null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

ACLU denuncia que siguen las separaciones de niños de sus padres: cuenta cerca de 1,000 desde que un juez ordenó detenerlas

Abogados de la Unión Americana de Libertades Civiles dijeron a un juez federal este martes que el gobierno de Donald Trump ha separado a los niños a pesar de la orden de un juez hace más de un año en la que exigía eliminar esta práctica, reporta el diario The Washington Post. Y siguen pasando, aseguran, por motivos menores.
30 Jul 2019 – 4:40 PM EDT

Los casos de separaciones de niños de sus padres no han cesado. Este martes, abogados de Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) dijeron a un juez federal de California que el gobierno del presidente Donald Trump ha continuado con la política y cerca de 1,000 niños migrantes más han resultado afectados pese a la prohibición de otro juez hace más de un año, reporta el diario The Washington Post, que revisó los documentos de la demanda.

Entre los casos que incluyen en el documento que introdujeron ante la corte de distrito de San Diego están el de un padre inmigrante con problemas de habla que no pudo responder claramente las preguntas de los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y por eso fue separado de su niño de 4 años; el de un inmigrante que perdió a su hija luego de que un funcionario de CBP lo acusara de no cambiarle el pañal a la menor; y el de un inmigrante que tenía una orden de arresto pendiente por causar daño a una propiedad por un valor de unos cinco dólares.

ACLU denuncia que la práctica sigue ocurriendo a pesar de que el 26 de junio de 2018 el juez de San Diego, Dan Sabraw, determinó que las autoridades estadounidenses no podían continuar separando familias que cruzaban la frontera ilegalmente. Había ordenado, en su lugar, que fueran reunificadas las que ya habían sido afectadas.

El secretario encargado de Seguridad Nacional (DHS), Kevin McAleenan, ha dicho que los casos de separaciones de familias desde la orden del juez Sabraw son "extraordinariamente raros" y que ocurren solo cuando el adulto representa un riesgo para la seguridad del menor, ya sea por haber cometido crímenes o porque se comprueba que hubo abuso o negligencia de su parte en el trato al niño. El juez reconoció que estas razones se han mantenido.

Son 911 los niños que han sido separados desde junio de 2018 de sus padres y entre ellos hay incluso niños de 5 a˜nos y menores. Pero ACLU cree que las autoridades lo están haciendo por razones menores, incluidas las violaciones de tránsito. Por eso exigieron al juez que clarifique cuándo se justifican estos procedimientos.

El comisionado encargado de CBP, Mark Morgan, dijo este martes en una audiencia ante senadores del Comité de Seguridad Nacional y Asuntos de Gobiernos que desde el 1 de octubre de 2018 hasta ahora más de 300,000 niños han estado bajo la custodia de la agencia federal. En la cifra incluyó a los que venían en grupos familiares y a los menores no acompañados, que dijo que suman 80,000 de aquel total. Aunque la escandalosa cifra ya había sido dada a conocer por McAleenan en otra audiencia anterior, ninguno de los dos ha clarificado hasta ahora cuántos de los miembros de cada familia detenida eran niños.

Las familias y los menores no acompañados arrestados, dijo Morgan, representan 66% de todos los aprehendidos en lo que va de año fiscal 2019.


El trauma

"Lo que todo el mundo analiza por intuición y lo que demuestra la evidencia médica es que esto tendrá un efecto devastador y posiblemente permanente en esos niños", dijo al Post el abogado de ACLU Lee Gelernt.

Y los daños han quedado reportados. Un ejemplo es el la niña guatemalteca de 6 años Adayanci 'Yanci' Daniela Pérez. Ella fue separada de su padre en mayo de 2018, justo en el momento más crítico de la aplicación de la política de 'tolerancia cero', que duró seis semanas de mayo a junio de 2018 y acabó con un aproximado de 2,700 niños alejados de sus padres por las autoridades migratorias.

Al padre de Yanci lo enviaron a un centro de detención de Arizona donde pasó dos semanas antes de ser deportado a Guatemala. Ella acabó en un albergue para menores del Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS) en Michigan, administrado por Bethany Christian Services (BCS).


Desde la primera vez que la trabajadora social llamó a la familia, Yanci no paraba de llorar y preguntarse por qué su padre la había abandonado. Y la separación duró casi cuatro meses. La abogada que la representó, Ana Raquel Devereaux, dijo a Univision Noticias en ese momento que la niña lloraba todos los días y que las conversaciones telefónicas con los padres eran "extremadamente emocionales". En un ataque de impotencia, la niña incluso tomó unas tijeras y se cortó el cabello.

ACLU no es la única organización que ha denunciado la perpetuación de esta política de separación de familias. Recientemente, Human Rights Watch sacó una conclusión similar: que los padres eran separados de sus hijos incluso por infracciones menores.

Y en noviembre, abogados de la organización Catholic Charities, una red nacional de ayuda a inmigrantes, reportaron que en los meses anteriores habían identificado al menos 16 separaciones. Y la web ProPublica aseguró a fines de octubre de 2018 que a un padre de origen salvadoreño le habían arrebatado a su hijo de 4 años tras cruzar la frontera y pedir asilo.

Ve también:

"Una jaula tenía 20 niños adentro": así es el centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza en Texas (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés