null: nullpx

Firmé una salida voluntaria y me quedé, ¿me andan buscando para deportarme? Respondemos tus preguntas de inmigración

Abogados recuerdan que cada caso inmigratorio es único. Y ante cualquier duda, busque de inmediato asesoría legal antes de iniciar cualquier tipo de gestión con el gobierno.
28 Nov 2016 – 2:35 PM EST

La amenaza de deportaciones masivas lanzada por el presidente electo Donald Trump durante la campaña, tiene en vilo a miles de inmigrantes con y sin papeles en Estados Unidos. Después de la elección solo ha dicho que expulsará hasta tres millones de extranjeros con antecedentes criminales, y que el resto deberá esperar hasta asegurar la frontera. Pero, ¿qué sucederá con los que tienen una orden de deportación y no tienen delitos? Mientras se van conociendo más detalles, seguimos respondiendo las preguntas que nos envían a la redacción de Univision Noticias. Puedes mandarnos la tuya a: jcancino@univision.net.


Firmé una salida voluntaria y no me fui, ¿me andan buscando?

La usuaria identificada con el nombre de Liliana pregunta qué pasa con las personas que no tuvieron dinero para pagarle a un abogado, firmaron una salida voluntaria pero no se fueron. “¿Me andan buscando para deportarme?”, nos pregunta.

Respuesta: Para esta pregunta “puede haber varias respuestas” dependiendo del estatus de Liliana, según explica el abogado de inmigración Ezequiel Hernández, un colaborador frecuente del Noticiero Univision y de Univision Noticias que ejerce en Phoenix, Arizona.

1. Si el indocumentado que firmó la salida voluntaria y está casado con un ciudadano, éste puede pedir su ajuste de estatus (la residencia). Si el cónyuge indocumentado entró sin visa, puede gestionar un Perdón Provisional 601-A para hacer el trámite consular en su país de origen y luego volver con una visa y esperar la residencia legal permanente. Si el cónyugue entró con visa, no deberá salir del país.

2. Si está casado con un residente legal permanente, el cónyuge puede pedirlo dependiendo de cuándo contrajo matrimonio. Si ya hizo las gestiones para el ajuste de estatus como residente legal permanente y le avisaron que su visa está disponible, puede entonces pedir un perdón provisional 601-A para salir y hacer el trámite consular.


En cuanto a si la andan buscando para deportarla, Hernández recordó la lista de prioridades de deportación del 20 de noviembre de 2014.

Prioridad 1: Quienes sean considerados una amenaza a la seguridad nacional, de la frontera o pública (terroristas, personas involucradas en espionaje, criminales, pandilleros, entre otros).

Prioridad 2: Personas con historial extenso de violaciones de inmigración, quienes hayan cruzado la frontera recientemente (después del 1 de enero de 2014).

Prioridad 3: Personas con DUI, cargos por violencia doméstica, explotación sexual, robo y cualquier delito que tenga más de 90 días como penalidad de cárcel.

Prioridad 4: Inmigrantes con una orden final de deportación en o después del 1 de enero de 2014.

“Hay que revisar el expediente y averiguar cuándo fue emitida o firmada la orden de deportación”, dijo Hernández, un consejo que se extiende para todos los casos. “Tiene que buscar un abogado para que revise el expediente y le aconseje el mejor camino a seguir”, agregó.


Mi residencia está atascada en las oficinas de inmigración

A Rosalía se la comen los nervios. Entró a Estados Unidos con visa y está casada con un ciudadano estadounidense que le pidió su residencia. “En julio me citaron para que me tomaran las huellas digitales y en septiembre me llegó el permiso de trabajo. Pero desde entonces no me ha llegado nada más. Mi abogado me dijo que la oficina de inmigración estaba saturada de citas. Pero estoy nerviosa con todo lo que está pasando y tengo miedo de que llegue el señor Trump a la presidencia y yo me quede en el limbo o sin la posibilidad de arreglar mis papeles. Me siento desesperada”.

Respuesta: Todo indica que “no debería preocuparse”, según Hernández. En los últimos meses, la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración ha visto un aumento de solicitud de servicios que sobrepasó su capacidad de respuesta. Si ya le tomaron las huellas, el caso está caminando. Y si le enviaron el permiso de trabajo, significa que la residencia ya viene en camino. “Solo hay que tener paciencia y entender que hay algunas demoras”.


Los casos más difíciles son aquellos que el presidente electo ha mencionado durante la campaña y que se verán afectados cuando llegue a la presidencia: los inmigrantes indocumentados con antecedentes criminales y los inmigrantes indocumentados cuyas visas expiraron.

El 13 de noviembre, sin embargo, Trump mencionó en declaraciones a la cadena CBS que deportará solo a aquellos extranjeros sin autorización que tienen crímenes, estimando que se trataba de dos o tres millones. Del resto, dijo que los vería una vez asegure la frontera.

Abogados y activistas que defienden los derechos de los inmigrantes y que fueron consultados por Univision Noticias, reiteraron que no se puede anticipar lo que hará el presidente electo. Cualquier decisión apresurada “puede hacer que las personas pierdan sus derechos de permanencia en Estados Unidos”.

Más contenido de tu interés