El servicio de inmigración anuncia que acelerará las respuestas a casos de asilo pendientes

La USCIS anuncia que invertirá el proceso y comenzará a procesar primero las solicitudes recientemente presentadas en un esfuerzo, dice, para detener los retrasos. Los casos que no sean aprobados serán colocados en deportación expedita.

Las personas que pidieron una solicitud asilo recientemente y pensaron que sus casos iban a ser atendidos en un plazo de dos o tres años, tendrán que hacer cambio de planes porque el gobierno ordenó acelerar los procesos.

La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) anunció este miércoles que "programará las entrevistas de asilo para las solicitudes recientes antes que las solicitudes presentadas anteriormente".

Esto afecta principalmente a casos de asilo de venezolanos, la nacionalidad que ha experimentado una explosión de solicitudes en el último año, conviertiéndose en los primeros de la lista.

La agencia dijo que el cambio obedece a un “esfuerzo para detener el aumento de los retrasos de la agencia en casos de asilo”, que al 21 de enero acumulan 311,000 solicitudes, un incremento del 1,750% en los últimos cinco años.

La USCIS califica la acumulación de casos de “crítico”, un problema que, además, “aumenta la vulnerabilidad del sistema de asilo al fraude y el abuso”.

Los casos que no sean aprobados serán colocados en procedimientos de deportación expedita.

El 25 de enero del año pasado el presidente Donald Trump firmó dos órdenes ejecutivas, una sobre el muro en la frontera con México y otra sobre las ciudades santuario, en las que ordenó poner fin a los abusos de las disposiciones relativas a la política conocida como ‘catch and release’ (atrapa y suelta) y asilo, que según la Casa Blanca se usan para que inmigrantes susceptibles de ser deportados permanezcan en el país.

El mandatario también instó al Departamento de Seguridad Nacional (DHS), bajo cuyo mando opera la USCIS, promulgar las normas oportunas para asegurar que los procesos de asilo y de determinación de miedo creíble se lleven a cabo “de modo consistente con el lenguaje preciso de estas disposiciones”.

Cuáles son los cambios

La USCIS dijo que para atender este problema, seguirá las siguientes prioridades:


  1. Solicitudes que fueron programadas para una entrevista, pero la entrevista tuvo que ser reprogramada a solicitud del solicitante o por necesidad de USCIS;
  2. Solicitudes en trámite por 21 días o menos desde que fueron presentadas; y
  3. Todas las demás solicitudes en trámite, comenzando con las solicitudes más nuevas y trabajando en orden retrospectivo hacia solicitudes más antiguas.

La agencia dijo además que el Boletín de Asilo Afirmativo “ha sido descontinuado”.
El asilo afirmativo es un tipo de proceso de asilo y está disponible para las personas que solicitan la protección del gobierno de Estados Unidos y no se encuentran en proceso de deportación.

“Las demoras en el procesamiento oportuno de solicitudes de asilo va en detrimento de los solicitantes de asilo legítimos”, dijo L. Francis Cissna, director de la USCIS. “Los retrasos prolongados pueden explotarse y ser utilizados para socavar la seguridad nacional y la integridad del sistema de asilo”, agregó.

Miles serán perjudicados

El cambio anunciado por la USCIS podría afectar el debido proceso de miles de inmigrantes que recientemente han pedido asilo en Estados Unidos, “principalmente niños no acompañados que huyen de Centroamérica para salvar sus vidas”, dice Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Angeles, California.

Gálvez dijo además que “existe una directiva que se le dio a todos los jueces que cualquier caso tramitado este año, debe ser resuelto en 365 días. Esto significa procedimientos acelerados de deportación”.

“El problema es que muchos jueces piensan que no lo van a poder lograrlo porque logísticamente no hay suficientes magistrados, no hay personal para poder atender la totalidad de los casos acumulados y brindarles el tiempo adecuado dentro del debido proceso”, indicó.

En octubre del año pasado Trump envió al Congreso una larga lista de propuestas, entre las que incluyó acelerar los procesos de asilo de los niños solos que llegan a la frontera.

La Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración (AILA), advirtió en esa ocasión que la idea del presidente “amenaza la integridad del sistema de justicia de inmigración, la independencia del poder judicial y los derechos de los clientes de los abogados de la asociación”.

“Una mala señal”

Gálvez dijo que con estos cambios anunciados por la USCIS “Trump quiere buscar una excusa para categorizar todos los casos de asilo como fraude. Y en vez de decir que le darán el beneficio de la duda, arranca con lo negativo manchar a la comunidad inmigrante que pide asilo”.

“Esto no es una buena señal respecto de las intenciones del gobierno”, indicó. “Recordemos que recientemente anunció que estaba revisando más de 315,000 ciudadanías para ver si hubo fraude. Y para ello crearon una oficina que revisa solicitudes aprobadas. Lo malo de todo esto es que no sabemos qué tan imparcial son las conclusiones de estas investigaciones”.

Consultado si la nueva política afectará a quienes piden asilo y reciben un permiso de trabajo mientras sus solicitudes son vistas por los jueces de inmigración, y que en algunos casos las audiencias tardan dos o tres años debido a las demoras, Gálvez dijo que “en el último año por lo menos en el 50% de los casos los permisos de trabajo no fueron autorizados. Pero si, habrá mucha gente que se verá afectada a partir de ahora”.

“Están acelerando los procesos para que los jueces den una decisión lo antes posible. Si el fallo ocurre antes de 180 días de la fecha en que es presentada la petición de asilo, la persona no califica para un permiso de trabajo”, explicó José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida.

La USCIS dijo que el cambio de normas “permitirá identificar de manera más rápida las peticiones de asilo frívolas, fraudulentas y que no son meritorias de ninguna otra forma, y coloque a dichas personas en proceso de deportación” de Estados Unidos.