null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Corte Suprema falla a favor de inmigrantes con procesos de deportación mal planteados

En una decisión 6-3, el máximo tribunal de justicia falló que los avisos, citatorios o Notificaciones de Comparecencia (NTA) incompletas o con información errónea no son válidos. La decisión beneficia a cientos, quizás miles de inmigrantes con o sin papeles en Estados Unidos.
29 Abr 2021 – 12:08 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

La Corte Suprema de Justicia dictaminó este jueves que los avisos o Notificaciones de Comparecencia (NTA) incompletas o con información errónea, no son válidos y no detienen el reloj de presencia continua en Estados Unidos. El dictamen favorece a cientos, quizás miles de indocumentados que enfrentan un proceso de deportación de Estados Unidos.

En una decisión 6-3, el máximo tribunal de justicia resolvió que las NTA no pueden llegar incompletas a un tribunal y con ello activar un proceso de deportación.

En muchos casos cuando el extranjero indocumentado recibe uno de estos documentos, automáticamente se corta o suspende el reloj que mide el tiempo de permanencia ilegal en el país, impidiendo que el afectado en ciertos casos reclame la residencia legal permanente por llevar más de 10 años sin papeles en Estados Unidos y su deportación causaría un sufrimiento extremo a un familiar inmediato.

Una gran victoria

“Sin lugar a dudas se trata de una gran victoria para los inmigrantes. Nuevamente se abre una puerta para aquellos que hayan entrado a Estados Unidos y le proporcionan documento (NTA) que no tiene ni fecha, ni hora para que se presente ante un tribunal de inmigración”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami (Florida).

“Como el documento es defectuoso, no detiene el tiempo de permanencia acumulada para, en ciertos casos, demostrar que lleva más de 10 años ininterrumpidos y aplicar por la green card por razones humanitarias”, agregó.

Guerrero dijo además que “las personas que hayan recibido una orden de deportación y la NTA es incompleta, se les aconseja ver inmediatamente a un abogado para que revisen nuevamente su caso”.

“Si el documento original está incompleto, aunque el gobierno envíe al tribunal otros documentos, no puede avanzar el proceso de deportación”, precisó Guerrero.

El caso Niz-Chávez

El caso visto por la Corte Suprema corresponde al del inmigrante de origen guatemalteco Agusto Niz-Chávez, quien entró indocumentado a Estados Unidos en 2005.

Ocho años más tarde, el 26 de marzo de 2013, Niz-Chávez recibió una NTA para comparecer ante un juez de inmigración en una fecha y hora que se determinaría posteriormente.

Dos meses más tarde, el inmigran recibió un aviso de audiencia en un proceso de deportación. La audiencia se celebró el 25 de junio de 2013. Durante el proceso, Niz-Chávez declaró su intención de solicitar la suspensión de la deportación en virtud de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) y la reparación en virtud de la Convención contra la Tortura, explica el sitio Oyez.org.

Tras una audiencia sobre el fondo del caso, el juez denegó la petición y Niz-Chaves apeló ante la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA). Y alegó que el caso debía ser regresado porque, de acuerdo con un fallo anterior de la Corte Suprema en Pereira v.Sessions, los avisos de comparecencia que no incluye la hora específica y el lugar del proceso de deportación del no ciudadano no detiene el reloj que mide el tiempo de presencia continua.

Corte de Apelaciones del Sexto Circuito rechazó la petición de Niz-Chávez, abriéndole la puerta para acudir ante la Corte Suprema para resolver su caso.

Dos de los hijos de Niz-Chávez tienen graves problemas de salud. Su proceso de deportación comenzó tras ser detenido por la policía por una luz trasera rota de su vehículo.

“No se sabe si será retroactivo”

“Una decisión muy importante, pero no se sabe si será retroactivo”, dice Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles (California).

“Cuando la persona recibe ese documento (NTA) el el reloj que cuenta la presencia física se congela. Pero si la NTA está mal, si tiene errores, el reloj sigue funcionando. Por eso es clave la decisión de los magistrados”, agregó.

Gálvez dijo además que, “si una persona indocumentada tiene 10 años o más en Estados Unidos, carece de antecedentes criminales y demuestra que su expulsión causará un sufrimiento extremo a un familiar inmediato, califica para pedir la cancelación de deportación por medio del formulario EOIR-42B”.

Añadió que en caso que una persona reciba una NTA con errores pero luego recibe una enmienda que corrija el problema, “en ese caso es válida la segunda fecha. Pero si después de la primera NTA no hay otra, el documento no vale, no puede ser considerado”.


En el caso de residentes legales permanentes (Green Card) que cometan crímenes que los conviertan en inadmisibles en Estados Unidos, Gálvez dijo que “también pueden recibir una NTA y ser citados para presentarse ante un juez de inmigración. Y deben asesorarse, porque también pueden ser deportados de Estados Unidos.

En el caso de residentes que reciban una NTA pero no han cometido crímenes graves, califican para una cancelación de deportación. El trámite se lleva a cabo por medio del formulario EOIR-42A y deben demostrar al menos 7 años de presencia física ininterrumpida en EEUU.

Fallo anterior

En junio de 2018 la Corte Suprema dictaminó que los avisos emitidos por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para que extranjeros se presenten a un proceso de deportación (NTA) “no detienen el reloj que mide el tiempo de permanencia” en Estados Unidos y podrán seguir batallando legalmente para seguir en el país.

Al igual que en el caso Niz-Chávez, la decisión constituyó una victoria para miles de inmigrantes que luchan contra sus deportaciones y no pueden demostrar un mínimo de tiempo de 10 años ininterrumpidos en el país.

La corte señaló que, al no detenerse el reloj al momento de la presentación de cargos, los inmigrantes “podrán cumplir con el requisito de tiempo de permanencia para evitar ser deportados”.

El perdón EOIR-42B es visto y resuelto por un juez de inmigración, autoridad que determina, en base a los méritos del caso, si otorga el beneficio (la residencia) o lo niega y emite una orden de deportación.

"A la cancelación de deportación también se le conoce como la Ley del Perdon de los 10 años", dice Jaime Barrón, un abogado de inmigración que ejerce en Dallas (Texas). Esta decisión puede ayudar a miles de personas que llevan 10 o más años en Estados Unidos y por alguna razón acabaron con una cita ante una corte de inmigración", agregó.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés