null: nullpx

El gobierno de Trump habilitará base militar de Oklahoma para albergar a menores migrantes

La instalación militar no es la primera vez que sirve parta este propósito. Ya en 2014, durante el gobierno de Barack Obama, fue utilizada como refugio temporal de emergencia para menores no acompañados.
12 Jun 2019 – 12:24 PM EDT

El gobierno de Donald Trump decidió utilizar una base militar de Oklahoma como el lugar para crear un nuevo refugio temporal para albergar a niños migrantes no acompañados (UAC) aprehendidos en la frontera con México, que en lo que va del año fiscal se ha incrementado en un 74% comparado con el año pasado.

La Casa Blanca también sopesa utilizar un puerto aduanal ubicado en el sur de Nuevo México como una opción adicional debido a que las instalaciones existentes están a su máxima capacidad.

La Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR), una dependencia del Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHR) dijo que el gobierno enfrenta un incremento drástico en el número de menores que cruzan la frontera sin compañía de sus padres.

Datos oficiales muestran que en lo que va del año fiscal se han remitido casi 41.000 menores a la ORR, lo que representaría un incremento de casi 57% respecto al mismo periodo del año pasado.

Los migrantes menores cuando son detenidos en la frontera por la Patrulla Fronteriza, son enviados en un plazo de 72 horas al cuidado del HHS. Aquellos que viajan solos y no tienen familiares en Estados Unidos, son entregados al cuidado del ORR.


El cuartel elegido

La instalación militar elegida por el gobierno es el Fuerte Still ubicado en las cercanías de Lawton, Oklahoma. Según los planes del ejecutivo el nuevo centro podría albergar a unos 1,400 menores.

La instalación militar no es la primera vez que sirve parta este propósito. Ya en 2014, durante el gobierno de Barack Obama, fue utilizada como refugio temporal de emergencia para menores no acompañados.

La crisis migratoria y humanitaria en la frontera fue reconocida por primera vez por el gobierno federal estadounidense en junio de 2014, más de un año después de haber sido advertida por la ONU luego de un informe entregado por investigadores de la Universidad de California.

Cuando Obama habló de la crisis, la Patrulla Fronteriza había detenido, en lo que iba del año fiscal 2014 poco más de 42,000 menores no acompañados y un número similar de unidades familiares.


No será el único

Fuerte Still no será el único centro que entrará en operaciones. La semana pasada el gobierno anunció que en Carrizo Springs, Texas, habrá otro centro que podría recibir a hasta 1,600 jóvenes.

En la selección se descartaron bases militares en Montana y Georgia. Sin embargo, las autoridades también sopesan la posibilidad de crear un albergue de emergencia en el puerto de entrada de Santa Teresa, Nuevo México, que podría recibir a menores en caso de que se necesitaran más camas de forma urgente, reporta The Associated Press.

La creación de nuevos centros forma parte de la política de tolerancia cero del gobierno de Trump implementada en la frontera.

Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes reiteraron que el gobierno viola leyes y reglamentos vigentes que protegen los derechos de los menores.

Una ley de 2008 sobre tráfico humano impide sus deportaciones inmediatas y ordena que sea un juez de inmigración quien decida sus futuros en Estados Unidos. Otro acuerdo judicial de 1997 prohíbe al gobierno privarlos de libertad y un tercero garantiza que después de seis meses encerrados y no procesados pueden solicitar una audiencia de fianza.

El gobierno, sin embargo, considera estas regulaciones como “vacíos legales” que alimentan la llegada de extranjeros ilegales en busca de asilo a la frontera y para ello utilizan niños para conseguir entrar al país.

Aguantar o volver: las condiciones infrahumanas que soportan los migrantes en el refugio colapsado de Tijuana (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés