Impiden el acceso a equipo que iba a verificar el supuesto ataque químico en Siria

La delegación británica de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas señaló a Rusia y Siria como los responsables de que no pudieran llegar a la ciudad, mientras que Moscú calificó las acusaciones de "infundadas".
16 Abr 2018 – 11:33 AM EDT

Un equipo de investigadores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) no pudo acceder este lunes a Duma, la ciudad siria en la que se produjo el supuesto ataque con armas químicas del pasado 7 de abril y que fue el detonante del ataque militar coordinado por parte de Washington, Londres y París de la pasada semana.

En un tuit, la delegación británica de la OPAQ denunció que, pese a que habían llegado el sábado a Damasco, la capital siria, aún no habían conseguido entrar a la ciudad de Duma. "Acceso sin restricciones. Rusia y Siria tienen que cooperar", termina el mensaje en dicha red social.


En un comunicado, la delegación anunció que el jefe de la misma, Peter Wilson, también señaló el pasado del presidente sirio, Bashar al Asad, quien habría utilizado este tipo de armas durante la guerra civil que azota el país desde 2011.

"El régimen sirio tiene un historial abominable de uso de armas químicas contra su propia gente. Su uso se ha convertido en un arma de guerra demasiado común en el conflicto", dijo Wilson.

Petter Lycke, representante sueco de la OPAA, indicó que Moscú y Damasco les habían dicho que la seguridad de los inspectores no estaba asegurada.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, salió a calificar estas acusaciones como "infundadas"

"Desde el principio, Rusia estuvo categóricamente en contra de las acusaciones o juicios precipitados e infundados" sobre los eventuales autores de este ataque "y se pronunció a favor de una investigación imparcial", apuntó Peskov.

Rusia se había comprometido a "no interferir" en el trabajo de la misión de la OPAQ, oficialmente invitada por las autoridades de Damasco, que niegan haber llevado a cabo un ataque químico en Duma.


Este supuesto ataque con armas químicas fue el que llevó a Washington, Londres y París a lanzar una operación militar conjunta la pasada semana contra el régimen de Damasco, un ataque que consistió en una sola ronda de misiles contra tres instalaciones en suelo sirio.

El sábado, Rusia reaccionó convocando al Consejo de Seguridad de la ONU y amenazando con que estas acciones tendrán "consecuencias". Sin embargo, la operación militar se desarrolló de tal manera que ningún ruso resultara herido.

El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió el domingo que nuevos ataques occidentales contra Siria generarían un caos en los asuntos internacionales. Paradójicamente, Moscú reprochó a los estados occidentales el no haber esperado a las conclusiones de la OPAQ antes de iniciar los bombardeos. Sin embargo, la enviada estadounidense ante el organismo respondió este lunes a esta acusación y recalcó que Rusia podría manipular las pruebas en Duma.

Duma, que se encuentra en el distrito Guta Oriental, era uno de los últimos bastiones de los rebeldes cerca de Damasco y el supuesto ataque tuvo lugar en medio de una feroz ofensiva gubernamental.

Como resultado de esto, algunos rebeldes fueron evacuados, lo que le dio a Assad una de sus mayores victorias en una guerra que ha matado a medio millón de personas y devastado ciudades enteras.

En fotos: El ataque conjunto de EEUU, Reino Unido y Francia que destruyó instalaciones de armas químicas en Siria

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:EEUURusiaSiria
Publicidad