null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Grabó en video cómo unos 30 vecinos evitaron que la Patrulla Fronteriza lo arrestara. Días después volvieron por él

El centroamericano Alfredo Chumux permaneció rodeado por oficiales migratorios el pasado viernes, pero las quejas de unas 30 personas evitaron que lo pusieran bajo custodia. Sin embargo, los agentes regresaron por él este martes y ahora se encuentra en una cárcel federal.
5 Nov 2019 – 4:02 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- Un inmigrante guatemalteco que había evitado que lo detuvieran cuatro agentes de la Patrulla Fronteriza el viernes pasado debido a una protesta espontánea que realizaron sus vecinos en Lake Elsinore, fue puesto bajo custodia de manera violenta la madrugada de este martes, denunció su esposa.

“Dice que lo golpearon, que lo patearon, que tiene rayada toda la cabeza y no lo quieren llevar al doctor”, afirmó la esposa de Alfredo Chumux en una entrevista telefónica con Univision Noticias. “Cuando me llamó alcancé a escuchar que se burlaban de él: ‘Cálmate, nena, ahorita vas al pozo (celda de castigo) y se te va a quitar todo esto”, agregó ella con preocupación.

La esposa de Chumux, cuya identidad no se revela porque es indocumentada, dijo que su hija de cuatro años, quien nació en este país, quedó afectada emocionalmente por el incidente. “Ella dice que quiere seguir dormida y que quiere despertar hasta que su papá esté en la casa”, expresó con lágrimas.

Jeff Stephenson, supervisor de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) en San Diego, confirmó esta detención, aunque no respondió sobre los alegatos de que fue agredido físicamente.

El oficial negó que los agentes hayan actuado en base a perfil racial y subrayó que tienen la autoridad de interrogar a cualquier persona sobre su estatus migratorio en una zona de 100 millas desde la frontera.

“Los agentes están capacitados para no utilizar la raza o el origen étnico como criterio en la realización de actividades de aplicación de la ley”, señaló Stephenson.

Chumux, un pintor de 34 años, estaba a punto de llegar a su apartamento en Lake Elsinore la tarde del viernes 1 de noviembre cuando notó que dos vehículos de la Patrulla Fronteriza comenzaron a seguirlo de cerca. Contó que bajó la velocidad para dejarlos pasar; en cambio, una camioneta terminó cerrándole el paso.

“¡Abre la ventana!”, le ordenó en español un agente que tocaba el cristal de la puerta con un bastón metálico, según se observa en un video que grabó el centroamericano con su teléfono celular. “¿Tienes permiso?”, le pregunta Chumux. “Enséñanos si tú tienes documentos”, le respondió el oficial.

En otra parte de la grabación, el hermano de Chumux, quien iba en el asiento del pasajero, se comunica con un familiar por teléfono para decirle lo que estaba pasando. “Ya nos cayó migración”, le avisa mientras los agentes federales les seguían pidiendo que abrieran las puertas o bajaran las ventanas.

La versión de la Patrulla Fronteriza

El guatemalteco relató a este medio la noche del lunes, unas horas antes de que lo arrestaran saliendo de su vivienda, que él y su hermano pasaron alrededor de una hora encerrados y con el motor apagado, por pedido de los oficiales. Ese día la temperatura máxima fue de 84 grados Fahrenheit.

“Yo ya no aguantaba el calor. Pero mi esposa me decía: ‘No vayas a abrir el carro’”, contó Chumux.

“Sentí miedo, mi hermano estaba temblando de miedo. Lo primero en lo que pensé fue en mi esposa y en mi hija. Porque no tendrá suficiente dinero para pagar la renta, la comida, los biles (cuentas). Me puse a llorar, soy hombre, pero los hombres también lloramos”, dijo el migrante.

Stephenson, el supervisor de la CBP en San Diego, señaló en un comunicado enviado a esta redacción que oficiales de la estación Newton-Azrak en Murrieta realizaban operaciones de patrulla de rutina a lo largo de la carretera 15 cuando comenzaron a seguir la camioneta de Chumux.

El funcionario indicó que se trata de una “ruta importante de contrabando” de personas y droga desde la frontera y hacia el interior del país.

“Durante su patrullaje ese día, los agentes del sector San Diego encontraron un vehículo sospechoso y mientras realizaban las comprobaciones de registros, el conductor se detuvo espontáneamente en un vecindario cercano”, describe el supervisor.

“Los agentes se acercaron al conductor y al pasajero, quienes se negaron a hablar con los agentes”, menciona el comunicado. “Usando sus teléfonos celulares, los sujetos llamaron a asociados del vecindario que se habían reunido alrededor del vehículo detenido”, agrega.

Después de tomar información sobre Chumux, los uniformados decidieron retirarse de la escena, dijo el oficial.

Para justificar sus acciones, la estación Newton-Azrak de la CBP indicó que durante el año fiscal 2019 arrestó a 272 extranjeros indocumentados y confiscó unas 1,900 libras de drogas.


“Es una injusticia”, dice su esposa

Activistas dudan que Chumux era un objetivo de la Patrulla Fronteriza y aseguran que en los últimos meses la agencia ha intensificado sus recorridos en esa zona. Creen que la detención del guatemalteco se realizó en “venganza” porque no pudieron arrestarlo el viernes.

Videos muestran que alrededor de 30 personas salieron a protestar contra los oficiales que rodearon la camioneta amarilla del centroamericano. “Ya no los queremos aquí. Váyanse”, les gritaron cuando estos se suben a sus vehículos para irse del lugar.

Chumux salió de su camioneta bañado en sudor y varias personas lo acompañaron hasta la entrada de su apartamento. Algunos se quedaron con él un tiempo, temiendo que los uniformados regresaran.

“Cuando estaba en mi casa sentí alegría por abrazar a mi hija; sentí algo en el pecho, como si tuviera algo atorado en la garganta”, describió.

Al día siguiente no fue a trabajar temiendo que lo volvieran a buscar y dice que su esposa lloró toda la noche del viernes por la preocupación. “Me quedó un miedo. Todavía veo sus caras cuando me hablaban y me da tristeza, porque pienso mucho en mi familia”, contó la noche del lunes.

Este hombre emigró de Guatemala de 2004 buscando un futuro mejor. En su país era campesino y estudió hasta el tercer grado. Tenía 16 años cuando llegó a Estados Unidos con la idea de trabajar para mantener a su familia. Pero en 2011 se metió en problemas: robó una tarjeta telefónica y dos discos compactos en una tienda en Murrieta, según contó. Lo detuvo la Policía y terminó bajo custodia federal. Al poco tiempo lo deportaron.

A finales de 2011 él volvió a cruzar ilegalmente a EEUU y hasta el momento -dice él- ha sido una persona ejemplar. “Desde que regresé no he cometido ningún error: no tengo multas, delitos, nada”, afirmó.

La madrugada de este martes, cuando su esposa regresó del trabajo, los dos conversaron en la sala de su apartamento sobre la posibilidad de que los agentes migratorios trataran de detenerlo. “Como a la 1 de la mañana le dije: ‘Yo sé que te van a arrestar, porque te van a seguir, es como si te burlaste de ellos’. Él me dijo: ‘No te preocupes’”, comentó la mujer de Chumux.

Cinco horas después se cumplió su mal presentimiento. El guatemalteco salió de su vivienda para recoger una carta de recomendación que ayudaría en el caso migratorio de un familiar. “Es una injusticia”, dice su esposa.

En fotos: el paso a paso de una detención de ICE en el estado con más indocumentados de EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés