null: nullpx

Gobierno publica regla final de nuevo reglamento de visas H-1B (para profesionales extranjeros)

La nueva regla, que entra en vigor el 8 de marzo, elimina el actual sistema de lotería para distribuir la cuota anual de 85,000 cupos y lo reemplaza por otro basado en salarios.
9 Ene 2021 – 03:57 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Once días antes de la toma de posesión del nuevo gobierno presidido por el demócrata Joe Biden, el servicio de inmigración publicó el jueves la regla final del programa de visas H-1B (para profesionales extranjeros), en el marco de la política migratoria de tolerancia cero de ‘Donald Trump’.

La norma fue anunciada por primera vez el 6 de octubre del año pasado. Cuatro meses antes, la Casa Blanca había advertido que restringirá la entrada al país de trabajadores extranjeros, un golpe directo dirigido a limitar la inmigración legal al país.

El objetivo del gobierno es cambiar la manera en que se distribuye la cuota anual de 85,000 visas entre aquellos profesionales extranjeros que más ganan. Otro de los cambios es la creación de una base de datos biométrico para un mayor control de trabajadores foráneos.

La cuota anual autorizada por el congreso incluye 20,000 cupos para extranjeros graduados con un título de maestría en una universidad estadounidense.

La regla final

La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) explicó que la regla final “modificará” el proceso de selección de la cantidad máxima reglamentaria de visas H-1B, “enmendará” los procedimientos actuales de lotería que se utiliza para asignar la cuota y “priorizará” los salarios para proteger los intereses económicos de los trabajadores estadounidenses.

La agencia reiteró que la regla final también “asegurará de menor manera que los trabajadores extranjeros más cualificados se beneficien del programa de empleo temporal”.

“El programa de visas temporales H-1B ha sido explotado y abusado por empleadores que buscan principalmente cubrir puestos de nivel básico y reducir los costos generales de la empresa”, dijo Joseph Edlow, subdirector de Políticas de USCIS. “El actual proceso de selección aleatoria hace que sea difícil para las empresas planificar su contratación, no aprovecha el programa para competir por la mejor y más brillante fuerza laboral internacional, y ha dado lugar predominante a la afluencia anual de mano de obra extranjera que ocupa puestos de bajos salarios a expensas de los trabajadores estadounidenses”, agregó.

La norma final, que entrará en vigor el 8 de marzo, 60 días después de la publicación en el Registro Federal (diario oficial estadounidense).

Demanda pendiente

En octubre un grupo de firmas consultoras de la industria de alta tecnología impugnó la norma ante una corte de distrito de Nueva Jersey. Los demandantes, encabezados por la empresa ITServe Alliance, un grupo comercial que representa a empresas de información, alegaron que el gobierno infló los requisitos de salario mínimo y utilizó datos “defectuosos” para establecer nuevos rangos de salarios.

La demanda argumentó además que el Departamento de Trabajo (DOL) utilizó “atajos” al emitir la regla de emergencia en lugar de llevar a cabo un análisis completo de su impacto en los trabajadores y la economía”, de acuerdo con un reporte del diario The Wall Street Journal.

La subida del salario mínimo a los trabajadores H-1B tiene como objetivo endurecer los requisitos del programa y restringir la elegibilidad para una visa H-1B, dicen abogados consultados por Univision Noticias.

“Están haciéndole más difícil la vida a los trabajadores extranjeros en Estados Unidos”, dice Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles (California). “La única razón que dan es que están tratando de proteger al empleado aquí en nuestro país a costa de complicarle el proceso a los profesionales extranjeros, muchos de ellos graduados en universidades estadounidenses”.

Gálvez dijo además que “al gobierno se le olvida el aporte de los trabajadores extranjeros” y que la nueva norma “no solo afecta al programa, sino que daña la economía nacional, sobre todo en estos tiempos de pandemia”.

Segunda demanda

En una segunda demanda, un grupo integrado por abogados y organizaciones, entre ellas universidades y empresas, pidieron a un tribunal de distrito en Washington DC que deje sin efecto el nuevo reglamento.

Los demandantes alegan que la norma fue mal redactada, que el gobierno infló datos para justificar los cambios, además de ser una regla activada de manera incorrecta y se trata de una política arbitraria, incorrecta e irracional.

El grupo de demandantes incluye instituciones educativas de alto nivel, organizaciones sin fines de lucro y empresas representadas por abogados de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA).

“Fue mal redactada y emitida incorrectamente, no cumplió con las normas de procedimiento para la elaboración de reglas y es sustancialmente arbitrario, incorrecto e irracional”, dijo Jesse Bless, Director de Litigios Federales de AILA. “Por sí solo, el fracaso del gobierno en proporcionar el aviso adecuado y la oportunidad de comentar antes de realizar cambios tan drásticos requiere un alivio inmediato para los demandantes”, agregó.

Más justificaciones

El Departamento de Trabajo (DOL) dijo a finales del año pasado que los cambios sugeridos por el gobierno “ayudará a proteger los salarios y las oportunidades laborales de los trabajadores estadounidenses mediante la reforma de la metodología de salario prevaleciente utilizada por el ministerio en varios programas de trabajadores extranjeros”, siendo ellos las visas H-1B, H1B1 y E-3.

El ministerio dijo además que, las modificaciones ampliarán las oportunidades para los trabajadores estadounidenses, “que se han visto agravados por los efectos recientes de la emergencia de salud pública del coronavirus en el mercado laboral y requieren una acción correctiva inmediata”.

Los demandantes aseguran que la pandemia está siendo utilizada por el gobierno como pretexto para empujar los cambios en el marco de la política migratoria de Trump.

Regla imprecisa

La nueva regla “revisará la definición de lo que se considera una ‘ocupación especializada’ de visa H-1B y la definición de una relación ‘empleador-empleado’ dentro del programa", dijo en octubre Stephen Yale-Loeher, profesor de la práctica de inmigración de la escuela de leyes de la Universidad de Cornell, Nueva York. “También aumentará los requisitos salariales para los titulares de visas H-1B”.

Yale-Loehr dice además que “el presidente Trump ha apuntado al programa de visas H-1B desde que fue electo” y que la USCIS “ha interpretado las regulaciones existentes de manera mucho más estricta, lo que dificulta que los empleadores estadounidenses traigan a profesionales extranjeros temporales necesarios para sus industrias”.

Expertos también advierten que el gobierno está utilizando la pandemia para desarrollar su política de tolerancia cero, enfocada en la inmigración legal.

Los cambios ya comenzaron

Los cambios al programa de visas H-1B no se registrarán en el futuro inmediato, sino que comenzaron hace un par de meses, mucho antes del anuncio de la Casa Blanca, dice Yale-Loehr. “La tasa de denegación de solicitudes H-1B aumentó del 6% en el año fiscal 2015 al 30% en el primer trimestre del año fiscal 2020 para las nuevas peticiones”, añadió, citando un análisis de la Fundación Nacional para la Política Estadounidense (National Foundation for American Policy).

“Las regulaciones actuales de H-1B ya requieren que los empleadores demuestren que pagarán el salario actual o prevaleciente más alto para trabajadores estadounidenses en situación similar. Por lo tanto, es difícil saber qué más puede hacer la nueva regla”, indicó.

Yale-Loehr también dijo que “la regla propuesta por el gobierno se basa en la preservación de puestos de trabajo para los trabajadores estadounidenses. Sin embargo, la nueva norma no comprende que muchos trabajadores no inmigrantes, especialmente los trabajadores extranjeros altamente calificados, ayudan al crecimiento de la economía”.

“Por ejemplo, un estudio encontró que cada trabajador H-1B crea alrededor de cinco puestos de trabajo para los trabajadores estadounidenses en el sector tecnológico”, precisó.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:InmigraciónVisasDonald Trump

Más contenido de tu interés