Reporte indica que ICE en Filadelfia es la que arresta a más inmigrantes sin antecedentes penales

Un informe de ProPublica revela que 64% de los inmigrantes arrestados por la agencia federal en Pennsylvania, West Virginia y Delaware, los tres estados en la región que supervisa la oficina de Filadelfia carecían de antecedentes criminales.

De las 24 oficinas de ICE ubicadas en el país, la de Filadelfia es la que más inmigrantes indocumentados sin antecedentes criminales detiene, según señala un informe publicado por ProPublica y el diario Philadelphia Inquirer,

El reporte precisa que 64% de los indocumentados arrestados por la agencia federal en Pennsylvania, West Virginia y Delawere, los tres estados en la región que supervisa la oficina de Filadelfia, carecían de antecedentes criminales.

La cifra, agrega, es casi el doble de las detenciones de inmigrantes sin antecedentes criminales ocurridas en el mismo período en el resto de la nación.

El resultado del estudio sorprende debido a que la población indocumentada de Pennsylvania ocupa el lugar 16, y West Virginia y Delaware están muy por debajo de ese puesto.


El informe halló además que en Pennsylvania procedieron a la detención de inmigrantes que se encontraban accidentalmente en el lugar donde los agentes fueron a arrestar a otras personas. ICE llama a estos arrestos “colaterales”.

Durante la campaña, el presidente Donald Trump prometió que conformaría una fuerza nacional de deportaciones, y que expulsaría a los 11 millones de indocumentados en un plazo de 18 meses.


En los 15 meses desde que llegó a la Casa Blanca, Trumo ha ido poco a poco construyendo su reforma migratoria con acciones ejecutivas y memos, sin la necesidad de contar con el respaldo del Congreso.

Además de decretar que la inmigración indocumentada constituye una amenaza a la seguridad pública y nacional, Trump ha impartido órdenes para aumentar los arrestos, acelerar las deportaciones, eliminar beneficios migratorios y restringir la entrada al país de extranjeros, entre otras medidas.

También insiste en su idea de construir un muro en la frontera con México. Y aunque el Congreso le ha negado recursos, el mandatario ha solicitado recientemente al Departamento de Defensa que estudie maneras de llevar a cabo una de sus principales promesas de campaña.


El informe de ProPublica también revela que en las cortes de inmigración había 11,6343 casos pendientes hasta el 1 de marzo, un aumento del 62% respecto al final del año fiscal 2016, el último de la era Obama.

Desde octubre del año pasado el gobierno de Trump, as través del Departamento de Justicia, puso en la mira las cortes de inmigración. Entre los cambios ordenados vía memo, se incluyen acelerar los procesos, reabrir los casos de deportación cerrados y recientemente imponer cuotas a los jueces.

El viernes el Departamento de Justicia publicó en el Registro Federal (diario oficial estadounidense) el memorando que puso fin a la política migratoria del “catch and reléase”. La medida dejará a miles de inmigrantes privados de libertad mientras batallan por sus permanencias en Estados Unidos durante sus casos de deportación.