null: nullpx
Frontera EEUU México

Peligrosas persecuciones de la Patrulla Fronteriza han dejado 22 muertos y 250 heridos en los últimos años

Un reporte de Los Angeles Times y ProPublica advierte que detrás de estas alarmantes estadísticas están las arriesgadas técnicas de conducción a altas velocidades de los agentes migratorios, así como el uso de clavos para pinchar las llantas de los autos que huyen y perseguir a los 'coyotes' hasta en zonas escolares.
4 Abr 2019 – 6:52 PM EDT

El plan de Gloria y Raúl no era pasar su luna de miel en California, sino trabajar. Estos jóvenes cruzaron ilegalmente la frontera y abordaron una camioneta que los transportaba a su destino por la carretera 15. Jamás se reunieron con sus familiares: murieron tras una persecución de la Patrulla Fronteriza.

El traficante de personas que los llevaba manejó a una velocidad de hasta 110 millas por hora tratando de dejar atrás a los agentes migratorios. A la altura de Rancho Bernardo, en el noreste de San Diego, el 'coyote' perdió el control del auto, el cual se impactó contra un muro de contención y terminó en un barranco.

Gloria tenía 15 años y Raúl, 20. La pareja salió de su pueblo en Oaxaca después de la boda. En el choque también perdió la vida el 'coyote' que iba al volante, Israel Caballero, un ciudadano estadounidense; y resultó gravemente herido un cuarto pasajero, un mexicano de 23 años.

Estas tres muertes son parte de al menos 22 fatalidades que han ocurrido en los últimos cuatro años durante peligrosas persecuciones de la Patrulla Fronteriza, al tiempo que estas dejaron alrededor de 250 heridos, concluye una investigación del periódico Los Angeles Times y ProPublica.

En promedio, cada nueve días esta táctica –que ya han dejado de utilizar varias agencias del orden– termina en un choque que deja lesiones severas, incluso fallecimientos, advierte el reporte.

Técnicas de conducción ofensivas y arriesgadas a altas velocidades, el uso de tiras con clavos para pinchar los neumáticos de los que huyen, así como perseguir a los 'coyotes' en caminos montañosos, carreteras, vecindarios, estacionamientos de plazas comerciales y hasta en zonas escolares, son algunos de los factores detrás de estas alarmantes estadísticas.

El análisis señala que la situación ha empeorado durante la administración Trump, cuya agresiva agenda migratoria se enfoca en detener y deportar a la mayor cantidad de indocumentados, así como vigilar agresivamente la frontera. Por eso, en los últimos dos años los arrestos a lo largo de la zona limítrofe con México han aumentado en un 25% y los choques durante persecuciones un 42%, según indican.

La Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (CBP) no se ha pronunciado al respecto de este reporte.

Por política de la Patrulla Fronteriza, queda a discreción de sus agentes ya no seguir a un sospechoso cuando representa un alto riesgo para estos y el público. Como resultado, algunas veces los oficiales optan por permitir que se vaya el 'coyote', como reportó Univision Noticias en agosto pasado.

Sin embargo, este nuevo reporte asegura que dicha medida se ha aplicado en pocas ocasiones.

Solo un mes después de la muerte de los recién casados en la autopista 15, otros dos inmigrantes perdieron la vida en la carretera 5, a poca distancia de la garita de San Ysidro, en California. Ellos obedecieron a un traficante, Jorge Luis Martínez Hernández, quien en un intento por escapar de las autoridades les ordenó a los migrantes bajar de su auto y cruzar a pie una de las autopistas más transitadas del estado.

Antes de que llegaran al otro lado, una camioneta atropelló fatalmente a los dos indocumentados. Hernández fue sentenciado a ocho años de prisión por esas muertes en julio de 2018.

En marzo de 2016 ocurrió otro incidente lamentable. Una mujer traficante que transportaba a cinco personas sin papeles en una camioneta Dodge Durango trató de huir de las autoridades acelerando en la carretera 8 y huyó con dificultades por algunas veredas hasta impactarse con la parte trasera de un camión.

El vehículo terminó volteado y los agentes "encontraron a un hombre colgando boca abajo", según un reporte oficial. En ese accidente fallecieron dos personas. A la conductora, Lydiana Castro, le dictaron una sentencia de ocho años por este caso.

"No les importan las vidas de las personas"

Eduardo Olmos, portavoz de la Patrulla Fronteriza en San Diego, aseguraba el verano pasado que las células criminales que se dedican al transporte de indocumentados se han vuelto más agresivas. "Últimamente hemos tenido varios incidentes en los que han atacado a los agentes con sus carros", afirmó entonces el vocero.

"Es parte de su táctica, se quieren escapar. No les importan las vidas de las personas, lo único que quieren es que no los arresten y cobrar", agregó.

Sobre la política de dejar huir a los 'coyotes', el agente Olmos explicaba que "si es algo que está poniendo a la comunidad en peligro tenemos que tomar la decisión de terminar la persecución. Si está lloviendo, hay mucho tráfico y el contrabandista está manejando agresivamente no vamos a poner en riesgo a la comunidad por arrestar a esa persona".

Algunas de estas persecuciones peligrosas también han terminado con agentes migratorios lesionados. El reporte publicado este jueves cita dos casos: el de un oficial que fue golpeado por escombros mientras trataba de pinchar una llanta y el de otro que fue arrastrado por lo menos 30 pies.

Otro incidente de este tipo ocurrió el año pasado. El agente migratorio Francisco Hurtado resultó lesionado por una pelea con el un conductor traficante de personas, Jaime Aburto, quien llevaba a dos indocumentados.

Según los fiscales federales, el 'coyote' trató de huir por las carreteras 11 y 125, alcanzando una velocidad de hasta 100 millas por hora. La acusación alega que Aburto "realizó una peligrosa vuelta en U la carretera 125, pasó un semáforo en rojo cerca de Otay Mesa Road, giró alrededor del tráfico en movimiento, pasó por el divisor en Siempre Viva Road y cruzó por dos tiendas llenas de clientes y finalmente condujo sobre la acera de la avenida Roll, donde golpeó un poste y se detuvo".

Cuando intentaba escapar a pie en el área de Otay Mesa, en el sureste de San Diego, lo alcanzó el agente Hurtado y se enfrentaron. Solo hasta que llegaron otros oficiales pudieron arrestarlo. El policía resultó con una lesión grave en la pierna que lo alejó del trabajo varias semanas. Aburto fue sentenciado a tres años y medio de prisión el pasado 17 de agosto.

Cifras oficiales muestran que más de 250 oficiales fronterizos han sido atacados en el sector San Diego en los últimos cinco años y que estas agresiones han ido disminuyendo. Del 1 de octubre de 2017 al pasado 31 de julio, 56 uniformados fueron agredidos, la segunda cifra más baja en los últimos 14 años y lejos del récord de 377 casos que registró esa jurisdicción solo en 2008.


Migrantes recibieron descuentos por tomar el volante

Parte de la investigación del LA Times y ProPublica se enfocó en los conductores traficantes, también conocidos como 'raiteros'. Su conclusión es que se trata de ciudadanos estadounidenses que se ganan entre algunos cientos de dólares o incluso indocumentados que reciben un descuento en su viaje llevando a otros en los autos de las organizaciones de contrabandistas de personas.

Tras examinar 504 persecuciones a lo largo de cuatro años, los agentes migratorios solo encontraron drogas en nueve casos y armas en cuatro. La gran mayoría fueron acusados de "traer y alojar indocumentados" y permanecieron encarcelados durante menos de un año.

Un informe de la Comisión de Sentencias de Estados Unidos (USSC), una agencia independiente de la rama judicial del gobierno federal, concluye que 2,241 personas fueron convictas por tráfico de personas en 2014, siendo el 11.2% de todas las faltas migratorias.

En ese período, más de la mitad de estos delincuentes eran ciudadanos estadounidenses, el 77.2% eran hombres y su edad promedio era 33 años. Casi el 60% habían cometido faltas menores o no tenían antecedentes penales. Menos de la mitad de ellos transportaban a menos de seis indocumentados.

De acuerdo con el USSC, casi 9 de cada 10 acusados terminaron en una prisión. Sin embargo, apenas el 3.6% cumplió la pena de cinco años tras las rejas por cada persona que cruzaron ilegalmente. El castigo promedio fue un encarcelamiento de 18 meses. Es posible que sea el resultado de los acuerdos con los fiscales para cerrar sus procesos antes de llegar a un juicio.


Fotos: ¿Superarías este entrenamiento para ser agente de Patrulla Fronteriza?

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés