null: nullpx

Confirman la liberación de la dreamer con DACA que lleva detenida una semana por ICE sin cargos

Riccy Enríquez Perdomo, que entró a EEUU cuando tenía 9 años y es madre de dos hijos estadounidenses, será liberada este jueves en la tarde.
23 Ago 2017 – 7:10 PM EDT

Riccy Enríquez Perdomo, la dreamer que lleva una semana detenida sin cargos por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) a pesar de estar protegida por el programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA), será liberada este jueves en la tarde.

Así lo ha confirmado su abogado, Don Sherman, en la mañana del jueves, tal y como lo adelantó el miércoles Univision Noticias. La joven madre será liberada a las 4 de la tarde y enviada de vuelta a Kentucky desde una cárcel en illinois.

De 22 años, Enríquez Perdomo fue detenida por agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) el pasado 17 de agosto. Fue encarcelada luego de que acudiera a una oficina de esa agencia migratoria para pagar la fianza de otro joven que calificaba para este beneficio.

La familia y el abogado de Enríquez Perdomo dicen que la dreamer confiaba que DACA le garantizaba su permanencia legal en el país.

Robert Cote, cuñado de Enríquez Perdomo, dijo al Cincinnati Enquirer que la familia se puso en contacto con la oficina de ICE en Chicago, donde fue trasladada tras su detención. Allí, “una persona nos dijo que 'cuando (el presidente Donald) Trump entró (a la Casa Blanca), DACA ya no existe'. No podía creer que me dijera eso”, afirmó el cuñado.

Los familiares de Enríquez Perdomo advirtieron que ICE planeaba deportar a Enríquez la próxima semana, y que tras su arresto ha estado recluida en cuatro centros de detención de inmigrantes.

En estos momentos está siendo trasladada a Kentucky desde la cárcel del condado de McHenry, ubicada en el noroeste de Chicago, cerca de la frontera con el estado de Wisconsin.

Madre de dos niños

Enríquez Perdomo es madre de dos niños estadounidenses, uno de 5 años y el otro de 11 meses.

La inmigrante, de origen hondureño, entró a Estados Unidos cuando tenía nueve años. En 2015 recibió la protección de DACA, y en enero recibió la renovación del programa por otros dos años.

DACA fue aprobado el 15 de junio de 2012 por el entonces presidente Barack Obama, por medio de una acción ejecutiva. El programa ampara temporalmente de la deportación a jóvenes indocumentados y les otorga un permiso de trabajo renovable cada dos años.

Unos 788,000 dreamers se encuentran protegidos bajo DACA, según datos de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS).

Enríquez Perdomo tenía una orden de deportación antes de la entrada en vigor de DACA, dice Don Sherman, su abogado.

Temores fundados

El National Immigration Law Center (NILC) señala que el caso de Enríquez Perdomo causa inquietud entre los beneficiarios de DACA.

“Y también entre los miembros de la comunidad inmigrante”, afirmó Joshua Stehlik, abogado del centro.

El arresto y el proceso acelerado de deportación que enfrenta la joven fue cuestionado por America’s Voice, una organización nacional que defiende los derechos de los inmigrantes.

“Es escandaloso que el gobierno se apresure a deportar a Riccy Enríquez Perdomo”, dice Lynn Tramonte, subdirectora del Fondo de Educación Vocacional de America’s Voice. “Mientras una agencia del gobierno le permite quedarse en Estados Unidos, otra está tratando de deportarla. Es cruel, injusto e inaceptable”, señaló.

Tramonte agrega que “el gobierno de Estados Unidos tiene que honrar su palabra y dejar que Riccy vuelva a su vida y a su familia, de inmediato”.

America’s Voice precisa que el caso Enríquez Perdomo recuerda el caso del inmigrante Juan Manuel Montes, el primer dreamer que asegura haber sido deportado por el gobierno de Trump, y a quien un juez de San Diego esta semana le dio la oportunidad de presentar su caso para recuperar su permanencia legal en Estados Unidos.

Montes ha señalado que ICE lo arrestó sin ninguna razón, lo llevó de noche a la frontera y lo deportó a México. ICE sostiene que el dreamer abandonó el país por su propia cuenta.

A comienzos de año un segundo caso remeció a la comunidad dreamer. Se trató del inmigrante Daniel Ramírez, otro protegido por DACA quien fue acusado por ICE de ser miembro de una pandilla. La acusación de basó en un tatuaje que llevaba el joven.

A finales de marzo un juez desestimó la acusación de ICE y ordenó que fuese liberado.

Ultimátum a DACA

En julio, un grupo de 11 republicanos -10 fiscales generales de distintos estados, encabezados por Texas, junto al gobernador de Idaho- fijaron un ultimátum para el fiscal general Jeff Sessions, dándole hasta el 5 de septiembre para que cancele DACA. De no hacerlo, demandarán el programa ante el mismo tribunal que el 16 de febrero de 2015 detuvo la implementación del programa de Acción Diferida para Padres de Estadounidenses (DAPA).

DAPA frenaría las deportaciones de unos 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes.

El arresto de Enríquez Perdomo se conoce en momentos que la Casa Blanca discute un proyecto que protegería a los poco más de 788,000 dreamers protegidos por DACA, pero que sería utilizado como pieza de negociación en el Congreso para lograr un acuerdo sobre inmigración.

El plan le permitiría a Trump contar con fondos para construir el muro en la frontera con México, aumentar el número de cárceles para indocumentados en proceso de deportación y acelerar las expulsiones.

United We Dream (UWD), la principal organización de dreamers en el país, rechazó el plan y lo tildó de “racista”.

“Nos oponemos rotundamente a ser utilizados como moneda de cambio, como parte de una negociación para aprobar un plan racista que refleja los valores de la supremacía blanca que quiere deportar a personas como mis padres, ponerlos en campos de concentración y después deportarlos de Estados Unidos”, dijo Cristina Jiménez, secretaria ejecutiva de UWD.

La mujer que se resiste a la deportación en una iglesia santuario en Colorado (FOTOS)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés