null: nullpx

Una mujer con 7 meses de embarazo y 5 hijos está a punto de ser deportada

Lilian Cardona llegó a Estados Unidos con sus padres cuando apenas era una niña. Tiene una orden de deportación desde 2011, pero en su última cita, la agente de ICE le advirtió que en marzo sería deportada. Aún así asegura que se presentará con sus hijos pues dice que no tiene nada que temer.
6 Mar 2017 – 6:46 PM EST

La última vez que Lilian Cardona Pérez se presentó ante los Servicios de Inmigración y Aduana (ICE), como hace cada año, le entregaron una carta en la que le informaron que el 16 de marzo debe volver a las oficinas de ICE, pero con sus maletas y pasaporte... lista para ser deportada a Guatemala, su país de origen.

"Tú tienes que salir del país inmediatamente", le dijo la funcionaria de la oficina de ICE en Charlotte, Carolina del Norte, el pasado 17 de febrero. "Y por qué", preguntó ella, "si yo no vengo a recibir una orden de deportación, yo vengo a recibir otra cita", le dijo. "¿Cuándo vas a tener tu bebé?", le preguntó. Ella le respondió que en mayo y la oficial le advirtió: "Aquí ya no puedes tener a tu bebé. Tienes que irte de este país".

Cardona, de 33 años, es madre de cinco niños estadounidenses de entre 5 y 17 años, más uno que está por nacer. Llegó a Estados Unidos en 1997 con sus padres, sin documentos.

Tiene una orden de deportación desde 2011 por no asistir a una audiencia en una corte de inmigración. Ella se defiende al asegurar que nunca recibió la carta con la cita, la enviaron a su vieja dirección. Ahora permanece en el país con una orden de supervisión, por la que debe presentarse regularmente a las oficinas de ICE y con la que gestionó sus permisos de trabajo durante los últimos tres años. Según su abogada Yesenia Polanco, esta madre no tiene antecedentes criminales.

"La razón por la que Liliana tiene una orden final de deportación es por el cambio en las prioridades bajo la orden ejecutiva que firmó Trump en enero", dice Polanco a Univision Noticias al teléfono. "Bajo la administración de Barack Obama ella era de baja prioridad", agrega.

Ahora, la defensa se prepara para evitar la deportación de Cardona, alegando que fue víctima de violencia doméstica: hace un año un par de personas intentaron atacarla mientras ella estaba en su carro, dijo su abogada sin dar más detalles. Por eso cuando el 16 de marzo la madre se presente en las oficinas de ICE esperan que pueda hacerlo con una planilla de solicitud de una Visa U, de no inmigrante, que se aprueba a personas que han sufrido ciertos crímenes (violencia doméstica, agresiones sexuales, tráfico de extranjeros, entre otros) mientras la justicia investiga un caso criminal.

"Tratamos de prevenir su deportación con esta visa", explica su abogada, que asegura que aún tienen requisitos que recaudar, entre ellos, una certificación para este tipo de visado y que debe entregarles el sheriff del condado. "Queremos demostrarle a ICE que ella ha sido víctima de un delito y que por eso tiene derecho de solicitar una visa U".

Cardona asegura al teléfono que llegará a la sede de ICE en Charlotte el 16 de marzo sin maleta, pero sí acompañada por sus hijos. "Voy a presentarme como lo he hecho siempre. No tengo por qué temer. Yo no pierdo la fe", dice.

Eso es lo que está planteado para esta familia. No hay un plan B. "No voy a darme por vencida, voy a luchar", asegura.

Aunque es una fiel creyente en Dios, y lo cita en muchas de sus oraciones, esta madre teme lo que pueda pasar si se concreta la amenaza de la deportación. "Qué más quisiera yo que los funcionarios me ayudaran", dice. "Para qué voy a poner la vida de mis hijos en riesgo en Guatemala". Ella cuenta que es de Malacatán, en San Marcos, una zona en la que las pandillas tienen el control. "El futuro de mis hijos está en este país", insiste.

Según las estimaciones de la Cancillería de Guatemala, en Estados Unidos viven entre 3,2 y 3,5 millones de inmigrantes guatemaltecos, de los que cerca de 70% son indocumentados. El año pasado, Estados Unidos deportó a 35,465 personas, un 13% más respecto a los 31,443 deportados en 2015. A pesar de ello, según cifras del Banco de Guatemala, las remesas enviadas por los inmigrantes a sus familiares desde Estados Unidos sumaron 7,700 millones de dólares.


Muros fronterizos: La vieja idea que hoy separa a muchos países y que no inventó Donald Trump (FOTOS)

Loading
Cargando galería


Publicidad