null: nullpx

"No me pueden devolver a Venezuela", dijo al ser detenido por ICE Marco Coello, torturado por el gobierno de Maduro

Elizabeth Blandon, abogada del joven solicitante de asilo en EEUU, dijo que nunca se realizó la primera entrevista. De llegada a la oficina de inmigración en Miami, lo arrestaron y lo llevaron al centro de detención Krome.
27 Abr 2017 – 8:01 PM EDT

Cuando Marco Coello, símbolo de la tortura en Venezuela, comprendió lo que estaba ocurriendo en la oficina de Inmigración en Miami la mañana de este miércoles estuvo a punto de una crisis de pánico. "No me pueden devolver a Venezuela", dijo con angustia el joven que tramita su asilo en Estados Unidos.

Lo contó su abogada, Elizabeth Blandon, que estaba con él y el primo de Coello, Ricardo Rivas, que hacía de traductor. La jurista dijo a Univision Noticias que no se realizó la primera entrevista de este caso de asilo y para la que se habían preparado: "Estaba una funcionaria supervisora y dos hombres altos de ICE dispuestos a arrestar a Marco. No nos quisieron escuchar, no era una entrevista, nos llamaron para que fuéramos y allí detenerlo", cuenta Blandon desde su despacho en Weston, Florida.

"Ustedes no tienen idea de lo que han hecho", cuenta que les reclamó a las autoridades.

Coello fue detenido el 12 de febrero de 2014 en Caracas durante las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro y su caso fue vinculado al del líder opositor Leopoldo López. Durante su detención fue torturado brutalmente por la policía y sus denuncias reposan en informes de Human Rights Watch, la ONU y Amnistía Internacional, entre otros.

Estuvo en prisión hasta julio de 2014, cuando un informe forense que demostró que sufría daños post-traumáticos y le otorgaron una medida judicial que le permitió seguir el juicio en libertad. Pero antes del día del juicio –donde fueron condenados sus compañeros de causa– huyó a Estados Unidos para pedir asilo.

En el momento de recibir la noticia de que sería detenido nuevamente, Coello se sentó, lloró y se angustió, según cuenta Blandon. "Entonces yo le dije muchas veces: esto no es igual, aquí no es igual, esto es diferente... y no me fui hasta verlo más tranquilo. Cuando me venía solo me dijo: 'dile a mi papá que todo está bien'".

Recibieron una llamada para ir a la cita

El miércoles pasado recibieron una llamada telefónica de la Oficina de Inmigración en Miami como respuesta a la petición de los abogados de Coello para acelerar la primera cita de "uno de los casos de asilo más sólidos que yo he visto en 20 años de carrera", dijo la abogada. El estudiante venezolano de 20 años había sido invitado a dar una conferencia sobre su caso fuera del país y querían asegurarse de tener los permisos necesarios para poder volver a Estados Unidos, contó Blandon.

La defensa de Coello dice desconocer las razones por las que las autoridades le informaron que había excedido su tiempo de permanencia por la visa de turista (" overstay"). "Se supone que si está tramitando su asilo y tiene un permiso de trabajo (que se otorga luego de 150 días de iniciar la petición) no debe importar lo que ocurre con su visa de turista. Prevalece el proceso de asilo", explicó Blandon, quien informó que el permiso para trabajar se le vence en mayo de 2017.


Sin embargo, la oficina de ICE Miami emitió un comunicado en el que aseguran que "Marco Coello tiene dos condenas criminales de delitos menores y no abandonó el país como pedía su visa. Como resultado, violó los términos de su estatus de no inmigrante en Estados Unidos. Como ha dicho el secretario (John) Kelly, ICE ya no eximirá a clases o categorías de extranjeros expulsables de una potencial deportación. Quienes estén violando las leyes de inmigración serán sujetos al arresto, la detención y si se encuentra que pueden ser removidos por una orden final de deportación de Estados Unidos".

La defensa de Coello dice desconocer de qué cargos se trata y declaró que no fueron notificados. "Solo se refirieron al overstay".

Consultada sobre el caso, Dorys Morillo de Coello, madre de Marco, comentó que está muy preocupada por el futuro de su hijo en Estados Unidos y dijo que no tiene conocimiento de los cargos por delitos menores que le atribuyen. Él estuvo viviendo seis meses en Virginia.

En Venezuela, ella se unió a la defensa de su hijo como abogada. Se enteró de que su hijo se había ido a Miami con su padre cuando no se presentó en los tribunales de Caracas el día que serían condenados. Una vez "a salvo", Marco Coello ofreció una entrevista en televisión en la que contó cómo escapó de Venezuela y de la amenaza de volver a prisión.

Se pudo corroborar que Coello no tiene solicitud de aprehensión de Interpol.

A los meses de su llegada, uno de los fiscales principales del caso, Franklin Nieves, también llegó a Estados Unidos a pedir asilo y declaró que aquel juicio fue una farsa y nunca debieron ser procesados ni Leopoldo López, ni Marco Coello ni ninguno de los otros cinco muchachos que comparten la causa.


El senador por Florida Marco Rubio se pronunció sobre el caso a través de su cuenta en Twitter y dijo que espera que sólo sea un malentendido. "De lo contrario, ¿cómo puede la administración (de Trump) condenar a Maduro por encarcelar a sus oponentes si encarcelamos a sus oponentes también?".

Durante la mañana de este jueves, al día siguiente de detenerlo, Marco Coello fue liberado por ICE.

Contribuyeron con esta nota Patricia Clarembaux y Melvin Félix

Ve también:

GALERÍA ACTUALIZADA: Las máscaras que protegen los rostros de los manifestantes en Venezuela

Loading
Cargando galería




Más contenido de tu interés