null: nullpx
Corte Suprema

"Creo que lo hizo porque es mexicano": la frase de un jurado que provocó una histórica decisión de la Corte Suprema

El máximo tribunal de justicia de Estados Unidos decidió que se puede violar la confidencialidad de los jurados cuando un miembro claramente se vale de prejuicios raciales al condenar a un acusado.
6 Mar 2017 – 6:18 PM EST

Lo que comenzó hace una década con una acusación contra un hispano por acoso sexual culminó este lunes con una decisión histórica en la Corte Suprema, con la que se afirmó que las cortes pueden violar la confidencialidad de un jurado si uno de sus miembros claramente muestra que llegó a su veredicto valiéndose de prejuicios o estereotipos raciales.

Al centro de la decisión está el caso del hispano Miguel Ángel Peña Rodríguez, quien fue acusado en 2007 de acosar sexualmente a dos hermanas en un baño en Colorado. Mientras un jurado discutía las alegaciones y la evidencia en el caso, uno de sus miembros —identificado como H.C.— comentó: "Creo que (Peña Rodríguez) lo hizo porque es mexicano y los mexicanos agarran lo que quieren".

Este miembro del jurado, quien se identificó en las deliberaciones como un expolicía, también afirmó que "los hombres mexicanos tienen cierta bravuconería que les lleva a creer que pueden hacer lo que quieran con las mujeres" y que no creía el testimonio de un testigo en el caso porque, entre otras cosas, él era "un ilegal". Esto a pesar de que el testigo aseguró en corte que era un residente legal de Estados Unidos.

El jurado decidió el caso al cabo de tres días, declarando a Peña Rodríguez culpable de contacto sexual ilícito y acoso contra las adolescentes. Pero poco luego del juicio, dos miembros del jurado le hablaron a los defensores de Peña Rodríguez sobre los comentarios racistas que hizo H.C. durante las deliberaciones.

Los abogados llevaron las declaraciones ante el tribunal para pedir un nuevo juicio para su cliente. Sin embargo, el tribunal se negó porque, según la ley, las deliberaciones de jurados son confidenciales y no pueden ser utilizadas para cuestionar un veredicto.

Este último punto fue el que se le presentó a los ocho jueces de la Corte Suprema con la siguiente pregunta: cuando un jurado explícitamente hace comentarios sobre los prejuicios raciales que motivaron su veredicto, ¿se puede hacer una excepción a la regla de la confidencialidad de los jurados para defender el derecho del acusado a un jurado imparcial?

Los jueces del Supremo afirmaron este lunes que sí: "La Corte hoy afirma que cuando un miembro de un jurado claramente hace una declaración indicando que él o ella se valió de estereotipos u hostilidades raciales para condenar a un acusado criminal, la Sexta Enmienda requiere que se haga la excepción a la regla (de no usar las deliberaciones confidenciales de un jurado para retar la validez de un veredicto)", explicó el juez Anthony Kennedy en una decisión de 5-3.

El juez, conocido por ser el voto péndulo de la Corte, agregó que en estos casos se debe permitir "que el tribunal considere la evidencia sobre la declaración" que haya hecho el jurado. Esta investigación se enfocaría en determinar si se ha violado el derecho constitucional del acusado a un juicio justo por un jurado imparcial, en cual caso se le puede permitir un nuevo juicio.

Las ramificaciones

La decisión del lunes permitirá a Peña Rodríguez retomar su caso frente a un nuevo jurado, uno que no esté predispuesto a acusarlo de un crimen por el mero hecho de ser mexicano.

También agrega una nueva excepción a la prohibición de que un jurado testifique sobre "los procesos mentales de algún (otro) jurado" durante las deliberaciones a la hora de cuestionar la validez de un veredicto. "Cuando los jurados revelen una instancia de prejuicio racial tan grave como la que sucedió en este caso, la ley no puede ignorar completamente su ocurrencia", dice la decisión de Kennedy.


El fallo del Supremo establece ciertos parámetros para casos similares al de Peña Rodríguez, limitando la manera en que se pueda eliminar el derecho a la confidencialidad de un jurado para dar paso al derecho de un acusado a ser juzgado por un jurado imparcial.

Kennedy dejó claro que "no se puede usar cualquier comentario indicando prejuicio u hostilidad racial para justificar la excepción a la regla y permitir una investigación judicial". Para que proceda una investigación, se debe mostrar que existe "un prejuicio racial abierto que arroje dudas serias sobre la justicia y la imparcialidad de las deliberaciones del jurado y del veredicto" y "que el prejuicio racial fue un factor significativo de motivación en el voto del jurado para condenar".

Le tocará a las cortes bajas descifrar cuáles casos cumplen o no estas calificaciones, algo que criticaron los tres jueces del Supremo que votaron en contra del fallo. Estos jueces escribieron una opinión de desacuerdo, alegando que será difícil evitar una expansión de la "intrusión" establecida este lunes ante las deliberaciones de los jurados.

Kennedy, sin embargo, explicó en el texto su decisión de dar mayor prioridad al derecho a un jurado imparcial por encima de la confidencialidad de los jurados.

"La nación debe seguir tomando pasos grandes para combatir la discriminación a base de raza. El progreso que ya hemos visto sustenta la insistencia de la Corte de que el prejuicio racial descarado es contrario al funcionamiento del sistema de jurados y debe ser confrontado en casos claros como este, sin importar la prohibición general de la regla (sobre la privacidad de los jurados)", explica en la decisión. "Es el símbolo de un sistema legal que madura cuando busca entender e implementar las lecciones de su historia".

Los rostros y tendencias de los magistrados de la Corte Suprema de Estados Unidos (fotos)

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés