La Casa Blanca y los demócratas siguen conversaciones a puerta cerrada sobre el muro de Trump

Pese la tensa reunión entre el presidente y el liderazgo demócrata de esta semana, las conversaciones sobre el presupuesto que evite un cierre parcial del gobierno siguen. Sin embargo, la administración de Trump no ha variado su posición y mantiene el mismo discurso del martes.
14 Dic 2018 – 2:23 PM EST

Tres días después del tenso debate transmitido por las principales cadenas de televisión entre el presidente Donald Trump y el liderazgo demócrata del Congreso, tanto la Casa Blanca como la oposición confirmaron este viernes a Univision Noticias que las conversaciones continúan.

"Necesitamos seguridad en la frontera. Si no tenemos seguridad en la frontera, vamos a tener un cierre de gobierno", dijo Trump en la Oficina Oval ante Nancy Pelosi, líder de la minoría de la Cámara de Representantes, y Charles Schumer, líder de la minoría del Senado.

El debate se centra en los $5,000 millones que el mandatario pide para llevar a cabo una de sus principales promesas de campaña, construir un muro a lo largo de la frontera con México.

Si no consigue los fondos, "yo seré el que cierre el gobierno", le dijo Trump a Pelosi, una amenaza que preocupa a los republicanos moderados. Además, estos votos, el proyecto de Trump podría detenerse en la Cámara Baja, donde tiene mayoría sólo hasta el 3 de enero.

Los demócratas, en cambio, ofrecen a Trump darle $1,300 millones, pero le exigen que rinda cuentas por otros $1,375 que el Congreso le autorizó para el año fiscal 2018, de los cuales sólo ha utilizado el 6%, unos $109 millones. Eso sí, Schumer demanda un acuerdo bipartidista previo en ambas cámaras y el compromiso de la firma del presidente.


Qué dice la Casa Blanca

El gobierno mantiene el discurso blandido por Trump el martes ante Pelosi y Schumer. “La prioridad para el presidente es asegurar nuestra frontera”, dijo a Univision Noticias Mercedes Schlapp, directora de comunicaciones estratégicas de la Casa Blanca. “Hay muchos demócratas, como el mismo senador Schumer, quien apoyó la ley Secure Fence Act en el 2006, pero ha cambiado su posición”.

Schlapp dijo además que “ hoy día los demócratas quieren una frontera abierta, lo que causa caos y problemas para nuestro sistema migratorio que está a (máxima) capacidad. Estamos en negociaciones con el Congreso y queremos buscar una solución para no tener que cerrar el gobierno, pero necesitamos más fondos para proteger y asegurar nuestra frontera”.

La Ley del Muro de 2006 citada por Schlapp, fue aprobada en octubre de 2006 y promulgada por el expresidente George W. Bush. Entre otras disposiciones, autorizó la construcción de 1,125 millas (1,800 km) de una doble valla en algunas partes de la frontera con México y autorizó fondos para aumentar las contrataciones de agentes de la Patrulla Fronteriza.


Qué dicen los demócratas

Fuentes demócratas del Congreso confirmaron a Univision Noticias la celebración de reuniones a puertas cerradas con republicanos y la Casa Blanca.

“El liderazgo demócrata ha sido claro acerca de las opciones que tienen el apoyo para mantener abierto al gobierno”, dijo una fuente del Senado conocedora de las reuniones que pidió mantener su nombre en reserva.

“Nos apegamos a esas opciones y seguimos esperando una respuesta razonable del presidente”, agregó.

Una respuesta razonable es la aceptación de los $1,300 millones ofrecidos por Schumer y con ello evitar el cierre de una parte del gobierno a partir del 21 de diciembre.

“Si no hay un acuerdo antes del 21, habrá un cierre parcial del gobierno”, agregó la fuente.

A la pregunta sobre un posible acuerdo bipartidista que desafíe el plan de Trump, la fuente dijo que “todavía no hay un acuerdo formal bipartidista para mantener al gobierno abierto, aunque muchos republicanos en el Congreso, incluidos los senadores Ernst y Murkowski, creen que cerrar el gobierno por encima del muro fronterizo de Trump no es una buena idea”.

Una segunda fuente dijo que “las conversaciones siguen”. Y que “si después del 21 no hay un acuerdo, quizás acuerden aprobar una extensión hasta principios del nuevo año y dejar que el nuevo Congreso se encargue de las negociaciones”.


El problema de fondo

Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes cuestionan tanto a republicanos como demócratas, y a la Casa Blanca, por el manejo del tema migratorio y no tener en cuenta a los 11 millones de indocumentados que viven en el país.

, sugiere que tanto el Ejecutivo como el Legislativo debería ser “modernizar y mejorar el sistema de la inmigración legal” y con ello asegurar un descenso de la inmigración indocumentada.

Mario H. López, director ejecutivo del Hispanic Leadership Fund, sugiere que tanto el Ejecutivo como el Legislativo deberían “ modernizar y mejorar el sistema de la inmigración legal” y con ello asegurar un descenso de la inmigración indocumentada.

“Para alguien que quiere venir a Estados Unidos, legalmente, en algunos casos debe esperar entre 7 y 20 años. Y los pocos programas vigentes, tal como la Lotería de Visas o el programa de visas H-2, tienen poca disponibilidad de visados. Tienen que reconocer estos problemas y repararlos, una manera de bajar la inmigración ilegal”, dijo el activista.

Otro de los problemas citados por López es la postura que ha asumido el gobierno de Trump desde que llegó a la Casa Blanca. Según él, Stephen Miller, uno de los principales asesores del presidente en materia de inmigración, “no busca soluciones, sino por el contrario está haciendo todo lo que puede para que no haya un acuerdo. Miller está intentando limitar hasta los niveles de inmigración legal a Estados Unidos”.

Por su parte, Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), cree que el debate sobre el presupuesto que se libra en Washington en estos momentos “no es suficiente para hablar de una reforma migratoria”.

“Sin embargo, hay que darse cuenta que ninguna reforma que satisfaga las necesidades del país se va a poder tratar y aprobar bajo este gobierno”, indicó.

Cabrera precisó que “el muro es político, pero también sabemos que, si le dan a Trump más dinero de lo que ya le han dado, causará más daño de lo que ya hemos visto con su política de ‘tolerancia cero’”.

“Imagínese, si de los $1,300 millones que el Congreso le entregó para el 2018 solo ha utilizado el 6%, ¿cuánto más daño provocará si esta vez le entregan $5,000?”, preguntó.

Fotos: Las barreras naturales donde el muro fronterizo entre EEUU y México no existe

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés