null: nullpx
Primarias Demócratas

Una mujer y un hispano para la Casa Blanca: ¿qué posibilidades tiene una fórmula Warren-Castro?

Dicen que es temprano para definir compañeros a las elecciones, pero la nueva alianza de la senadora por Massachussets y el exalcalde de San Antonio acapara titulares y alimenta especulaciones de que estén pensando ir juntos en una futura boleta electoral.
18 Ene 2020 – 01:47 PM EST
Comparte
El exsecretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Julian Castro, se encuentra con la candidata presidencial demócrata Elizabeth Warren después de presentarla durante un evento de campaña, el domingo 12 de enero de 2020, en Marshalltown, Iowa. Crédito: Patrick Semansky/AP

Elizabeth Warren dice que es “presuntuoso hablar de un compañero de fórmula” a estas alturas de la carrera electoral, cuando las primarias aún no empiezan, pero ciertamente sus videos, fotos y mensajes sobre el exsecretario de vivienda Julián Castro dicen lo contrario. ¿Es una fórmula con potencial de éxito?

“Julián y yo hemos sido amigos por mucho tiempo, porque luchamos por las mismas cosas. Ambos vemos un Estados Unidos que está trabajando bien si eres rico, pero no para todos los demás y sentimos que en 2020 tenemos la oportunidad de construir un Estados Unidos que trabaje para todos”, dijo Warren en el show de Seth Meyers la semana pasada. Palabras cercanas para describir sólo a un simple aliado de su campaña.

Castro ha seguido la misma línea. “Nuestra visión para el futuro del país coincide muy bien. Así que haré lo que pueda para asegurarme de que la gente entienda su mensaje y salga al caucus el 3 de febrero", dijo haciendo campaña por Warren en Iowa.

Warren de 70 años, mujer, blanca, con una carrera de servicio público, actualmente en el Senado desde 2013 y en el ala más progresista del Partido Demócrata, junto a Castro de 45 años, hispano, exalcalde de San Antonio y ex Secretario de Vivienda, quien se posicionó más al centro de su coalición, con destellos progresistas en temas como inmigración y seguridad.

¿Funcionan? De alguna forma trae recuerdos de la fórmula entre Barack Obama y Joe Biden, pero con los papeles invertidos. El joven senador afroamericano de Illinois que prometía un cambio y el senador de Delaware con décadas de experiencia y más moderado. Un equipo que funcionó electoralmente en 2008 y 2016.

“Sería una fórmula muy viable para el Partido Demócrata donde la política de identidad es muy importante. Los dos están en el ala progresista, Castro se movió más hacia la izquierda durante su campaña y tienen un buen paralelo ideológico”, aseguró a Univisión Noticias Mark Jones, analista político de la Universidad de Rice en Texas.

“Si Warren logra la nominación, así como lo hizo Clinton en 2016, debe buscar el balance en un hombre y creo que Castro estaría entre los primeros nombres de la lista porque es joven y aporta diversidad”, explicó a Univisión Noticias José Aristimuño presidente de la firma Now Strategies. “Además que entre ellos hay una buena química. Castro habría sido un buen compañero de fórmula para Biden también, pero vimos roces en los debates que hicieron eso difícil”, agregó.

¿Qué trae Castro a la mesa?

El único precandidato presidencial hispano en este ciclo electoral. Más que su carrera como alcalde y luego en el gabinete de Obama, la huella que ha dejado Castro durante esta campaña presidencial ha revitalizado su marca política.

Pero a pesar de sus credenciales naturales, el hecho de tenerlo en el equipo, ayuda pero no asegura el apoyo entre los hispanos, sobre todo para una candidata como Warren, quien aún no es conocida por la comunidad.

En la encuesta realizada por Univisión Noticias en junio de 2019, menos de un 8% de los latinos se inclinaba por Warren, en comparación con un 21% a favor de Joe Biden y un 20% para Bernie Sanders.

Castro acerca a Warren a ese grupo, pero sólo en los márgenes. Así lo demostró lo que ocurrió con varios de los políticos hispanos que lo apoyaban en su campaña y que al anunciar su retiro decidieron unirse a la campaña de Biden y no a la de Warren. Entre ellos los legisladores estatales Rafael Anchia; Ryan Guillen; Eddie Lucio; Oscar Longoria y Armando Martínez.

Cargando Video...
63% de participantes en encuesta exclusiva de Univision piensa votar por el candidato presidencial demócrata

El respaldo más fuerte que consiguió Warren a través de Castro fue el de su hermano, el congresista de Texas Joaquín Castro.

“Castro no logró un arrastre significativo entre los hispanos durante su campaña y aunque trae la visión de la comunidad a la campaña de Warren, eso no implica que necesariamente traiga los votos”, comentó a Univisión Noticias José Parra estratega demócrata y fundador de la firma Próspero Latino.

“En estados como Arizona, Nevada y Colorado, su presencia quizás podría hacer la diferencia en la elección general, pero en estados como Florida, por ejemplo no, ya que la comunidad hispana es muy diferente allá”, agregó.

¿Texas, más competitivo?

Desde la campaña de Beto O’Rourke en 2018 se ha hablado de la posibilidad de que Texas se convierta en un estado más competitivo en la elección presidencial. El demócrata perdió ante Ted Cruz por un margen de apenas 2.6%.

Aunque a nivel estatal Texas sigue dominado por republicanos, los cambios demográficos y políticos han alterado la dinámica tradicional en zonas como los distritos 22, 24, 21 y 31, que se han hecho verdaderamente competitivos para los demócratas.

En ese contexto el apoyo que pudiera acaparar Castro en el estado podría inclinar la balanza hacia Warren, sin embargo el ex alcalde de San Antonio acumula cinco años sin presentarse a un cargo de representación popular en el estado y fue ampliamente criticado a nivel local cuando decidió no correr por el escaño en el Senado contra Cruz en 2018.


“Su imagen se dañó con eso, pero con independencia de Castro, Warren está demasiado a la izquierda aún para un estado como Texas, por lo que el impacto que pueda tener el ex alcalde acá es marginal si fuera en una boleta con Warren”, aseguró Jones.

Texas aún no es un estado columpio y en la elección del candidato a vicepresidente eso pesa mucho durante la campaña”, agregó Parra.

Apenas a dos semanas del caucus de Iowa las expectativas no pueden ser más altas para los 12 candidatos demócratas en carrera. Si Warren sobrevive Iowa y New Hampshire, la primera gran prueba para este nuevo equipo “Warren-Castro” será la primaria en Nevada, la primera donde el voto hispano tiene peso real.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés