null: nullpx

Alcaldesa de San Juan: el plan de impuestos republicano es "devastador" para Puerto Rico

El gobernador Ricardo Rosselló y la alcaldesa Carmen Yulín Cruz aseguraron que el proyecto de ley no incluye un plan que atraiga a los puertorriqueños que salieron de la isla tras el paso del huracán María.
29 Nov 2017 – 06:29 PM EST
Comparte
Miles de puertorriqueños se fueron de la isla tras el paso del huracán María, que golpeó aún más la economía local. Crédito: AP

Tanto el gobernador de Puerto Rico como la alcaldesa de San Juan creen que la propuesta de reforma tributaria que los republicanos quieren aprobar en el Congreso podría empeorar la situación económica en la isla, que ya enfrenta grandes retos tras el paso del huracán María.

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, describió el proyecto republicano como "devastador" para la isla, que sufre un éxodo masivo de puertorriqueños a dos meses del paso del huracán María. "(La reforma) mataría cualquier oportunidad que tenemos de componer un plan de crecimiento sostenido que pueda repoblar a la isla", sostuvo en entrevista con CNN.

El gobernador Ricardo Rosselló anunció esta semana que viajaría a Washington junto a miembros del sector privado para exigir que Puerto Rico sea tratado como cualquier otro estado en esta reforma tributaria, que ya fue aprobada en la Cámara de Representantes y se espera que sea votada esta semana en el Senado.

Este proyecto republicano contempla algunos aranceles que –en teoría– se aplicarían solo a filiales de empresas estadounidenses en el extranjero, pero también afectarán a compañías con sucursales en Puerto Rico. Aunque la isla es parte de Estados Unidos, el sistema de impuestos en algunos casos la considera un país extranjero.

El gobernador ha pedido que se trate a Puerto Rico como un estado más de Estados Unidos y que no se le cobre a empresas en la isla el 12.5% de las ganancias a raíz de la propiedad intelectual y el 10% por la erosión de base, entre otras tarifas contempladas para las filiales en el extranjero.

"Si el propósito de esta reforma contributiva es atraer empleos para Estados Unidos, hay que enfatizar que Puerto Rico es parte de los Estados Unidos y por eso la isla no puede ser considerada como una jurisdicción foránea", afirmó Rosselló.

Otra de esas tarifas es el impuesto sobre las ventas –o excise tax– de 20% sobre los productos que son manufacturados en el extranjero y comprados en cualquier parte de Estados Unidos por la misma empresa que los produjo. También exige a las empresas norteamericanas declarar y pagar en Estados Unidos el 14% de las ganancias generadas fuera del país.

Estas tarifas tienen la intención de devolver trabajos a los estadounidenses, uno de los pilares de la política 'America first' del presidente Donald Trump. Pero Roselló dice que afectarían negativamente a las industrias de manufactura y farmacéutica en la isla.

Los republicanos han reconocido que su propuesta tributaria podría impactar negativamente a Puerto Rico. Este mes, prometieron evitar ese desenlace si la medida es aprobada por el Senado y enviada a una conferencia de senadores y representantes antes de ser firmada por Trump.

"Es nuestra intención hacerle mejoras a nuestro proyecto de reforma tributaria en relación a (cómo afecta a) Puerto Rico cuando vayamos a la conferencia", aseguró el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, en un comunicado que publicó junto a la comisionada residente (o congresista sin poder de voto) de Puerto Rico, Jenniffer González.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:DineroPuerto RicoImpuestosLocal

TELEVISIÓN DE PRIMERA SIN LÍMITES, GRATIS Y EN ESPAÑOL

Más contenido de tu interés