null: nullpx
Corte Suprema

La Corte Suprema abordará un caso de Mississippi cuyo fallo podría limitar el derecho al aborto

El tribunal, ahora de mayoría conservadora, se pronunciará sobre una ley de Mississippi muy controvertida que prohíbe el aborto a las 15 semanas con las únicas excepciones de la emergencia médica y la "anormalidad fetal severa", pero no para otros supuestos como la violación o el incesto.
17 May 2021 – 10:43 AM EDT
Comparte
El fallo permite que continúen los litigios en tribunales inferiores respecto a otras inmigrantes detenidas en situación similar. Crédito: Eric Thayer/Reuters

La Corte Suprema de EEUU, ahora de amplia mayoría conservadora, se pronunciará sobre una controvertida ley de Mississippi que prohíbe el aborto a las 15 semanas con las únicas excepciones de la emergencia médica y la "anormalidad fetal severa", pero no para otros supuestos como la violación o el incesto.

Este caso, que ha sido aplazado en la agenda más de una decena de veces, representa un desafío a Roe v. Wade, la emblemática decisión de la Corte Suprema en 1973 que legalizó el aborto en Estados Unidos.

En 2018, el entonces gobernador republicano Phil Bryant firmó esta ley, contra la que se pronunció un juez federal de ese estado y, en 2019, la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito. Ambas instancias concluyeron que se trata de una norma inconstitucional.

Las reacciones

El caso presenta una amenaza para Roe vs. Wade, señala la presidenta y directora ejecutiva del Centro de Derechos Reproductivos, Nancy Northup. "Las consecuencias de una reversión de Roe serían devastadoras. Más de 20 estados prohibirían el aborto por completo... Ya es casi imposible acceder al aborto para personas en estados como Mississippi, donde los legisladores han estado minando el derecho al aborto durante décadas"

Este caso será abordado por la Corte Suprema en otoño y será el primero sobre aborto que se trate después de que el expresidente Donald Trump configurara una sólida mayoría conservadora en el tribunal durante su mandato.

Trump nominó para el Supremo a tres jueces marcadamente conservadores, de manera que la correlación de fuerzas de la Corte ahora es de 6-3.

Tras el anuncio del Máximo Tribunal de EEUU de que escuchará argumentos en este caso de Mississippi, llamado Dobbs v. Jackson Women’s Health Organization, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), organización clave de defensa de derechos civiles en el país emitió una declaración de rechazo.

"Este es el momento que los políticos antiaborto han estado esperando desde que se decidió Roe v. Wade: la Corte Suprema acaba de anunciar que escuchará un caso que podría diezmar, si no eliminar por completo, el derecho constitucional al aborto", dijo Jennifer Dalven, directora del Proyecto de Libertad Reproductiva de ACLU. "(Si el fallo) es a favor de Mississippi... la Corte le entregará la decisión... sobre el aborto a los políticos. El pueblo apoya abrumadoramente el derecho de las personas a tomar esta decisión por sí mismos y no tolerará que se les quite este derecho".

Del lado contrario, la presidenta de Mach for Life, Jeanne Mancini, dijo que considera que la mayoría de la gente "está de acuerdo en que el aborto debería limitarse, como máximo, a los primeros tres meses de embarazo" y que se "debe permitir a los Estados elaborar leyes que estén en línea tanto con la opinión pública como con la compasión humana básica, en lugar de la política extrema que impuso Roe".

El primer caso sobre aborto de Amy Coney Barrett

Este será el primer caso que aborde la jueza Amy Coney Barrett, quien profesa fe católica, es la última incorporación conservadora al tribunal. Durante el proceso de su nominación el aborto fue un tema clave, aunque ella evitó anticipar ninguna decisión al respecto.

Este desequilibrio ideológico en el Máximo Tribunal que se inclina hacia los conservadores podría facilitar que se limite el derecho al aborto en Estados Unidos, un asunto que provoca grandes divisiones en el país.

El tema de la interrupción voluntaria de un embarazo es entendida por los conservadores mayormente como un tema moral con tintes religiosos y por eso se oponen en diferentes medidas. En el caso de los progresistas, el aborto es entendido como el derecho de las personas a tomar decisiones reproductivas y el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo.

En los últimos años, viendo a la Corte Suprema tornarse en conservadora, muchos gobernadores republicanos iniciaron una avanzada de leyes restrictivas sobre el aborto que en muchos casos han sido objeto de demandas en cortes. La apuesta de muchos conservadores es precisamente que esas normas, al ser desafiadas ante la justicia, eventualmente lleguen al Máximo Tribunal con la esperanza de revertir o, erosionar, Roe vs. Wade

Este tipo de legislaciones en estados liderados por conservadores han tratado de llevar a la mínima expresión el acceso al derecho de las mujeres a decidir y, entre otras cosas, han provocado el cierre de numerosas clínicas. Por ejemplo, Mississippi tiene solo una clínica y solo practica abortos hasta la semana 16, detalla la agencia AP.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés