Inmigrantes indocumentados

Niño de 2 años arrestado con su madre en la frontera muere tras semanas hospitalizado; es el cuarto en 5 meses

El menor falleció la noche del martes en un hospital de El Paso, Texas. Había sido liberado por la Patrulla Fronteriza el 8 de abril. El cónsul de Guatemala dijo que el menor había tenido fiebre alta y dificultad para respirar, consecuencia de las condiciones a las que estuvo expuesto durante el largo viaje para llegar a la frontera de Estados Unidos.
16 May 2019 – 11:11 AM EDT

Un niño guatemalteco de dos años y medio arrestado en la frontera de Estados Unidos junto a su madre murió este martes por la noche en un hospital de Texas en el que estuvo internado varias semanas. Se trata del cuarto que ha muerto desde diciembre luego de haber estado en custodia de la Patrulla Fronteriza.

"Por las condiciones en que venían viajando presentó algunos quebrantos de salud, como fiebres altas y dificultad para respirar", dijo Tekandi Paniagua, cónsul de Guatemala en Del Río. Agregó que una vez que el menor fue llevado al hospital detectaron un cuadro de neumonía que "se complicó por aproximadamente un mes". Sin embargo, aún se investigan las causas del fallecimiento.

Un oficial de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) familiarizado con el caso dijo al diario The Washington Post que el niño —cuyo nombre no fue revelado— fue arrestado junto a su madre el 3 de abril de 2019 cerca del puente internacional del Paso del Norte. Tres días después, la mujer alertó a las autoridades de que su hijo estaba enfermo.

Una ambulancia lo trasladó ese mismo día desde el centro de procesamiento de CBP a un hospital en Horizon City, explicó el agente al Post, y de allí lo transfirieron un día después al Hospital de Niños Providence, en El Paso.

El 8 de abril, aseguró, las autoridades formalmente liberaron a la familia y le entregaron su citación para presentarse ante una corte de inmigración.

Los cuatro niños que han muerto luego de haber estado en custodia de la Patrulla Fronteriza venían de Guatemala, el país que está registrando más arrestos de inmigrantes que vienen a Estados Unidos tras huir de la pobreza y la violencia. El flujo ha sido explicado además porque en el país centramericano es común que los traficantes ofrezcan descuentos a familias que quieran llegar a la frontera.

El caso más reciente de un fallecimiento en custodia de las autoridades migratorias fue el de un adolescente de 16 años que llegó solo a la frontera y estaba en un albergue bajo la tutela de los Servicios de Inmigración y Aduana (ICE). En su caso, murió el 1 de mayo por "una infección severa en el lóbulo frontal que no mostró mejoría", dijo entonces el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado. Había sido detenido el 19 de abril y se encontraba en un albergue de Brownsville, al sur de Texas.

Los dos anteriores fallecieron en diciembre. Eran un niño de 8 años y otra de 7 años que murió por deshidratación y que fue identificada como Jakelin Caal.

Dadas las condiciones en las que viajan los inmigrantes, que incluso duermen durante días a la intemperie, muchos han llegado a Estados Unidos con enfermedades estomacales, respiratorias o de la piel y cientos han sido hospitalizados.

En abril, las últimas cifras muestran que cerca de 100,000 personas se entregaron a las autoridades migratorias para pedir asilo, la gran mayoría era de Guatemala. Los registros, los más altos desde 2007, han llevado a las autoridades a asegurar que existe una "crisis humanitaria en la frontera".

Sus voceros han dicho que los centros de procesamiento de CBP y de detención de ICE están abarrotados de inmigrantes, y que el volumen de personas a atender es tal que han debido desplegar a funcionarios de otras oficinas del país y otras agencias federales para asistirles en el procesamiento de personas.

El cónsul de Guatemala en Del Río asegura que han insistido a sus ciudadanos sobre los riesgos que corren cuando deciden venir en caravanas o apoyados por coyotes a Estados Unidos.

Paola Luisi, directora de la organización Families Belong Together, reaccionó ante la noticia: "La muerte de un niño bajo custodia de nuestro gobierno es una tragedia (...) es producto de una política totalmente indiferente a la vida y bienestar de los niños. Al presidente Trump no le importa que niños inocentes sigan muriendo bajo su vigilancia, pero este país no se quedará mudo mientras esta crueldad contra los niños continúa a las manos de su inhumana agenda inmigrante.”

En fotos: Un recorrido por la frontera de Arizona donde se ha incrementado en un 120% el arresto de padres con niños

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés