null: nullpx

Jueces de inmigración piden ayuda al Senado para cerrar un tribunal por ‘brote generalizado de covid-19’

Información confusa, datos inciertos, falta de limpieza adecuada, ausencia de distanciamiento social y protocolos inadecuados tienen a los jueces de inmigración alarmados por el funcionamiento de un tribunal en el condado York, Pennsylvania. Piden ayuda al Congreso para cerrarlo.
2 Oct 2020 – 04:17 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Alarmados por un “brote generalizado” de infecciones por covid-19 en la cárcel de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en el Condado York, Pennsylvania, el sindicato de jueces de inmigración pidió ayuda al Senado para que intervenga y cierre inmediatamente el tribunal que opera en ese centro para proteger la salud de internos, custodios, empleados y magistrados.

En una carta dirigida a los líderes del Sub Subcomité de Inmigración y Seguridad Fronteriza, perteneciente al Comité Judicial de la Cámara Alta, el presidente de la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración (NAIJ), Ashley Tabbador solicitó la intervención inmediata de ese cuerpo del legislativo para cerrar la corte “debido a un brote generalizado de coronavirus”.

En la misiva, enviada a los senadores John Cornyn (republicano por Texas) y Dick Durbin (demócrata por Illinois), Tabbador dice que el tribunal instalado en la prisión “se ha vuelto inseguro” debido a la propagación del virus entre los internos.

“Un brote de coronavirus resultó en una cuarentena de una gran parte de la instalación y la Oficina Ejecutiva de Casos de Inmigración (Corte de Inmigración -EOIR-), que dirige el tribunal, se ha negado a proporcionar información adecuada o procedimientos de seguridad para proteger la salud y seguridad de los jueces, personal y todas las partes interesadas que participan y apoyan las audiencias a pesar de nuestras repetidas peticiones”, agrega la misiva.

Detalles del tribunal

Tabbador explica que la cárcel de ICE en York se ubica en el interior de la Prisión del Condado del mismo nombre, y que el recinto cuenta con una capacidad máxima de 2,400 camas.

“Hay criminales del condado de York e inmigrantes detenidos en la prisión. La Corte de Inmigración tiene una entrada separada para los miembros del personal”, añade.

La descripción indica que la corte posee tres salas de audiencias y cada una de ellas tiene una entrada separada para el personal de la corte, abogados, testigos y detenidos. “Hay un oficial del condado de York (YCO) que está asignado a cada sala de audiencias. El YCO transporta a los detenidos hacia y desde el tribunal de inmigración y, en general, permanece en la sala del tribunal durante la audiencia”, detalla.

La denuncia indica que al 30 de septiembre había 93 casos de inmigración pendientes en la prisión del condado de York ante el tribunal y que además de escuchar los casos de York, “los jueces de inmigración también realizan audiencias por circuito cerrado de televisión desde otros 6 centros en el condado.

Propagación inevitable

Tabbador precisó en la carta que el personal de la Corte de Inmigración de York incluye tres jueces de inmigración en funciones, un administrador, siete asistentes legales y un abogado asesor.

“Actualmente varios de los asistentes legales están trabajando con un horario rotativo, mientras que algunos, así como el Asesor Fiscal, han estado laborando de forma remota desde sus hogares”.

Antes de la pandemia el personal en la corte generalmente incluiría al demandado (detenido en la prisión del condado de York), abogado del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), el intérprete, el juez de inmigración, el asistente legal, el oficial del condado y, si está representado, al abogado privado del demandado.

A fines de mayo, con la asistencia del actual Juez Jefe Adjunto de Inmigración (ACIJ), los jueces comenzaron a realizar audiencias judiciales a través de sistemas tal como Jabber y Open Voice. “Los encuestados aparecen vía televídeo desde las salas de audiencia, mientras que los abogados, los intérpretes y testigos participan en la audiencia a través de Open Voice”, explica.

Pero indica que en los procesos que se llevan a cabo “muchos de los detenidos que comparecen no están representados”, situación que obliga a que en el tribunal “sigue habiendo intercambio de papeles”, un procedimiento que no ayuda a evitar la propagación del coronavirus.

“Si una persona no representada somete documentos al tribunal, el tribunal acepta esos papeles. Por lo general, los documentos se entregarán al YCO quien luego los entregará al personal de la corte y este, a su vez, aceptará esos documentos y los escaneará en el sistema ECAS. Y el personal de la corte puede tocar otros papeles, archivos o áreas que otros miembros del personal puedan tocar o encontrar. Por tanto, existe una preocupación con respecto a la propagación inadvertida del coronavirus”.

Medidas inapropiadas

El presidente de la NAIJ advierte que el personal de la corte en la prisión de ICE en el condado de York continúa teniendo contacto con oficiales de custodia durante la pandemia y que actualmente “hay un servicio de limpieza en la corte”, pero solo una vez por semana.

La empresa que lleva a cabo las labores de limpieza comenzó a prestar servicios en mayo, dos meses después de establecida la emergencia nacional de salud pública. Tabbador dice en la carta que “creemos que no desinfectan escritorios, ni espacios comunes”.

También denuncia que “las labores de limpieza incluían un servicio de nebulización una vez al mes, pero ese servicio finalizó hace un par de meses”. Y añade que el 31 de agosto “se informó a la Corte de Inmigración de York que había 26 casos positivos de COVID-19 en la prisión del condado de York. Un día después se informó al tribunal de inmigración que el número había aumentado a 46 casos, entre ellos oficiales de custodia.

“El 3 de septiembre se reportó al tribunal que el número de infecciones se había disparado a 169 casos y luego, el 21 de septiembre, el número de casos era de aproximadamente 320 contagios.

Tabbador dijo que “dado el espacio compartido del tribunal con la prisión y el sistema de ventilación compartido, el repentino aumento en el número de casos positivos de COVID-19 es extremadamente alarmante”.

Datos contradictorios

En la misiva el presidente de la NAIJ denuncia además que el personal de la corte del Condado de York “ha recibido información contradictoria sobre casos positivos de covid-19. Por tanto, existe una preocupación genuina de que el personal de la corte de inmigración (incluidos los jueces) no está recibiendo toda la información actualizada”.

“Cabe destacar que uno de los jueces de inmigración fue informado de que uno de los detenidos que estuvo en la sala del tribunal el 25 de agosto al día siguiente dio positivo por coronavirus. Este detenido estuvo en el tribunal durante un período prolongado con la YCO”, indica.

Precisó además que, desde la confirmación de este caso en la sala del tribunal, “no se llevó a cabo una limpieza profunda de la sala” y que las audiencias posteriores “se han realizado a través de teleconferencias “desde esa sala sin una limpieza profunda para garantizar la seguridad de los encuestados o personal que asiste a las audiencias y ocuparon ese espacio durante un período de tiempo prolongado”.

La NAIJ revela además que desde el anuncio del creciente número de casos positivos de COVID-19, “el personal de la corte de inmigración del Condado York no ha oído hablar de ningún esfuerzo por llevar a cabo una limpieza profunda del espacio de oficinas o salas de audiencias”.

“Hay capacidad de teleconferencias desde dentro de la prisión. Se ha utilizado durante otras enfermedades como varicela, paperas y brotes de sarampión. Sin embargo, no ha habido ningún esfuerzo para utilizarlo durante la pandemia de COVID-19”, precisan los jueces.

También relatan que en estos momentos muchos de los detenidos no pueden ser trasladados al tribunal porque permanecen en cuarentena y eso afecta el desarrollo de las audiencias.

Ante esto, piden al Senado que intervenga para cerrar el tribunal y se proceda de inmediato a una limpieza a fondo de las salas, exigir un sistema de aseo por lo medos dos veces al día, mejorar los sistemas de teleconferencia y garantizar un sistema de ventilación con purificadores de aire.

De acuerdo con la base de datos de ICE, al 2 de octubre la cárcel del condado York registra 98 casos positivos de Covid-19. El centro con mayor número de casos es el Steward Detention Center (Georgia) con 354, seguido por el America Farmville (Washington) con 339 casos.

ICE asegura que tiene una población total detenida de 19,791 internos, ha realizado 42,366 pruebas de coronavirus y de ellos 6,271 han resultado positivos (una tasa de positividad de 14.8%).

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés