null: nullpx
Julián Castro

"Trump más que un idiota es un hombre muy cruel": Rosie Castro, la madre soltera que crió a un candidato presidencial

La madre de Julián y Joaquín Castro ofreció una entrevista a Univision Noticias en la que habló de los retos para criar a sus gemelos que acabaron siendo dos de los políticos hispanos más reconocidos del país. Uno de ellos quiere disputarle la presidencia a Donald Trump, bajo cuyo mandato considera que la comunidad latina ha retrocedido "30 o 40 años".
22 Sep 2019 – 7:24 AM EDT

HOUSTON, Texas. - Con más de medio siglo de activismo en defensa de la comunidad hispana en Estados Unidos a sus espaldas, Rosie Castro (de 72 años) se ha pasado los últimos meses supervisando su mayor legado: uno de sus hijos gemelos, Julián, es uno de los 19 precandidatos demócratas que le quieren disputar a Donald Trump la presidencia del país en las elecciones del 2020 y, como orgullosa mamá latina, ella no se pierde ninguno de sus movimientos.

De hecho, Rosie Castro habló con Univision Noticias después del tercer debate demócrata en Houston, con una amplia sonrisa y un pin en la camisa con el rostro de su hijo y el lema: 'Julián Castro para el futuro'.

En la entrevista, que se puede leer completa más abajo, además de reconocer que se arrepiente de no haber insistido más a sus hijos para que dominen el español, habló de sus orígenes como activista, la situación actual del país y los retos de una madre soltera para criar a dos de los políticos hispanos más reconocidos del país.

La matriarca del clan es una figura onmipresente en la campaña del precandidato demócrata, desde acompañarlo a eventos políticos hasta organizar el cumpleaños 45 de ambos el pasado 16 de septiembre con una multitudinaria fiesta en su ciudad, San Antonio, a la que invitó a 1,600 personas.

El candidato, por su parte, se refiere a ella como una inspiración y una pionera en la lucha de los derechos civiles en Texas (Rosie Castro fue líder del movimiento chicano a finales de la década de 1960 y principios de la de 1970 y también participó en la fundación del considerado primer partido político hispano, Raza Unida).

"Yo crecí con una madre soltera que nos crío a mi hermano Joaquín y a mí", dijo Julián Castro en el primer debate demócrata en Miami. "Sé lo que es pasar dificultades, sé lo que es alquilar una casa y preocuparte por si podrás pagar la renta el primero de mes, ver a una madre trabajar duro y saber que las madres de este país ganan menos solo porque son mujeres".

Una historia de mujeres luchadoras

Nacida en 1947 en San Antonio (Texas) como María del Rosario Castro, la mamá de Julián y Joaquín Castro también fue criada por una madre soltera: Victoria, una mexicana que llegó a San Antonio con solo siete años tras quedarse huérfana después de la Revolución Mexicana y que sacó adelante a su hija Rosie encadenando trabajos como empleada doméstica, cuidadora de niños y cocinera.

Licenciada en inglés y con una maestría en administración pública, Rosie Castro tuvo a sus hijos Julián y Joaquín a los 27 años cuando se quedó embarazada de Jesse Guzmán, un profesor de matemáticas y activista que estaba casado y ya tenía cinco hijos y con quien ella mantuvo una relación hasta que los gemelos cumplieron ocho años.

Castro crió a sus hijos con la ayuda de su madre. Aunque asegura que no siempre sabía cómo haría para llevar comida a la mesa y reconoce que en ocasiones tuvo que recurrir a bancos de comida, dice que tenía claro que la educación de sus hijos era una prioridad.

Los gemelos estudiaron en escuelas públicas y después se graduaron en las prestigiosas universidades de Stanford (Ciencias Políticas y Comunicación), y Harvard, de donde salieron abogados.


Los hermanos Castro regresaron a su ciudad natal donde pronto destacaron en el ámbito público: Julián fue elegido miembro del consejo municipal de San Antonio a los 26 años, mientras que a los 28 Joaquín fue nombrado representante del estado de Texas, un cargo que mantuvo por 10 años hasta que en 2010 saltó al Congreso nacional donde actualmente representa al Distrito 20 de Texas.

Julián Castro ejerció como alcalde de San Antonio desde 2009 hasta 2014, cuando el expresidente Barack Obama lo convocó a su gabinete para ejercer como secretario de Vivienda. En enero de este año, el "mayor" de los Castro (él siempre bromea con que nació un minuto antes que su hermano Joaquín), anunció su candidatura a la presidencia de EEUU.

"Tiene experiencia en la política pero más que eso tiene la experiencia de haber vivido una vida que respeta el lugar de donde vino su abuela y a la gente que vive en EEUU", dice de él su madre.

Trump: 40 años de "retroceso"

Conversar con Rosie Castro es escuchar de primera mano la historia de cómo los hispanos consiguieron llegar a los niveles de participación política actual. Según datos la Asociación Nacional de Latinos Electos y Designados (NALEO), unos 6,600 latinos estaban ejerciendo cargos públicos electos en las elecciones de 2016, una cifra inimaginable cuando ella era joven.

Y aunque la veterana activista reconoce los avances, considera que la llegada del presidente Donald Trump ha supuesto un retroceso de unos "30 ó 40 años" para su comunidad.

"Más que es un idiota, es un hombre muy cruel. No sé si hace lo que hace solamente para que la gente reaccione o si hace lo que hace porque en su corazón realmente la única persona que él quiere es Donald Trump", dice Castro al ser preguntada cómo definiría al presidente.

"Nunca en la historia de este país hemos tenido un presidente tan horrible como ese hombre y que ha causado tanto daño en este país", opina. "En estos años que hemos llegado a un lugar mejor respecto a los derechos civiles, yo pensaba que la gente de este país nunca jamás iban a elegir a un hombre que tenía tantos prejuicios, pero aquí estamos y, como dice Julián, tenemos que decirle en enero de 2020: 'Adiós, Trump'. Para siempre".

A continuación, puede leer la entrevista:

Univision Noticias (UN): Usted es una reconocida activista política en San Antonio y tiene un papel en la historia de la participación política de los hispanos. ¿Qué recuerdos tiene de esa época?

Rosie Castro (RC): "Desde muy joven, cuando fui al colegio empecé a participar con el Partido Demócrata porque en esos tiempos, aquí en los Estados Unidos, nuestra comunidad latina tenía muchos problemas. Por ejemplo, cuando yo me gradué, en 1965, el 80% de nuestros niños no acaban la escuela... El 3% o 4% de nuestros niños iban al colegio (la universidad). Había tantos problemas en San Antonio en asuntos de salud, derecho al voto y muchas otras áreas. Así que fue importante que en ese tiempo los jóvenes querían cambiar las cosas.

En esos momentos, el Partido Demócrata era muy conservador. Era casi como el Partido Republicano de ahorita, así es que muchos de nosotros formamos un grupo que se llamaba el partido Raza Unida y en ese partido todos podían participar, no solamente los latinos. Pero lo que queríamos era tener igualdad en la educación, tener los sueldos que se necesitan para que una familia pueda lograr sus metas.

Queríamos cambiar la discriminación que sentíamos todavía en nuestro país. Por ejemplo, las calles, aunque teníamos bond issues (propuestas aprobadas a nivel local), el dinero nunca iba a componer las calles en el West side, todo iba a otro lado donde no vivíamos nosotros… Lo mismo con el transporte, con las clínicas de salud, todo eso no lo teníamos. Así que era necesario. Sabíamos que en este país uno solamente hace una diferencia si está primeramente votando y está en la mesa donde se hacen las leyes. En ese tiempo no teníamos bastantes latinos que eran candidatos y que eran elegidos al concilio, al estado, a la nación, así es que el partido trató de hallar a gente que quería presentarse y darle apoyo para que trataran de cambiar esas leyes que no nos ayudaban.

Sobre los cambios para la comunidad latina y la presidencia de Trump

UN: Más de medio siglo después, ¿cómo han cambiado las cosas?

RC: Las cosas han cambiado bastante. Por ejemplo, cuando yo tenía como 20 años, solamente en San Antonio había cuatro hombres elegidos que eran mexicoamericanos, que eran eran Jeremy González, Albert Peña, Phil Torres y Joel Bernal. En Texas y en la nación muy pocos latinos y ninguna latina fueron elegidos. Ahora tenemos muchos en el concilio, en el estado, en la nación... no suficientes, pero muchos más que teníamos entonces.

Mucho ha cambiado, pero hace tres años cuando vino el señor Trump, cuando corrió para presidente y ganó, él cambió todo... Aunque tenemos cosas que ya son mejor, él ha traído lo peor de este país. Yo no pensaba que nuestra gente en los Estados Unidos iba a elegir un hombre como él. Desde el primer día que anunció (su candidatura) a la presidencia, empezó a decir que los latinos éramos violadores, que matábamos a la gente, todo feo lo que decía de nuestra gente, y nosotros sabemos que no es verdad.

Ahora vemos que tiene a los niños separados de sus padres y en cárceles, no quieren darle la comida bien, lo que necesitan, no quieren educarlos... Ahora quiere quitarles el derecho a la ciudadanía a niños que sus padres están en otros países y dice que niños que nacen aquí en los Estados Unidos de padres migrantes no les quiere dar el derecho a la ciudadanía tampoco.


Pero ahora también está lo que vimos en El Paso. Para mí, yo sé que muchas personas dicen que el presidente no estuvo ahí, que él no hizo eso. Pero sus palabras, su sentido, sí nos han puesto en un peligro tremendo, solamente por ser latinos. Eso tiene que cambiar y tenemos la oportunidad en un año de cambiarlo y tenemos que cambiarlo.

Sobre los ataques de El Paso

UN: ¿Cómo se enteró de los ataques de El Paso y que sintió al oír que era un ataque dirigido a la comunidad mexicoameriacana?

RC: Casi cuando pasó estaba oyendo el radio. Fue un shock. Yo no entiendo cómo una persona puede simplemente decidir venir 10 horas a la frontera a matar a gente, a matar americanos, a matar al inmigrante… No sé cómo una persona puede tener ese odio a la gente que ni conoce en su corazón. No lo entiendo, así es que fue un gran shock.

Con lo que pasó uno piensa qué podemos hacer para que no solamente no le pase otra vez a nuestra gente, pero que ya no pase en los Estados Unidos pensando en que yo tengo nietos y van a la escuela. (Los atacantes de los tiroteos) han tenido oportunidades de comprar estas pistolas que se usan en la guerra y no deben de poder hacer eso. Tenemos que cambiar las leyes y tenemos que hablar en este país de la discriminación y del odio que no debe de existir. Todos yo pienso somos hijos de Dios, así es que nadie tiene derecho de odiar a otra persona.

Sobre la campaña presidencial

UN: Como madre de un candidato no le podemos pedir que sea objetiva, pero, ¿qué tiene que tener el próximo presidente de EEUU?

RC: El presidente tiene que tener una buena historia y una buena educación, un buen sentido de la gente de esta nación y de la historia, porque yo pienso que este presidente no tiene eso. Tiene que enseñar a la gente cuál es su visión para los Estados Unidos. Ahorita muchos países en el mundo no nos quieren por este presidente que tenemos.

El presidente que venga tiene que enseñarnos a todos que entiende los valores de los Estados Unidos, los valores por cuales toda nuestra gente ha ido a la guerra y han perdido su vida. Este presidente también tiene que juntar a toda la gente. No puede ser presidente de solamente latinos o de alguna parte, tiene que ser presidente de todos. Y tiene que amar a todos.

Yo pienso que Julián está muy preparado. Ha ido a las escuelas mejores del país, ha tenido esa oportunidad y también ha sido alcalde de la ciudad de San Antonio que es de las ciudades más grandes de los Estados Unidos. Ha sido secretario de Vivienda durante el tiempo de Obama. Pero además de eso, los dos, mis hijos Julián y Joaquín siempre piensan cómo pueden mejorar la vida de la gente, no cómo pueden hacer más dinero... No piensan cómo podemos traer más cosas para que enriquecer a la gente sino qué oportunidad podemos darle al niño y a la familia para que esa familia pueda hacer en su vida lo que quiere hacer.

Sobre la educación de sus hijos

UN: En esto que está mencionando, tienen mucha importancia los valores que usted les inculcó a sus hijos. ¿Cuáles fueron sus prioridades para educarlos?

RC: Bueno, ellos fueron siempre a la escuela pública excepto por un año que fueron a escuela católica y entonces fueron a Standford y Harvard. Pero lo que quería yo es que ellos siempre tuvieran la oportunidad de aprender lo que necesita uno para vivir bien en este país. Y tuvieron una buena educación.

Por ejemplo, en high school (secundaria), Joaquín fue parte del club de debate y eso le ayudó mucho cuando fue a la universidad y ahora como congresista se para en frente de mucha gente y tiene que exponer su posición y tratar de que la gente diga: 'Sí, bueno vamos a hacer eso'.

Ellos también tomaron tenis durante todo el high school y con eso tienen que tener disciplina, tienen que saber jugar con otros... Para mí los deportes son importantes para los niños porque ayudan mucho a aprender cómo ser de un equipo. En la educación también lo que quería es que la disciplina que tenían fuera adentro, no solamente afuera. Así es que cuando llegaban a la casa después de la escuela, ellos se ponían primeramente (a hacer) el homework (la tarea) y después podían jugar. Yo creo que tuve mucha suerte porque fueron niños que se portaron muy bien y les gustaba la escuela.

Sobre el español (que no hablan sus hijos)

UN: Desde que se lanzó a la campaña presidencial se ha hablado mucho sobre cómo su hijo, el único candidato hispano de la contienda, no habla español. ¿Usted se arrepiente de no haber insistido más en enseñar el idioma a sus hijos?

RC: Me arrepiento de que no insistí más que hablaran español, pero yo pensaba que, como vivíamos con mi mamá y ella solamente hablaba español, que iban a aprenderlo y usarlo. Sí lo saben, pueden entender, pero lo que pasó es que cuando estaban en junior high, tuvieron oportunidad de ir una escuela de lenguajes y como pensaba que estaban aprendiendo español, ellos decidieron uno tomar alemán y el otro de japonés.

Ahorita los dos tienen dos niños, una mujer y un hombrecito; ellos todos van a la escuela bilingüe, así es que están empezando ahora para ir, para entender y para hablar español y entonces lo hablan.

Sobre la mayoría de mujeres en la campaña de Julián Castro

UN: Recientemente su hijo Julián comentaba que más del 70% de los puestos de liderazgo de su equipo de campaña son mujeres. ¿Cree que tiene algo que ver en esa decisión que haya sido criado por una madre soltera y quizás con una educación más feminista?

RC: Y también con mi mamá, las dos los críamos. Yo creo que ellos siempre han tenido ese sentido. Es difícil para una mujer. No tenemos el sueldo muchas veces que un hombre, no llegamos a las posiciones altas todavía en el Congreso, donde quiera todavía nos falta, así que ellos piensan mucho en ello.

Los dos tienen hijas y saben que quieren hacer algo mejor en este mundo para las mujeres y Julián no solamente habla de algo, él trata de vivir lo que dice, sus valores. Yo estaba muy orgullosa que cuando empezó en la campaña, empezó con una directora de campaña mujer y que todavía tenemos como el 60% del staff que son mujeres. Es muy importante porque muchas mujeres no tienen la oportunidad de ser campaign manager, de trabajar en las campañas a ese nivel, así es que estoy muy orgullosa de que él ha hecho eso.

Su consejo a las madres latinas solteras:

UN: Usted puede ser vista como una inspiración para otras madres latinas de este país que se enfrenten al reto de criar a sus hijos solas. ¿Qué consejo les daría?

RC: Yo pienso que una de las cosas más importantes siempre es el amor por los hijos y ese amor nos hace que veamos las oportunidades que hay afuera para los niños. Yo siempre leía, veía periódicos, la televisión o magazines para ver las oportunidades que hay para los hijos. También ir a visitar la universidad cuando están bien jóvenes, así cuando ya es tiempo de ir piensan en eso.


Yo sé que es muy difícil cuando uno no tiene el dinero que necesita, pero yo pienso que siempre, si uno busca, hay organizaciones y gente que nos puede ayudar. A veces necesitamos un apoyo que mucha gente no quiere pedir o no han buscado dónde los pueden ayudar. Yo siempre le digo a la gente: 'Tienes que buscar' porque hay organizaciones que pueden ayudar, sea de salud, o educación, lo que sea. También es muy importante la familia que nos ayuda mucho.

A nosotros, la familia y nuestros amigos y amigas nos ayudaron mucho. A veces, cuando no había mucho de comer, vino un amigo que iba a un food bank (banco de comida) y eso se necesita. Pero más que nada, yo pienso que la fe en Dios y tratar siempre de ir hacia adelante nos ayuda mucho y buscar las oportunidades que necesitamos y (...) cómo podemos ayudarles porque todos queremos que los hijos hagan una vida mejor que nosotros y es lo que quería yo para ellos y para la gente hispana.

Así fue la celebración del precandidato presidencial Julián Castro en San Antonio

Loading
Cargando galería


Publicidad