null: nullpx
Protestas

Hong Kong retira finamente el proyecto de ley de extradición que desató las protestas

La medida buscaba permitir que los residentes de Hong Kong fueran enviados a la China continental para ser juzgados, lo cual desató fuertes protestas en el mes de junio. Un legislador asegura que la retirada del proyecto de ley no cambiará el sentimiento público si no va acompañada de otras concesiones.
4 Sep 2019 – 8:43 AM EDT

La presidenta ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, anunció este miércoles que el gobierno retirará formalmente un proyecto de ley de extradición que provocó meses de fuertes protestas, como concesión a una de las demandas de los manifestantes para intentar poner fin a unos disturbios cada vez más violentos.

Pero un legislador progubernamental advirtió que retirar el proyecto de ley no será suficiente para poner fin a las protestas, que se han ido centrando en la renuncia de Lam y en un clamor por una mayor democracia.

El proyecto de ley habría permitido que los residentes de Hong Kong fueran enviados a la China continental para ser juzgados. Esto provocó protestas masivas desde junio que llevaron incluso al cierre del aeropuerto a principios de este mes.

Lam dijo que el gobierno no aceptaría otras demandas, incluida una investigación independiente sobre la presunta conducta policial contra los manifestantes o la liberación incondicional de los detenidos. En cambio, nombró a dos nuevos miembros para una agencia de vigilancia policial que investiga el asunto.

¿Se acabarán las protestas?

"El gobierno retirará formalmente el proyecto de ley para calmar por completo las preocupaciones públicas", dijo Lam en un mensaje de televisión grabado.

“Nuestra principal prioridad ahora es poner fin a la violencia, salvaguardar el estado de derecho y restablecer el orden y la seguridad en la sociedad. Como tal, el gobierno tiene que hacer cumplir estrictamente la ley contra todos los actos violentos e ilegales ", dijo.

Lam reconoció que estaba claro que la frustración pública ha ido mucho más allá del proyecto de ley y que su gobierno buscará un diálogo con los grupos inconformes para "abordar el descontento en la sociedad y buscar soluciones".

Dijo que también invitará a líderes comunitarios, profesionales y académicos a examinar problemas arraigados en la sociedad y asesorar al gobierno sobre soluciones.

"Reemplacemos los conflictos con conversaciones y busquemos soluciones", declaró.

Carrie Lam hizo el anuncio después de reunirse con legisladores progubernamentales y miembros del Congreso Nacional del Pueblo y la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino.

El legislador Michael Tien, que estaba en esa reunión, dijo que la retirada del proyecto de ley no cambiará el sentimiento público si no va acompañada de otras concesiones, especialmente una investigación independiente sobre la presunta mala conducta de la policía.

“Es muy poco, muy tarde. El enfoque ahora ha cambiado completamente. La mayoría de la gente no recuerda de qué se trata el proyecto de ley, pero están más preocupados por la escalada de violencia y la presunta mano dura de la policía contra los manifestantes”, declaró.

Ante la noticia de la retirada del proyecto de ley, el mercado de valores de Hong Kong se disparó un 4%.

Lam ha sido objeto de críticas fulminantes por impulsar el proyecto de ley de extradición que muchos en Hong Kong ven como un ejemplo de la erosión de la autonomía de la ciudad, desde que la antigua colonia británica regresó al control chino en 1997.

Carrie Lam fue elegida como directora ejecutiva de Hong Kong por un comité de las élites pro-Beijing y el gobierno continental ha hablado en apoyo de su gobierno y la fuerza policial de la ciudad durante las protestas.

Los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes se han ido volviendo cada vez más violentos, con manifestantes lanzando bombas de gasolina y barras de hierro a los oficiales en las protestas el fin de semana pasado. Las autoridades a su vez han empleado cañones de agua, gases lacrimógenos, balas de goma y porras. Más de 1,100 personas han sido detenidas.


Los manifestantes, en su mayoría jóvenes, aseguran que es necesario un cierto grado de violencia para llamar la atención del gobierno después de que las manifestaciones pacíficas hayan sido inútiles. Para la administración de Lam, antes de comenzar cualquier diálogo la violencia tiene que terminar.

En Beijing, la oficina continental responsable de Hong Kong criticó la escalada de las manifestaciones y advirtió que China "no se quedará de brazos cruzados" si la situación empeora.

Las prolongadas protestas han dañado la economía de Hong Kong en medio de una desaceleración de la economía china y su guerra comercial con los Estados Unidos.

Con información de AP.

Protestas y gas pimienta paralizan aeropuerto de Hong Kong, uno de los más transitados

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:ProtestasChinaViolenciaMundo
Publicidad