null: nullpx

El DHS refuta informe que cuestiona los nombramientos de los secretarios Wolf y Cuccinelli

La oficina legal del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ataca las conclusiones de un informe que cuestiona la legalidad de los nombramientos de los directores del ministerio que, entre otras funciones, ejecuta la política migratoria de 'tolerancia cero' de Donald Trump.
18 Ago 2020 – 12:09 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Como un producto “descaradamente partidista emitido por una agencia no partidista”. Así respondió el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) al reporte de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO) publicado el viernes de la semana pasada, que calificó de “inválidos” los nombramientos tanto del secretario en funciones como del subsecretario interino de ese ministerio, Chad Wolf y Kenneth Cuccinelli, respectivamente.

La GAO, brazo de investigación independiente del Congreso, concluyó que tras la renuncia de la secretaria Kirstjen Nielsen en abril de 2019 se produjo una sucesión indebida, cuando se nombró a Kevin McAleenan para reemplazarla en el puesto. Y agrego McAleenan luego alteró el orden de sucesión para que otros funcionarios lo sucedieran después de su renuncia al cargo.

Pero tras analizar el informe, la Oficina del Asesor Jurídico (OGC) del DHS dijo que se trataba de una “opinión legal infundada” y escribió una carta de ocho páginas que envió el lunes a la GAO exigiendo “rescindir” inmediatamente el documento porque las conclusiones son “fundamentalmente erróneas”.

Que dice la carta

Según la OGC, las conclusiones a las que llegó la GAO tras revisar los nombramientos a petición del Congreso son “problemáticas”. Pero en vez de aclarar el señalamiento hecho por la oficina que revisó el caso, cuestiona el hecho que se haya dado a conocer “apenas 80 días antes de las elecciones presidenciales” y 274 días después “de que los demócratas del Congreso le pidieran a la GAO que investigara el tema”.

También advierte que, citando a personal de la GAO, “el informe fue preparado por un miembro del personal subalterno” de esa agencia “que anteriormente trabajó en una campaña demócrata y en el Comité de Dirección y Alcance Democrático del Senado”, un brazo del liderazgo demócrata de la Cámara Alta.

Según la oficina legal del DHS, los nombramientos, tanto de Wolf como de Cuccinelli fueron hechos de manera debida luego que la ley constitutiva del DHS fuera “enmendada de manera legal y sin ambigüedades por la exsecretaria Nielsen y el ex secretario interino McAleenan en un memorando interno de la agencia”.

“La designación de McAleenan como sucesor de la entonces secretaria Nielsen fue posteriormente confirmada por sus acciones y declaraciones oficiales, incluso en su mensaje de despedida y su acto de jurar a McAleenan como su sucesor”, añade.

Que dijo la GAO

Según la GAO, los máximos cargos a ser desempeñados en el ministerio deben regirse de acuerdo con la ley de constitución del DHS (Homeland Security Act of 2002 -HSA-), que proporciona una vía para que un secretario o un subsecretario asuma el puesto “de conformidad con la designación de un nuevo orden de sucesión”.

Indica además que “el secretario McAleenan asumió el puesto de secretario interino tras la renuncia de la secretaria Nielsen, pero los términos expresados en la designación existente requirieron que otro funcionario asumiera ese título” y McAleenan “no tenía la autoridad para enmendar la designación existente del secretario”, precisa.

En consecuencia, apunta, los nombramientos de Wolf y Cuccinelli fueron hechos de forma indebida.

El DHS no cede

En la misiva el DHS asegura que “a pesar del hecho obvio de que la agencia tiene derecho a interpretar sus propios memorandos internos, la GAO lo rechazó indebidamente”. Y acusa a la oficina de revisión de haber “decidido que su interpretación debería desplazar a la de todos los demás en el DHS, incluidos tanto el director como el abogado principal del departamento".

Ante esto, indica, la autoridad de la GAO para opinar sobre el asunto es legalmente sospechosa.

El DHS señala además que el informe de la “se niega a basarse en pruebas clave” y sugiere que las conclusiones estarían motivando influenciar en la opinión pública en una época de elecciones.

Reitera además que las conclusiones de la GAO son “partidistas” e “inexactas” y que, tras su lectura, el público queda con la sensación de que algo está sucediendo en el pantano”, una frase recurrente utilizada por la campaña del presidente Donald Trump.

Dictamen de marzo

En marzo una corte de distrito de Washington DC dictaminó que el nombramiento de Cuccinelli como director de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), puesto que ocupó en junio del año pasado nombrado por el presidente Donald Trump, violó la ley porque debió haber sido ratificado por el Senado, tal y como sucedió con su antecesor.

En el dictamen, el juez Randolph D. Moss concluyó que Cuccinelli, exgobernador de Virginia y uno de los firmes defensores de la política migratoria de tolerancia cero del presidente, “no fue legalmente designado para servir como Director Interino de USCIS”.

En consecuencia, dijo el juez, las medidas y cambios ordenados por Cuccinelli mientras fungió el cargo, “deben dejarse de lado”, entre ellas las determinaciones negativas de miedo creíble y el programa de deportaciones aceleradas.

La corte halló que en el nombramiento de Cuccinelli no hubo una verificación apropiada ni una promoción juiciosa. El tribunal indicó, además, que los eventos relevantes comenzaron el 1 de junio de 2019 cuando Lee Francis Cissna, entonces director de la USCIS confirmado por el Senado, renunció y, como lo prescribe la Ley de Reforma Federal de Vacantes de 1998 (FVRA), el director adjunto, Mark Koumans, asumió automáticamente el cargo de director interino.

Presión del Senado

El mismo día de la publicación del informe de la GAO, el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York), dijo que tanto Wolf como Cuccinelli deben “renunciar inmediatamente” porque sus nombramientos fueron “ilegales”.

A su vez, Shumer dijo que el Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (IGDHS) “debe iniciar una revisión legal de arriba a abajo de cada decisión tomada por ambos funcionarios durante sus mandatos e informar sus hallazgos al público y al Congreso".

En noviembre del año pasado los comités de Supervisión y de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes cuestionaron la legalidad de los nombramientos en el DHS y solicitaron a la GAO que lleve a cabo una "revisión” de los procesos.

Los presidentes de ambos comités apoyaron en ese momento sus afirmaciones con nuevos documentos que evidenciaron que el gobierno pudo haber violado las reglas de sucesión cuando colocó a McAleenan en la siguiente fila después de que Nielsen fuera despedida en abril del año pasado por Trump, simplemente porque no cambió las normas para ajustarlas a los requerimientos del ejecutivo, según un reporte de Rock Call.

El hecho de que Nielsen no enmendara adecuadamente las reglas del DHS antes de abandonar el gobierno hizo que el nombramiento de McAleenan fuera indebido desde un principio, determinaron los presidentes de los comités de la Cámara Baja.

Nielsen, de 46 años, dirigió el plan de Trump plan para construir un muro y la polémica separación forzada de niños migrantes de sus familias en la frontera con México.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés