null: nullpx
Redadas

ICE detiene a 680 personas en redadas en plantas de alimentos en Mississippi y decenas de niños se quedan desamparados

Agentes de ICE y de la Unidad de Investigaciones Especiales del DHS llevaron a cabo los operativos en varias plantas como resultado de una investigación criminal federal.
7 Ago 2019 – 12:03 PM EDT

Agentes federales de inmigración se presentaron en los últimos días en varias plantas procesadoras de alimentos en Mississippi en busca de trabajadores indocumentados. El director interino de ICE, Matthew Albence, dijo a la agencia de noticias The Associated Press que el recuento de los operativos de este miércoles dejó un saldo de 680 detenidos, con lo que se convierte en la operación más grande de su tipo en lugares de trabajo en un solo estado.

Las autoridades indicaron que alrededor de 600 agentes fueron desplegados en los alrededores de las plantas de procesamiento de alimentos.

Funcionarios de Oficina de Inmigración y Aduanas dijeron que los agentes ejecutaron varias órdenes de arresto en siete plantas alimenticias de ese estado. The Asociated Press, citando a un agente que habló bajo condición de anonimato, dijo que los allanamientos se ejecutaron en siete localidades en todo el estado.

Fotos: Momentos de angustia durante las redadas masivas de ICE en plantas de alimentos

Loading
Cargando galería

El periódico local Clarion Ledger dijo que los operativos comenzaron el lunes y agregó en su página digital que en una de las redadas los empleados arrestados “llenaron tres autobuses, dos para hombres y uno para mujeres, en una planta de Koch Foods Inc., en la localidad de Morton, ubicada a 40 millas al este de Jackson.

Agregó que los detenidos fueron llevados a un hangar militar para ser procesados por violaciones de leyes de inmigración e indicó que unos 70 familiares, amigos y residentes se despidieron de ellos gritando: "¡Déjenlos ir! ¡Déjenlos ir!"

Más tarde, llegaron otros dos autobuses. "Fue una situación triste adentro", dijo Domingo Candelaria, un residente legal y trabajador de Koch. Indicó que las autoridades revisaron los documentos de identificación de los empleados. El periódico local dijo que a los trabajadores que se confirmó que tenían estatus legal de permanencia se les permitió salir de la procesadora después de verificar sus identidades.

Los niños desamparados por las redadas

Las imágenes de Angie, una niña de 11 años que lloraba mientras ICE se llevaba a su madre, una trabajadora de origen guatemalteco que laboraba en la planta Koch, son solo un ejemplo de un fenómeno de mayores proporciones.

Tras el arresto de 680 personas, según cifras de ICE, muchos niños quedaron solos y desamparados. Familiares, allegados o incluso vecinos y compañeros de trabajo se han movilizado para recogerles en los colegios y ocuparse de ellos provisionalmente.

En Forest, Mississippi, varios líderes de la comunidad se han unido para buscarles refugio temporal y los pequeños fueron trasladados a un gimnasio de la localidad, acompañados por esas personas que se han hecho cargo de ellos y que intentaban sin éxito mantenerlos tranquilos, según reportó el periodista Alex Love de la televisora local WJTV.

En entrevista para esa televisora, otra niña de 11 años, Magdalena Gómez Gregorio, que se quedó sola después de que ICE se llevara a su padre, mostró estar seriamente impactada y pidió entre lágrimas: "gobierno, por favor, muestra algo de corazón. Deja que mis padres sean libres y también todos los demás, por favor, no dejen a los niños llorando".

"Mi papá no hizo nada, no es un criminal", reiteró la niña.

Christina Peralta, la madrina de dos niños cuya madre fue arrestada, ha ido a recogerlos y ocuparse de que estén bien y reciban los cuidados necesarios, pero no sabe qué responder a los niños cuando preguntan cuándo volverá su madre.

"La madre ha estado aquí durante 15 años y ella no tiene antecedentes", declaró Peralta. "Mucha gente aquí no tiene antecedentes y han estado viviendo aquí por 10 y 12 años", enfatizó.

"Dijo que su madre se había ido, que estaba molesto con Trump, dijo que solo quería que su madre volviera", continuó Peralta. "Y han estado llorando todo el día desde que llegaron a casa de la escuela".

Bryan D. Cox, un portavoz de ICE, dijo al diario The Washington Post que a todas las personas arrestadas se les preguntó "si tenían niños en la escuela o en la guardería que debieran ser recogidos". Añadió que se habían puesto teléfonos celulares a su disposición para que pudieran hacer llamadas y arreglar que alguien quedara al cuidado de los niños. Cox también explicó que cuando comenzaron las redadas se contactó a las escuelas para que estuvieran advertidas de que podría haber problemas con algunos estudiantes pues sus padres podrían ser arrestados, con lo cual era importante saber a qué otra persona contactar en caso de que eso sucediera.

Cualquier detenido que indique que él o ella tiene niños a su cargo "y que no esté siendo arrestado penalmente o sujeto a detención obligatoria, será procesado de manera expedita", declaró el portavoz de ICE.

Mientras, en refugios improvisados como el de Forest, voluntarios y personas emocionalmente involucradas con los niños, intentan darles atenciones y que estén lo mejor posible, gracias a la ayuda de donaciones de comida y otros recursos. Pero los niños solo quieren a sus padres.

Pero el número de niños desamparados podría haber sido mayor, ya que en general los trabajadores habían tenido una pista de que alguna redada podía ocurrir y por tanto tomaron medidas, como trabajar uno de los padres en un turno diurno y el otro en un turno nocturno, por si arrestaban a uno que quedara el otro para cuidar a los niños.

El activista local Luis Espinoza contó que "la gente había recibido hace unas semanas una carta de la empresa donde les decían que los números del Seguro Social no cuadraban con los registros, y les estaban pidiendo documentos para aclarar el problema o de lo contrario ya no iban a poder seguir trabajando”.

En mayo el diario The New York Times reportó que el gobierno había enviado 570,000 cartas a empleadores y empresas, avisándoles sobre trabajadores cuyos números de seguro social no concordaban con sus identidades. Las cartas incluían el nombre y el apellido del empleado cuya información no concordaba con las bases de datos federales (no match).

Con esta información, muchos temían que esto podría ser suceder. En cuanto a la situación de los niños, la organización MIRA evaluaba la noche de este miércoles cuántos habían sido afectados.



AP dice que fue testigo de la presencia de docenas de agentes federales y estatales listos para proceder a una redada en el interior de una instalación militar en Flowood, Mississippi.

Bryan Cox dijo a Univision Noticias que "agentes especiales de Investigaciones del DHS y de ICE ejecutaron órdenes de registro federales este miércoles en múltiples ubicaciones en todo el estado de Mississippi, como parte de una operación coordinada con la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Sur de Mississippi".

Según una publicación de 16ABC WAPT en Facebook, ICE llevó a cabo una redada en la planta de procesamiento de pollo Peco en Cantón, el miércoles por la mañana.

El fiscal general de Mississippi, Mike Hurst, confirmó los operativos de ICE a través de su cuenta de Twitter y anunció una conferencia de prensa para informar “los resultados de la ejecución de órdenes de allanamiento federales por agentes especiales en múltiples ubicaciones en todo el estado”.

Qué dijo ICE

Tras concluir la redada, ICE dijo en un comunicado que “todos los extranjeros indocumentados arrestados están siendo entrevistados para registrar cualquier posible situación humanitaria atenuante”.

“Con base en estas entrevistas, y considerando su historial criminal y de inmigración, ICE determinará caso por caso en función de la totalidad de las circunstancias qué individuos serán detenidos y qué personas pueden ser liberadas de la custodia en este momento”, agregó.

La agencia agregó que “en todos los casos, la totalidad de los detenidos en esta operación fueron puestos en proceso de deportación ante los tribunales federales de inmigración, y para aquellos que ya recibieron el debido proceso y han recibido la orden de deportación final, serán expulsados inmediatamente del país”.

ICE también dijo que está abierta una línea gratuita de localización de detenidos de 24 horas: 1 (855) 479-0502. El servicio está disponible en inglés y español.

Amenaza de redadas

A finales de junio, el presidente Trump anunció que su gobierno llevaría a cabo redadas masivas en todo el país para arrestar y deportar a por lo menos 1 millón de indocumentados.

El mandatario lanzó la amenaza al tiempo que urgió al Congreso que cambie la ley de asilo y lo que él define como “lagunas” legales que permiten a los migrantes llegar a la frontera a pedir asilo.

Según Trump, las “lagunas” o “vacíos” legales”, leyes y acuerdos judiciales creados para proteger a menores de edad del tráfico humano y de los abusos del gobierno federal, le atan las manos para poder arrestarlos masivamente y deportarlos de forma acelerada.

Las protecciones exigen que sean los jueces de inmigración quienes decidan el futuro de las personas que piden asilo y de cualquier menor de países no fronterizos que sean aprehendidos en la frontera, y prohíben al gobierno federal privar de libertad a un niño mientras las cortes de inmigración resuelven sus casos.

“No sabemos de deportaciones masivas, pero la amenaza del presidente nos colocó en alerta permanente”, dijo Juan José Gutiérrez, director ejecutivo del Movimiento Latino USA en Los Ángeles, California.


En fotos: Así recomiendan actuar a los inmigrantes en caso de ser detenidos por ICE o la policía

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés