Macron: "Convencí a Trump de limitar el ataque (en Siria) cuando ya se había embalado" con las amenazas

El presidente francés defendió el ataque del sábado con misiles contra objetivos en Siria, al señalar que "fue represalia, no un acto de guerra". Afirma que también convenció a Trump de mantener las fuerzas estadounidenses en la coalición internacional, pero la Casa Blanca lo niega.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, en una entrevista este domingo se atribuyó el crédito de haber convencido a su par estadounidense Donald Trump de limitar la respuesta militar en Siria y de hacerlo cambiar de opinión para que Estados Unidos permanezca en la coalición internacional que actúa en el país del Medio Oriente.

Hace apenas diez días, el presidente estaba convencido de que Estados Unidos debía retirar pronto sus tropas de Siria y dejar "que otros se encarguen de aquello", en referencia al conflicto que alcanza ya su séptimo año y ha dejado más de 500,000 muertos.

“Trump quería que Estados Unidos se retirara de Siria. Lo convencimos de quedarse”, afirmó Macron en una entrevista televisada de dos horas este domingo en la que defendió el ataque con misiles que este sábado lanzaron fuerzas militares de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra varios almacenes de armas químicas en Siria para castigar al régimen de Bashar Al Asad por presuntamente haber utilizado ese tipo de armamento en la localidad de Duma hace 10 días.

"También lo convencimos de que había que limitar los bombardeos a las armas químicas, cuando se había embalado a través de los tuits (en los que amenazaba a Siria)", agregó Macron.

Horas después, la Casa Blanca afirmó que "la misión" de las fuerzas estadounidenses no había "cambiado". "El presidente ha sido claro en que quiere que las fuerzas estadounidenses vuelvan a casa tan pronto como sea posible", precisó.

Al justificar la operación, que será sometida a debate este lunes en el parlamento francés, Macron aclaró que “fue represalia, no un acto de guerra”.


"Actuamos para que no se viole más el derecho internacional, así como las resoluciones de la ONU", señaló Macron, quien recordó que en septiembre de 2013 el Consejo de Seguridad aprobó una resolución que autorizaba el uso de la fuerza en caso de uso de armas químicas en Siria.

Para el mandatario francés, tras el último ataque supuestamente con cloro en Duma, el pasado 7 de abril, "habíamos llegado a un momento en el que el bombardeo era indispensable para poder devolver la credibilidad a la palabra de la comunidad internacional".

"Tuvimos éxito en el plano militar: todos los misiles lanzados alcanzaron sus objetivos, las capacidades químicas del régimen sirio han sido destruidas y no hubo ninguna víctima colateral", dijo.

El gobernante de 40 años dijo que ahora Francia quiere que las potencias occidentales, así como Rusia y Turquía, participen en una nueva iniciativa diplomática para encontrar una solución política sostenible en Siria.

Macron también se propuso como intermediario entre Estados Unidos y Rusia, aunque acusó a Moscú de amparar a Bashar Al Asad.

"Los rusos han bloqueado constantemente las votaciones (en el Consejo de Seguridad). Son cómplices. No han utilizado el cloro, pero han construido metódicamente la incapacidad de la diplomacia internacional", lanzó Macron.

Este domingo, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, alertó que más ataques de Occidente a Siria conducirían a un "caos" en en plano internacional.

El Ejército estadounidense lidera en la región una coalición internacional formada por más de 60 países que combaten el terrorismo islamista, principal objetivo de la operación 'Inherent Resolve' ('Apoyo Decidido'), que cuenta con la aprobación de una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Estados Unidos ha destacado a más de 2,000 militares en el este de Siria que trabajan con milicias locales para hacer frente al grupo extremista Estado Islámico ( ISIS, por sus siglas en inglés), mientras trata de mantenerse al margen de la guerra civil.