null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Un informante, grilletes electrónicos y arrestos previos: estos indicios llevaron a la gran redada de Mississippi

Según documentos legales, seis de las siete plantas procesadoras de pollo donde se produjeron los operativos de ICE la semana pasada contrataban conscientemente a indocumentados, entre ellos algunos con grilletes electrónicos. Esos datos sirvieron a los agentes migratorios para montar el caso que los llevó a los registros de los centros de trabajo.
13 Ago 2019 – 8:10 PM EDT

Cada día que llegaba a trabajar en un turno de ocho horas en la planta procesadora de pollos PH Food Inc. en Morton, Mississippi, la guatemalteca J.L. estaba enviando valiosa información a un grupo de investigadores sin saberlo.

Tras ser detenida en California en mayo de 2017 por entrar ilegalmente a EEUU a través de la frontera sur, a J.L. le pusieron un grillete electrónico que monitoreaba sus pasos mientras continuaba su caso de deportación. Pero eso no le impidió trasladarse a Mississippi y comenzar a trabajar en una de las polleras de Morton con documentos falsos, como hacían los 680 migrantes detenidos en la redada del pasado miércoles.

Los datos del GPS que llevaba en el tobillo, junto con muchas otras evidencias, sirvieron al agente especial de ICE Anthony Williams Jr. para montar el caso que llevó a la mayor redada migratoria en centros de trabajo en la última década.

Según documentos judiciales que presentó el agente Williams Jr. para llevar a cabo registros en las fábricas, la información ofrecida durante años por trabajadores indocumentados que fueron detenidos, un informante confidencial y los datos electrónicos recolectados de los grilletes de varios empleados fueron claves para llevar a cabo la operación.

La declaración jurada revela que seis de las siete plantas procesadoras de pollo contrataban "intencionalmente y contrario a la ley" a personas que no tenían los documentos para trabajar en EEUU, incluidos migrantes con grilletes electrónicos con procesos de deportación pendientes.

De los documentos se desprende además que supuestamente los gerentes de dos de las fábricas que son propiedad de un empresario chino participaban activamente en fraude, mientras que los supervisores del resto se hacían los de la vista gorda ante las evidencias que sugerían que muchos de los solicitantes de empleo usaban documentos falsos.

El "informante confidencial"

Los mayores indicios de fraude se encontraron precisamente en dos pequeñas plantas procesadoras, PH Food Inc. en Morton y A&B Inc. en Pelahatchie, ambas propiedad de Huo You Liang, también conocido como 'Víctor'.

Los documentos judiciales mencionan a un "informante confidencial", un empleado de la procesadora de pollos PH Food Inc. identificado como SA-110-JA, que ofreció información "fiable, creíble y verdadera" que sugería que la fábrica "contrataba y empleaba a sabiendas a indocumentados sin autorización de trabajo".


En una declaración que el informante confidencial hizo en abril de este año dijo que sospechaba que unos 224 de los 240 empleados de PH Food, que trabajaban en turnos de ocho horas de mañana y tarde, eran indocumentados.

Además de identificar al dueño de la fábrica, el testigo señaló a Álvaro Carrillo como supervisor de día y a Heather Carrillo como secretaria y principal responsable de las contrataciones.

Arrestos previos y datos de grilletes electrónicos

Los investigadores contrastaron la información provista por el informante con bases de datos de ICE que revelaban "registros históricos y arrestos administrativos de indocumentados que aseguraban que trabajaban en esa pollera" en Morton y en las otras donde se produjo la redada.

Por ejemplo, en febrero y abril de 2019, agentes de ICE detuvieron a dos mexicanos indocumentados a los que habían deportado previamente y que trabajaban en PH Food con documentos falsos.

En otro caso, un mexicano que llevaba 18 años en EEUU fue detenido en mayo por la Policía de la ciudad de Forest por varias violaciones del código de tráfico, entre ellas conducir bajo la influencia del alcohol. El hombre fue enviado a custodia de ICE y durante su proceso aseguró que trabajaba para PH Food, en Morton, con una tarjeta de identificación de California que había comprado por 150 dólares.

Finalmente, las autoridades se sirvieron de las evidencias ofrecidas por la información de los GPS que llevaban algunos trabajadores que habían sido procesados por ICE y tenían procesos de deportación en curso, pero habían sido liberados con grilletes electrónicos.

La geolocalización de los grilletes mostraba que los migrantes viajaban varias veces a la semana a las polleras, donde permanecían durante las jornadas laborales antes de regresar a casa. La declaración jurada tiene en algunos casos fechas y horas exactas en las que los empleados entraban y salían de la fábrica.

Por otra parte, el informante reveló que tanto las compañías que emitían los pagos de nómina como las fábricas no comprobaban la autenticidad de los documentos que presentaban los migrantes, pese a que Mississippi requiere el uso del sistema E-Verify, una herramienta federal para verificar el estatus migratorio de los trabajadores.

Según los documentos judiciales, PH Food usa una empresa subcontratada, Personnel Management Inc. de Shreveport, Louisiana, algo que los investigadores intuyen que hacían para procesar los pagos y deslindar la responsabilidad por contratar a indocumentados.

Otras dos compañías afectadas por la redada, Koch y Peco Foods, aseguran usar estrictas políticas de verificación del estatus de los empleados como requiere la ley.

Por el momento se desconoce si alguno de los empresarios de las plantas donde se llevaron a cabo las redadas ha sido procesado, pero por lo general son pocas las empresas sancionadas por contratar a personas sin documentos legales para trabajar en EEUU.


Fotos: Momentos de angustia durante las redadas masivas de ICE en plantas de alimentos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés