Juez anuncia aprobación de un acuerdo para reconsiderar peticiones de asilo de familias inmigrantes separadas

Un acuerdo premilinar alcanzado con familias que interpusieron tres demandas colectivas obliga al Ejecutivo a darles otra oportunidad a los padres con órdenes de deportación para determinar si existe "miedo creíble" de persecución en sus respectivos países de origen.
10 Oct 2018 – 3:29 AM EDT

Un juez federal de San Diego anunció este martes que emitiría una aprobación preliminar de un acuerdo que daría a algunos de los padres separados en la frontera, bajo la aplicación de la política de 'tolerancia cero', una segunda oportunidad para solicitar asilo en Estados Unidos.

El 13 de septiembre pasado, representantes del gobierno de Donald Trump y abogados de familias afectadas en tres demandas colectivas alcanzaron un acuerdo tras el cual se el ejecutivo se comprometió a reconsiderar cientos de peticiones de asilo de familias que fueron separadas al llegar a la frontera con México.

El juez de San Diego, Dana Sabraw, al calificar de "excelente" el compromiso firmado aseguró que parece que "estamos muy cerca de terminar con esto", en relación con la orden de reunificar a más de 2,000 familias inmigrantes que fueron separadas.

El acuerdo, aún pendiente de una audiencia final en noviembre, establece que se deberá dar otra oportunidad tanto a padres como a menores para que sus peticiones de asilo u otras protecciones contra la deportación sean evaluadas.

Los padres con orden de deportación, bajo libertad condicional o recluidos, tendrán una nueva entrevista ante el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) para determinar si existe "miedo creíble" de persecución en sus respectivos países de origen.

Abogados de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), organismo que interpuso una de las tres demandas, calculan que más de 1,000 familias podrían calificar para esta segunda oportunidad. Las separaciones se llevaron a cabo luego que el gobierno levantara cargos criminales por ingreso ilegal por zonas no autorizadas de la frontera.

El acuerdo también ordena a la la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) a cancelar cualquier orden de presentación o detener cualquier proceso migratorio para que la solicitud de asilo de la familia sea reconsiderada.


Todavía 200 niños siguen separados

A pesar de los avances en el proceso de reagrupación familiar, más de 200 niños siguen separados de sus padres, según se conoció este martes en la audiencia en un tribunal federal de San Diego.

La ACLU refirió dijo que todavía hay algunos desafíos cuando se trata de reunir a los niños con padres deportados, y pidió que el Departamento de Salud y Servicios Humanos se encargue de todas las repatriaciones debido a problemas de comunicación con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

Según el último informe federal, se ha reunificado a 2,296 de los 2,654 niños que fueron separados de sus padres en la frontera.

Del grupo restante, 136 menores continúan bajo cuidado de la Oficina de Reubicación de Refugiados (ORR), 96 de ellos, de padres que ya han sido deportados del país.

Otros 219 niños no serán elegibles para reunificación, ya sea porque los propios padres renunciaron a dicho derecho o en otros casos se detectaron antecedentes criminales por lo que el gobierno considera que se pone en riesgo al menor.

Lee Gelernt, abogado de la ACLU, precisó que del grupo de padres que fue deportado, aún no han podido localizar a diez de ellos, según reportó Efe.


ACLU ha denunciado que la mayoría de los padres deportados firmaron documentos autorizando las deportaciones sin conocer las consecuencias al haberlo hecho, que fueron engañados, y en muchos casos les hicieron firmar órdenes de salida voluntaria y no les explicaron detalladamente lo que eso significaba.

El grupo de derechos civiles alega, además, que los padres deportados solo tuvieron acceso a documentos en inglés, un idioma que desconocen.

Sabraw urgió a ambas partes a acelerar el proceso para que se pueda identificar y conocer si los padres renuncian a la reunificación o piden que el menor les sea trasladado a su país de origen.

Gelernt dijo al juez que han detectado que cuando ICE se encarga de las repatriaciones a Centroamérica no notifica a los padres con anterioridad.

Una investigación de la agencia The Associated Press, basada en cientos de documentos judiciales, registros migratorios y entrevistas tanto en Estados Unidos como en Centroamérica, desveló deficiencias en el sistema que permiten que jueces estatales otorguen la custodia de niños migrantes a familias estadounidenses sin notificar a los padres.

A día de hoy, con cientos de madres y padres deportados a miles de millas de distancia, el riesgo ha crecido de forma exponencial.

ACLU solicitó que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) se encargue de dicho proceso, para evitar estos tropiezos.

Scott Stewart, abogado del Departamento de Justicia (DOJ), aclaró que ICE se encarga de un grupo reducido de traslados y que supervisarán la situación para solventar esos problemas.


📷 Cuando la reunificación no es feliz: esta niña muestra cómo el trauma acompaña a los niños separados en la frontera

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés