null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

"No estamos a salvo ni en nuestras casas": parte una nueva caravana desde Honduras a EEUU

Cientos de personas partieron desde la madrugada del miércoles rumbo a Estados Unidos en una nueva caravana migrante. Justificaron su huida del país por la pobreza, falta de empleo y violencia a la que están sometidos en sus comunidades.

15 Ene 2020 – 03:24 PM EST

Cientos de hondureños iniciaron este miércoles la travesía desde San Pedro Sula hacia Estados Unidos en una nueva caravana migrante, la primera de 2020 que huye del país con las mismas razones de quienes partieron en las de años anteriores: la pobreza, la falta de empleos, la violencia que impera en el país centroamericano y el descontento con el gobierno del presidente Juan Orlando Hernández.

"No vivimos aquí, estamos es sobreviviendo", dijo a la agencia AP Elmer García, de 26 años y quien partió de Comayagua, una ciudad al noroeste de Tegucigalpa. "No hace mucha diferencia si te mueres aquí o allá (en Estados Unidos)".

"Aquí en Honduras las oportunidades son escasas y el crimen inaguantable. No estamos a salvo ni en nuestras propias casas", dijo a la agencia Gerson Noe Monterroso, de 34 años, quien ha estado desempleado por los últimos cinco años y se mudó a San Pedro Sula con la esperanza de encontrar un trabajo que le permitiera enviar dinero a su familia en su pueblo natal, Choloma. Pero no lo logró y ahora lleva a uno de sus niños entre brazos en su tercer intento por llegar a Estados Unidos.


Desde el martes por la noche, cerca de 1,000 personas se aglomeraron en la estación de buses de San Pedro Sula, constató la agencia AFP. Casi a la medianoche, cerca de la mitad de ellos comenzó su caminata hacia Corinto, en la frontera con Guatemala. En el trayecto, algunos avanzaban lentamente a pie al borde de la carretera, pero otros se encaramaban en camiones o vehículos que se ofrecían a llevarlos.

Cuando se conoció la posibilidad de esta nueva estampida de hondureños hacia Estados Unidos, a finales de diciembre, el exministro de Defensa y excanciller de ese país, Edmundo Orellana, explicó a la agencia AP que "los hondureños están desesperados por las circunstancias en que viven y no les importa huir del país aunque saben que Estados Unidos no los recibirá con los brazos abiertos y que los detendrá en Guatemala o México, donde pocos de ellos podrían asilarse".

Explicó, como aseguran muchos de los ciudadanos que escapan de su propio país, que "vivir en Honduras es asfixiante porque hay un déficit gigantesco de empleo y oportunidades, los pequeños empresarios son extorsionados por las pandillas y el gobierno no hace nada por generar riqueza".

La caravana que se formó este miércoles es una entre varias que han salido de Honduras desde 2018, como una forma de protección ante el acecho de los delincuentes. El 14 de octubre de ese año unas 2,000 personas huían del desempleo y la violencia que generan las pandillas y el narcotráfico expandido en el país. En ese momento, se unieron a la caminata salvadoreños, guatemaltecos y mexicanos. La experiencia se repitió en otras ocasiones, lo que desató la ira del presidente Donald Trump.


Para disuadir los nuevos intentos, bajo amenaza el gobierno de Trump ha presionado diversos acuerdos para convertir en tercer país seguro a los mismos países de Centroamérica de los que escapan estos migrantes. Honduras fue uno de ellos y firmó el suyo tras varias semanas de negociaciones: se alcanzó el 25 de agosto de 2019 en Washington DC, durante una reunión entre el presidente Hernández y el entonces secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kevin McAleenan. Con él, el país se convirtió en 'tercer país seguro' para recibir a los nicaragüenses y cubanos que buscan asilo en Estados Unidos. Se espera que entre finales de enero y principios de febrero el país comience a recibir a los primeros migrantes.

Un acuerdo similar fue alcanzado por Guatemala para recibir a migrantes hondureños y salvadoreños, y luego fue presentada una demanda para declararlo nulo por haber sido alcanzado bajo amenazas de un gobierno a otro.

Y a finales de septiembre de 2019, El Salvador también alcanzó un acuerdo con Estados Unidos para recibir a solicitantes de asilo, con el argumento de que al hacerlo el gobierno de Nayib Bukele mejoraría su sistema de asilo.

Según cifras de la Cancillería de Honduras citadas por la agencia AFP, unos 30,000 hondureños que llegaron en caravanas en busca de asilo en Estados Unidos permanecen en México a la espera de que su caso sea resuelto. Hasta ahora, el presidente Trump no ha emitido ninguna opinión sobre esta nueva caravana que busca llegar a su frontera.

Así es la nueva Patrulla Fronteriza de El Salvador, uno de los compromisos del presidente Bukele con el gobierno de EEUU (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés