null: nullpx
Reforma Migratoria

Biden proclama junio como mes del inmigrante y presiona por la reforma

El presidente firmó este martes una proclama para honrar el trabajo de los no ciudadanos y reiteró la necesidad de que el Congreso termine por debatir y aprobar una reforma migratoria que incluye un camino a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados que viven en el país.
1 Jun 2021 – 12:16 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El presidente Joe Biden firmó este martes una proclama declarando junio como el Mes Nacional de la Herencia del Inmigrante a tiempo que reiteró la necesidad de que el Congreso termine por debatir y aprobar una reforma migratoria.

“Estados Unidos es, ha sido y siempre será una nación de inmigrantes”, se lee en la proclama publicada por la Casa Blanca. “Fue la premisa de nuestra fundación, se refleja en nuestra Constitución y está grabado en la Estatua de la Libertad", agrega.

El mandatario dijo que durante este mes, la nación celebrará “la historia y los logros de las comunidades de inmigrantes”.

El documento señala además que “a lo largo de cada generación a lo largo de nuestra historia, ola tras ola de inmigrantes han enriquecido a nuestro país y nos han hecho mejores, más fuertes, más innovadores y más prósperos”.

También rinde tributo, no solo a los inmigrantes que se aventuraron hace siglos para establecerse en Estados Unidos, sino incluso a aquellos “que solo este año, de todas partes del mundo, llegaron para buscar nuevas posibilidades y ayudar a forjar nuestra nación”.

Pandemia y 'tolerancia cero'

La proclama presidencial menciona además que en años recientes los inmigrantes han vivido “un período especialmente difícil marcado tanto por la pandemia de COVID-19 como por la demonización demasiado frecuente”, esto último en alusión a la política migratoria de tolerancia cero implementada por el gobierno anterior.

“Es vital que nuestra nación reflexione sobre el liderazgo, la resistencia y el coraje mostrados por generaciones de comunidades de inmigrantes, y volvamos a comprometernos con nuestros valores como país acogedor”, indicó.

El mandatario resaltó además el aporte de los inmigrantes en la lucha contra la pandemia, en especial a los trabajadores esenciales que laboran en las áreas de salud y la red alimenticia.

“Han sido estas mismas familias inmigrantes y comunidades de color las que fueron desproporcionadamente afectadas por el virus”, apuntó. “En honor a los que hemos perdido, dediquémonos como nación a protegernos unos a otros y a hacer nuestra parte para poner fin a esta pandemia para siempre”.

Reforma pendiente

Como parte de la proclama, Biden insistió en “reducir” las barreras para lograr la “ciudadanía y la igualdad” para los inmigrantes, en alusión al plan de reforma migratoria presentado el 20 de enero y que se encuen tra estancado en el Congreso.

La iniciativa incluye, además de un componente de seguridad ciudadana, de un camino hacia la ciudadanía para la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en el país, carecen de antecedentes criminales y pagan impuestos.

Durante la campaña Biden prometió introducir el proyecto en ambas cámaras del Congreso en los primeros 100 días de su mandato, pero ante el rechazo republicano de apoyarlo hasta no ver solucionada la crisis en la frontera sur, el pasado 18 de marzo los demócratas de la Cámara de Representantes aprobados dos planes incluidos en el proyecto, pero sólo para regularizar la permanencia de dreamers, beneficiarios del TPS y trabajadores del campo.

Si bien ambas iniciativas cuentan con respaldo bipartidista, los republicanos del Senado insisten en que no aportarán votos porque la situación de la frontera se trata de una crisis que amenaza la seguridad nacional. Y que hasta no verla controlada, no respaldarán ningún tipo de beneficio de inmigración.

Plan paralelo

Biden, sin embargo, no se ha quedado de brazos cruzados. Mientras las conversaciones migratorias permanecen detenidas en el legislativo, el mandatario ha ordenado a las agencias federales “que reconstruyan la confianza en nuestro sistema de inmigración”, y para ello ha anulado gran parte de la política de tolerancia cero heredada del gobierno anterior, sobre todo en la frontera.

Entre las medidas se incluye la eliminación del Programa de Protección del Migrante (MPP), la recuperación del sistema de asilo, el cambio de las prioridades de deportación y un trato más humano a los inmigrantes que llegan al país en busca de protección.

El fin de semana también se reportó la existencia de un documento con recomendaciones para proteger y mejorar el sistema de inmigración legal, iniciativas que se encuentran en manos de la Casa Blanca para ser implementadas en el curso de este año.

En concreto, el proyecto de Biden, de acuerdo con lo señalado en la proclama, es “volver a ofrecer una mano humanitaria de bienvenida a los perseguidos y oprimidos, y que reduzcan las barreras para lograr la ciudadanía y la igualdad”.

Biden también dijo que su plan de reforma “proporcionaría un camino hacia la residencia permanente legal y la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados, incluidos los dreamers, las personas con estatus de protección temporal, los trabajadores agrícolas y otros trabajadores esenciales que contribuyen a nuestra nación todos los días”.

Obama también lo hizo

En 2015 el entonces presidente, Barack Obama, proclamó junio como Mes de la Herencia de los Inmigrantes, al igual que lo hizo Biden esta vez.

“La inmigración es parte del ADN de esta gran nación. Es una fuente de nuestra fuerza y algo de lo que todos podemos enorgullecernos”, dijo Obama en esa ocasión.

Obama, al igual que Biden, prometió una reforma migratoria en el primer año de gobierno, pero los debates de la crisis económica, la reforma de salud y las guerras en Irak y Afganistán postergaron la promesa de campaña.

En junio de 2013, con apoyo bipartidista impulsado por el denominado Grupo de los Ocho (cuatro senadores demócratas y cuatro republicanos), la Cámara Alta aprobó el proyecto de ley S. 744, que incluyó una vía a la ciudadanía para la mayoría de los 11 millones de indocumentados.

Sin embargo, la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, desestimó el debate argumentando razones de seguridad nacional. Luego ofreció debatir el plan parte por parte, un argumento que en 2021 han vuelto a esgrimir en respuesta al debate propuesto por Biden.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés