado un descenso en su calidad, con países como Brasil o Estados Unidos entre los más obvios, aunque en estos dos casos desde altos niveles.

En Estados Unidos, por ejemplo, persisten las amenazas democráticas, ilustradas en el retroceso de derechos largamente establecidos o en la polarización, que se mantiene a niveles "tan altos" como en la época de Trump, afirma Casas-Zamora.

La herencia de los años anteriores, plasmada en la creencia en la ilegitimidad del resultado electoral y en que uno de los dos grandes partidos sea un actor "semileal" de la democracia, convierten al país en un caso "claramente problemático", aunque lejos de estar a las puertas del "colapso democrático", explica.

Frente a la agudización de la "represión" en países como Nicaragua, Haití o Venezuela y el proceso "autocrático" de El Salvador, el informe resalta algunos aspectos positivos en forma de procesos electorales y alternancia en el poder, como Colombia, Honduras y República Dominicana.

Nuevos contratos sociales y auge del activismo a nivel global

La decadencia de las democracias liberales es un fenómeno en fase inicial y los próximos años se presentan "muy complicados" a escala global, sostiene Casas-Zamora.

"La resaca política de la crisis del covid y de la guerra están apenas empezando, no hemos aprendido a lidiar de manera competente con las amenazas que acechan como la desinformación o la polarización", asegura.

El informe recomienda impulsar contratos sociales "más equitativos y sostenibles", reformar las instituciones políticas existentes y reforzar las defensas contra el retroceso democrático y el autoritarismo.

Pese a la tendencia negativa generalizada, Casas-Zamora apunta a dos "reservas positivas": el vigor del activismo cívico y la robustez del componente electoral de la democracia, que quedó de manifiesto en la celebración con éxito de elecciones en condiciones extremas durante la pandemia.

Entre los ejemplos de activismo cívico, el informe resalta los movimientos a favor de la lucha climática o los derechos indígenas, iniciativas comunitarias sobre cuidado infantil en Asia o el impulso a las libertades reproductivas en América Latina.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés