null: nullpx

Rechazan plan migratorio republicano que propone reducir la inmigración legal y la reunificación familiar

Mientras el sector de alta tecnología fustiga el plan migratorio respaldado por el presidente Trump, activistas pro inmigrantes lo tildan de racista, y senadores demócratas aseguran que el proyecto no va para ninguna parte porque no cuenta con votos suficientes.
2 Ago 2017 – 7:01 PM EDT

Activistas proinmigrantes y congresistas demócratas criticaron este miércoles un plan migratorio republicano presentado en febrero en el Senado que reduce la inmigración legal a la mitad, y que este miércoles recibió el apoyo del presidente Donald Trump.

El proyecto de ley RISE (S.354) de los senadores republicanos David Perdue (Georgia) y Tom Cotton (Arkansas), además de reducir la cuota anual de 1 millón de residencias permanentes ( green cards o tarjetas verdes) a 500,000, propone eliminar la lotería de visas, limitar la reunificación familiar y otorgar visas de trabajo conforme la habilidad del inmigrante para contribuir significativamente al país.

La oficina de la senadora demócrata Catherine Cortez-Masto (Nevada), precisó que no apoyará este tipo de iniciativas que, según dijo, deja fuera a los millones de inmigrantes indocumentados que viven en el país.

"La senadora Cortez-Masto no apoyará la legislación antiinmigrante Cotton-Perdue”, dijo a Univision Noticias Reynaldo Benítez, vocero de la senadora por Nevada. “Esta propuesta va en contra de nuestros valores estadounidenses e ignora las contribuciones económicas, sociales y culturales de generaciones de inmigrantes”.

Benítez dijo además que “el proyecto de ley Cotton-Perdue mantendría separadas a miles de familias trabajadoras, y dañaría la economía estadounidense”. Y agregó que la legisladora “ha sido muy clara muy clara: lo que nuestro país necesita es una reforma migratoria integral con un camino a la ciudadanía para los millones de indocumentados, no propuestas partidistas antiinmigrantes".

Detalles del plan


El proyecto de ley S.354 endurece además los requisitos para obtener visas, limita los perdones por causa de inadmisibilidad, restringe la entrega de visas de trabajo y fija plazo para la estadía de extranjeros que entran a Estados Unidos como no inmigrantes.

En cuanto al derecho que tienen los ciudadanos de pedir la residencia de sus padres, el plan recomienda que en aquellos casos en que el progenitor está anciano y enfermo, y requiere cuidados especiales, solo recibirá una visa temporal renovable, pero no la green card como lo permite el actual sistema.

Este proyecto de ley “perjudicaría gravemente a la economía y deprimiría los salarios de los trabakadores estadounidenses”, dijo Tood Schulte, presidente de FWD.us., una fundación creada por presidentes de grupos de alta tecnología de Silicon Valley.

“Los inmigrantes no solo han hecho crecer la economía estadounidense, sino que han aumentado los salarios de la mayoría de los estadounidenses, y de manera significativa en áreas con industrias con mayor número de inmigrantes, y donde el aumento de los salarios ha superado la media del país”, agregó.

Los números de Trump


Trump aseguró este miércoles en la Casa Blanca que solo uno de casa 15 inmigrantes que entran legalmente al país hacen un aporte significativo, y precisó además que la mayoría de los inmigrantes legales hacen uso de la seguridad social, un discurso que fue rechazado por Schulte.

“Trump y su vicepresidente Mike Pence siguen presionando su agenda antiinmigrante, y ahora están tratando de negar el sueño americano a millones de personas al reducir dramáticamente la inmigración legal y limitando la reunificación familiar”, dijo Tom Pérez, presidente del Comité Nacional Demócrata en un comunicado.

“En lugar de ir tras los criminales, Trump quiere destruir comunidades y castigar a familias inmigrantes que están haciendo valiosas contribuciones a nuestra economía”, indicó.

Demócratas indignados

Para el senador Bob Menéndez (demócrata por Nueva Jersey), “los republicanos no aprenden con la derrota del plan de salud en el senado”.

“Para lograr que se aprueben leyes en el Senado, hay que trabajar de manera bipartidista”, dijo, y señaló que la propuesta de los senadores Cotton-Perdue que respalda el presidente es un proyecto “desafortunado”.

Menéndez dijo además que el mandatario “debería colocar a las familias primero sin dañar nuestra economía”, en abierto rechazo a la propuesta de modificar y estrechar el programa de reunificación familiar contemplado en la actual ley de inmigración.

“Es un ataque más a los latinos”, dijo Gustavo Torres, director ejecutivo de CASA de Maryland. “Esto es el sueño de los extremistas, impulsar no solo leyes antinmigrantes, sino también racistas”.

Para Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, el plan S. 354 “no tiene nada que ver con el asunto de la habilidad de los inmigrantes legales entrantes, sino que tiene que ver con la búsqueda de una agenda cargada de nativismo”.

“El efecto neto será reducir la inmigración legal en un 50%, eliminando múltiples categorías de inmigrantes legales, una política que afectará de manera desproporcionada a los ciudadanos asiáticos estadounidenses que quieren patrocinar a sus seres queridos”, apuntó. Y también a los musulmanes, grupo que siempre ha estado en la mira del mandatario desde su campaña.


En fotos: Los mexicanos que ya trabajaban los campos de EEUU hace 80 años

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés