null: nullpx

Nada garantiza que los cinco millones de indocumentados que salgan de EEUU puedan regresar, como asegura Trump

Durante su campaña el presidente electo advirtió que activará una fuerza de deportaciones, expulsará a dos millones de 'extranjeros criminales' y también a otros cuatro millones de indocumentados que se quedaron más allá del tiempo permitido por sus visas.
9 Nov 2016 – 4:57 PM EST

El plan de legalización esbozado por el presidente electo Donald Trump durante su campaña, que concedería a los indocumentados sin antecedentes criminales la posibilidad de que salgan del país y se sumen a la cola para conseguir una visa en un consulado estadounidense, por ahora no tiene ninguna garantía de éxito para quienes transiten por esta vía.

La idea fue lanzada el 31 de agosto en Phoenix, Arizona, donde el empresario advirtió que no ofrecerá ningún tipo de amnistía a los inmigrantes indocumentados y deportará:


  • a unos dos millones de extranjeros que tienen antecedentes criminales,
  • también a otros cuatro millones que violaron los términos de sus visas,
  • del resto, unos cinco millones deberán iniciar un difícil y complejo camino de legalización que exigirá a los indocumentados viajar a sus países de origen y demostrar que son admisibles en Estados Unidos.

Pero no garantizó que todos volverán. “Tienen que venir legalmente y adecuadamente revisados”, dijo el magnate cuando presentó su plan migratorio. “Regrese a su casa y solicite volver como todos los demás”.
El candidato aseguró que el proceso se hará de manera eficiente y que ningún inmigrante podrá obtener estatus legal o convertirse en ciudadano ingresando ilegalmente al territorio estadounidense.

Abogados consultados por Univision Noticias mencionaron que cuando un extranjero pide una visa para entrar a Estados Unidos, debe probar que ninguna de las razones de “inadmisibilidad” entorpezcan el trámite. Entre ellas, citan por ejemplo que el extranjero no haya sido arrestado alguna vez o convicto por alguna ofensa o crimen, aún cuando haya sido objeto de un perdón o amnistía; se le haya negado la entrada al país alguna vez o haya sido objeto de una audiencia de deportación. E incluso la permanencia no autorizada. Y eso inhabilita a millones de indocumentados.

Programa viejo
La salida de los inmigrantes indocumentados propuesta por Trump no es nueva. A mediados de 2006 asomaron en el Congreso proyectos similares tras el fracaso del debate de la reforma migratoria. La Cámara de Representantes había aprobado un plan que incluía deportaciones masivas y el Senado respondió con un proyecto que incluía una vía de legalización.

Una década más tarde nuevamente los republicanos colocan el tema sobre el tapete. A simple vista parece un asunto sencillo pero la solución está llena de trabas que, en muchos casos, “haría imposible que el indocumentado regrese a Estados Unidos”, dice Ezequiel Hernández, abogado especialista en inmigración y colaborador de Univision Noticias.

Uno de los impedimentos, indicó, es la Ley del Castigo que sanciona con tres años fuera a indocumentados que han permanecido más de 180 días de manera ilegal en el país, y la sanción aumenta a 10 años si la permanencia sin papeles pasa de los 365 días. Se estima que más del 95% de los 11 millones de indocumentados ha estado más de un año en el país sin autorización, por lo que la mayoría quedaría afectada por estos 10 años.

La única manera de salir del país sin que le caiga encima la Ley del Castigo es gestionando un Perdón 601-A que anula provisionalmente la Ley de los 10 años. Pero solo pueden hacerlo indocumentados que fueron pedidos por un familiar inmediato ciudadano o residente legal, y tiene un cupo de visa disponible que en algunos casos demora ocho o 10 años, dependiendo de la categoría (esposo, padre, hijo o hermano).

“Si no fue pedido y no tiene un cupo de visa, no puede tramitar el perdón. Trump deberá trabajar un complejo y detallado reglamento para entender en qué consiste esta propuesta. Y explicar quién se encargará de ponerlo en ejecución y cómo. Estamos hablando de millones de personas”, dice Hernández.


Al comentar la idea de que todos los indocumentados deberán salir del país y luego volver con una visa, Torres dijo que “es una idea vieja propuesta de sectores extremistas de su partido”. Y agregó que “en las anteriores discusiones sobre inmigración se trató de un plan republicano para bloquear la reforma migratoria”.

La improbable ayuda del Congreso
Para Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, "la única manera de que los indocumentados pueden obtener un estatus legal con acceso a la ciudadanía es si el Congreso cambia la ley y permite que los 'sin papeles' lo soliciten y sean aprobados aquí, dentro del país”. Pero el Congreso tiene ahora mayoría republicana en ambas cámaras.

“Decir que todos aquellos que están aquí ilegalmente y quieran vivir en Estados Unidos tienen que regresar a su país y solicitar una visa como todo el mundo, no es más que un cruel engaño”, precisó.

Nota: Una versión inicial de esta historia se publicó a principios de septiembre, tras el discurso que Donald Trump pronunció en Phoenix, Arizona, donde dio a conocer su política inmigratoria.



En fotos: Los testarudos de la frontera, 26 años desafiando al muro


Los testarudos de la frontera: trés décadas desafiando al muro (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés