Cómo una 'tarjeta roja' puede ser la diferencia entre ser deportado o permanecer en EEUU

Activistas le recuerdan a los inmigrantes que hay información disponible para saber cómo actuar cuando una autoridad migratoria pide información tanto a personas viviendo legalmente en EEUU o sin papeles.

Activistas que defienden los derechos de los inmigrantes en California reiteraron el miércoles que los indocumentados y los extranjeros que residen legalmente en Estados Unidos, “tienen derecho a guardar silencio” si entran en contacto con agentes federales del servicio de inmigración o son víctimas de una redada.

“Si los detiene un agente de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) cuando van por la calle, en un supermercado o en cualquier otro lugar, no llevan papeles consigo, las personas no están obligadas a responder preguntas”, dice Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (que no quiere hablar con ellos, que no quiere darles información que pude ser usada en su contra y que quieren hablar con un abogado”.

Salas agregó que “esta información es entregada desde hace varios años en toda California”. Y que después del 20 de enero del año pasado, cuando el presidente Donald Trump llegó a la Casa Blanca, “las campañas sobre conozca sus derechos se propagaron no solo por el estado, sino a nivel nacional”.

“Pero ahora que el gobierno demandó a California por las ciudades santuario, se han multiplicado los pedidos para conocer los derechos de los inmigrantes”, dijo la activista.


La tarjeta roja

Una de las campañas se conoce como “tarjeta roja”, una ficha del tamaño de una tarjeta de crédito que contiene información básica en inglés y español respecto a qué hacer y qué decir si una persona es arrestada por agentes federales o la policía.

“Básicamente explica que todos tenemos derecho a guardar silencio, que no diremos nada que pueda hacernos perder nuestros derechos de permanencia en Estados Unidos y que ya no seguiremos hablando con el agente”, precisó.

Salas dijo además que “los agentes de ICE utilizan frecuentemente tácticas de presión para forzar a la comunidad inmigrante a divulgar su estatus de permanencia. Pero si guardan silencio en ejercicio de sus derechos constitucionales, los agentes federales no podrán detener a una persona basado en el hecho que parece un inmigrante o por simple sospecha. Eso no es legal”.

“La gente no debe admitir que no tiene documentos. Por eso es importante conocer sus derechos”, agregó.


Sepa cómo defenderse

Para el activista Francisco Moreno, director de la Federación de Confederaciones Mexicanas de Los Angeles, “conocer los derechos hace la diferencia entre permanecer aquí o ser deportado de Estados Unidos”.

“Mire, el año pasado empezamos a enseñar con más fuerza a nuestra gente, pero a raíz de la demanda del departamento de justicia a California por las ciudades santuario, nos ha colocado a todos en alerta roja”, añadió.

“La política migratoria se ha enrarecido aún más por la revancha de Donald Trump contra las ciudades santuario”, indicó. “Y el anuncio del fiscal general Sessions de que iba a ser implacable con las ciudades santuario, nos pone en alerta y en pie de guerra”, aseguró.

El activista dijo además que “los inmigrantes deben conocer sus derechos, saber que estamos protegidos por la Constitución y las leyes y toda la gente debe saber cómo actuar y cómo defenderse en caso de ser capturada por los agentes de ICE”.

“Vivimos en tiempos de guerra y la información debe estar siempre a mano en el bolsillo. Es clave”, apuntó Moreno.


“Sí funciona”

A la pregunta si el hecho de conocer los derechos y ejercerlos, aun siendo indocumentado funciona, el abogado Alex Gálvez aseguró que “sí, por supuesto, sin ninguna duda”.

Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, dijo además que “es sumamente importante saber qué decir a los agentes porque es el arma que uno puede usar para hacerse saber al gobierno que uno sabe sus derechos en Estados Unidos”.

“Mire, a la gente le da miedo, se congela cuando lo detienen los agentes de ICE, están bajo mucho miedo. Pero cuando uno conoce sus derechos se empodera”, subrayó.

“Muchos piensan que por ser indocumentados la Constitución no los protege. Pero es al contrario”, precisa Gálvez. “tienen derecho a guardar silencio, hablar con un juez y con un abogado. La información sí funciona, es clave”.

El Immigrant Legal Resource Center (Centro de Recursos Legales para los Inmigrantes -ILRC), explica que los derechos básicos y constitucionales de todo inmigrante son:

· No abrir la puerta si un agente estña tocando su puerta
· No contestar ninguna pregunta si un agente de inmigración trata de hablar con usted
· No firmar nada sin antes hablar con un abogado

“Y también no olvide que tiene derecho a hablar con un juez”, dijo Gálvez.

RELACIONADOS:IndocumentadosRedadas