null: nullpx
Ciudadanía

Por qué no debes mentir en el proceso para obtener la ciudadanía estadounidense

Las autoridades federales arrestaron a un inmigrante de origen etíope bajo cargos de mentir durante el proceso de naturalización. Lo acusan de haber participado en la persecución y tortura de opositores al gobierno de su país en la década de los años 1970.
22 Jun 2021 – 12:45 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Autoridades federales de inmigración arrestaron a un inmigrante de origen etíope bajo cargos de haber mentido durante el proceso para obtener la ciudadanía estadounidense.

La acusación alega “mentiras” durante el proceso de naturalización, incluida la no divulgación de su participación en actos de violación de derechos humanos en Etiopía, dice el Departamento de Justicia (DOJ).

El individuo, identificado como Mezemr Abebe Belayneh, de 65 años, está acusado de participar en la persecución de opositores durante la época del denominado “terror rojo de Etiopía”, una campaña de represión ejecutada entre 1977 y 1978 durante el gobierno presidido por el Consejo Administrativo Militar Provisional (DERG).

Abebe fue arrestado en Snellville (Georgia) bajo cargos penales relacionados con acusaciones de que “mintió para obtener la ciudadanía estadounidense”, señaló el DOJ.

El caso Belayneh

De acuerdo con la acusación, Abebe fue interrogador civil en una prisión improvisada en Dilla (Etiopía) durante un período a fines de la década de 1970.

“El acusado ordenó y participó en el severo abuso físico e interrogatorio de los presos detenidos por sus creencias políticas”, añade la acusación.

El DOJ dijo además que el inmigrante “obtuvo ilegalmente la ciudadanía estadounidense, a la que no tenía derecho, al ocultar su participación en el Terror Rojo cuando afirmó falsamente que no había perseguido a nadie por sus opiniones políticas y que nunca había cometido un delito y que no había sido arrestado”.

“Los violadores de derechos humanos no tienen hogar en Estados Unidos”, dijo el Fiscal General Adjunto Interino, Nicholas L. McQuaid, de la División de lo Penal del DOJ.

"No importa cuánto tiempo haya pasado, el DOJ encontrará y procesará a las personas que cometieron atrocidades en sus países de origen y las encubrieron para poder ingresar al país”, agregó.

Miles bajo la lupa

Las acusaciones de fraude en el proceso de ciudadanía no son frecuentes, “no suceden mucho, pero hay una oficina en Los Ángeles que revisa miles de casos”, dice el abogado de inmigración Alex Gálvez.

En diciembre de 2018 Univision Noticias reportó que la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) estaba contratando decenas de abogados para ampliar la oficina que revisa expedientes que supuestamente han obtenido la ciudadanía estadounidense de manera fraudulenta.

Una vez localizados, los extranjeros naturalizados reciben una Notificación de Comparecencia (NTA) ante un juez de inmigración, donde enfrentarán un proceso para quitarles (rescindir) la ciudadanía. En otras ocasiones son arrestados, como sucedió con Abebe.

En los casos sospechosos, las evidencias por USCIS son enviadas al DOJ, cuyos abogados determinarán si proceden a eliminar las ciudadanías por medio de un juicio civil. En algunos casos estas personas podrían recibir cargos criminales por fraude.

Gálvez recordó que en el Formulario N-400, que se utiliza para pedir la ciudadanía estadounidense, "hay preguntas relacionadas con la participación en actos de tortura o violación de los derechos humanos. Si la persona no dice la verdad y la mentira luego es descubierta, puede enfrentar cargos criminales e incluso un proceso para rescindirle la ciudadanía estadounidense”.

“Por lo general este tipo de investigaciones que concluyen con un arresto arrancan tras una denuncia. O cuando cae una red de fraude. En este caso, todas las ciudadanías otorgadas por el agente involucrado en la investigación quedan en duda y son revisadas por las autoridades federales”, dijo.

El pasado no se olvida

"Las mentiras y los horribles hechos pasados de Abebe afortunadamente han vuelto para perseguirlo", dijo Katrina W. Berger , agente especial a que supervisa las operaciones de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), en Georgia y Alabama.

“Ahora él tendrá que rendir cuentas”, indicó.

El DOJ dijo que Abebe está acusado de dos cargos de obtención ilegal de naturalización. Podría enfrentar una sentencia máxima por cada cargo es de 10 años de cárcel si es hallado culpable. Una condena también resultaría en la revocación automática de la ciudadanía estadounidense.

El programa de revisión de expedientes de naturalización fue creado en 2009 enfocado en la persecución de aquellos individuos que se sabe o se sospecha que han participado en persecución, crímenes de guerra, genocidio, tortura, ejecuciones extrajudiciales, mutilación genital femenina y/o el uso o reclutamiento de niños soldados.

El DOJ instó al público que tenga información sobre ex violadores de derechos humanos en Estados Unidos “que se comuniquen con las fuerzas del orden a través de la línea de información de HSI 1(866) 347-2423 y los denuncien”.

El operativo ‘Janus’

En septiembre de 2018 el DOJ llevó a cabo el operativo ‘Janus’, que puso bajo sospecha alrededor de 315,000 ciudadanías por naturalización luego de que se determinó que las huellas digitales de esos casos no existían en la base de datos central.

Las autoridades sospecharon que algunos de esos cientos de miles de casos podrían estar relacionados con procesos hechos con la intención explícita de evitar revelar antecedentes criminales que hubiesen frenado tales ciudadanías.

El DOJ explicó en aquella ocasión que la operación se basó en un dictamen de un juez de Nueva Jersey, quien ordenó la “revocación de la ciudadanía estadounidense por naturalización al inmigrante indio Basljunder Singh, alias ‘Davinder’”.

Singh, originario de India, llegó al aeropuerto internacional de San Francisco el 25 de septiembre de 1991 sin ningún documento de viaje o prueba de identidad. El individuo, según explicaron las autoridades, dijo que se llamaba Davinder Singh.

Una vez procesado fue puesto en proceso de deportación, pero no se presentó a su audiencia de inmigración y un juez emitió una orden de deportación en ausencia el 7 de enero de 1992. Cuatro semanas después, el 6 de febrero de 1992, Singh presentó una solicitud de asilo bajo el nombre de Baljinder Singh. En el documento afirmó ser un indio que ingresó a los Estados Unidos sin inspección.

Singh abandonó esa solicitud después de que se casó con una ciudadana estadounidense que presentó una solicitud de residencia en su nombre. El individuo se naturalizó bajo el nombre de Baljinder Singh el 28 de julio de 2006, y desde entonces había residido en Nueva Jersey hasta que fue arrestado.

Gálvez aconsejo que, en todos casos donde se pide un beneficio de inmigración, “el consejo es no mentir” para en el futuro, en caso de una investigación, “perder el derecho de permanencia en Estados Unidos.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés