Deportaciones

La niña que iba a ser deportada sola a El Salvador ahora podrá quedarse en EEUU y pedir asilo

La decisión frena la salida de Laura Maradiaga, una salvadoreña de 11 años, que había llegado a Estados Unidos con su madre y una hermana huyendo de la violencia de las pandillas en El Salvador.
17 Abr 2019 – 9:17 AM EDT

HOUSTON, Texas.- El martes por la noche, Dora Alvarado durmió bien. Supo que su hija de 11 años, Laura Maradiaga, ya no sería deportada sola a El Salvador. Un juez aceptó la moción de los abogados para reabrir el caso y ahora la niña podrá continuar en Estados Unidos para solicitar asilo con su familia.

"La lucha continúa, pero ya no va a ser separadas", dice la madre durante una rueda de prensa a la que llegó sonriente. "Nos sentimos felices porque a pesar de que no ha terminado, todo se va a resolver", agrega invocando a Dios.

"Luchen por su familia, estén siempre cerca y no los abandonen", asegura Laura, que sostiene entre sus brazos un peluche.

La abogada de la familia, Silvia Mintz, explica que la familia presentará el 20 de mayo ante una corte de inmigración su caso de asilo. Y aunque por ahora la deportación de Laura fue frenada, dependerá del juez del caso si la madre y sus dos hijas pueden permanecer en Estados Unidos o si serán devueltas a El Salvador. "No significa que estén fuera de peligro de deportación", advierte y explica que la petición de las Maradiaga se sostiene porque pertenecen a un grupo particular que huyó de su país porque en su familia las amenazas se concretaron.

Primero asesinaron al hermano de Dora. Él presenció el homicidio de un amigo cometido por pandilleros de Barrio 18 y luego testificó ante un juez en su contra. Siguieron dos sobrinos y luego, dos más desaparecieron y nunca hallaron sus cuerpos.

La misma pandilla luego acosó a la hermana de Laura, Adamaris, de 15 años. Ella recibió el ultimátum de otro pandillero que le dijo que si no se convertía en su novia, su mamá sufriría las consecuencias. El miedo la paralizó y ya no quiso volver a la escuela ni ir a la tienda o simplemente salir de la casa. Esa situación fue la que terminó de convencer a la madre de que no estaban seguras en casa y que la violencia contra su familia era inminente. Entonces la mujer se dedicó a trabajar y a ahorrar algo dinero para dejarlo todo en El Salvador y comenzar una nueva vida en Estados Unidos.


Un error de la corte

Laura y su familia llegaron a Texas el 5 de octubre de 2018. Fueron 17 días de huida de su país.

Después de que llegaron a Estados Unidos, les asignaron su primera cita en la corte para el 2 de febrero, pero el gobierno seguía cerrado en medio de la disputa del presidente Donald Trump con los congresistas para que le aprobaran los fondos para el muro fronterizo. Llegó entonces una nueva cita para el 12 de marzo, pero solo para su madre y su hermana, y aún así las tres se presentaron. El citatorio de Laura no llegó. La única carta que recibieron dirigida a la niña era su orden de deportación.

Y ese 12 de marzo acudieron a la corte, preguntaron a una traductora por qué Laura no había sido citada. Ella les respondió que la niña no estaba en el sistema, pero que su citatorio llegaría, cosa que no ocurrió.

Si el juez no hubiera aceptado la moción este martes por la noche, Laura seguiría bajo el riesgo de ser devuelta a El Salvador sin su madre. En su país no tiene familia más que su abuelo de 75 años, que no está en condiciones para hacerse cargo de ella.

Este miércoles, la congresista demócrata Jackson Lee acudió a la rued de prensa, quien manifestó su preocupación por lo que ocurre en el sistema migratorio. "Vieron a una niña de 11 años y firmaron su orden de deportación", criticó. Para ella, las últimas decisiones tomadas por el Departamento de Justicia, como la de eliminar el derecho a fianza para los inmigrantes que cruzan la frontera para pedir asilo, no es más que una forma de "demonizar" un proceso que está establecido en las leyes de Estados Unidos.

Y para ella, lo que pasó con Laura es una muestra más de que "el sistema migratorio está fallando injustamente".

Ve también:

Un joven deshidratado, otro que intenta huir: un día en la rutina de la Patrulla Fronteriza en Texas (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés