El escándalo que desencadenó la destitución de la primera mujer presidenta de Corea del Sur

La Fiscalía apunta a Park Geun-hye como presunta cómplice en un caso de corrupción y tráfico de influencias que desencadenó protestas multitudinarias en el país reclamando su dimisión.
9 Dic 2016 – 4:06 AM EST

El Parlamento de Corea del Sur aprobó este viernes la destitución de la presidenta Park Geun-hye, que se ha visto envuelta en un truculento escándalo de corrupción en el que fue señalada como cómplice de una red de tráfico de influencias supuestamente tejida por una amiga íntima, que habría intervenido desde la sombra en asuntos del gobierno.

Con más de dos tercios de los votos, el Parlamento surcoreano dio luz verde al proceso de destitución de la presidenta, que ahora tendrá que ratificar o rechazar el Tribunal Constitucional, para lo que tiene un plazo de hasta seis meses.

No obstante, la decisión del Parlamento implica que la conservadora Park Geun-hye, de 64 años, tendrá que transferir de inmediato todos sus poderes al primer ministro, Hwang Kyo-ahn.

El escándalo gira en torno a Choi Soon-sil, una amiga íntima de la presidenta, hija de Choi Tae-min, fundador de la secta "Iglesia de la Vida Eterna", que aparentemente se convirtió en mentor de Park tras convencerla de que era capaz de comunicarse con su madre después de que ésta fuera asesinada en 1974.

La Fiscalía apuntó a la jefa de Estado como presunta cómplice de Choi, que supuestamente creó una red para recaudar decenas de millones de dólares de grandes empresas del país -mediante extorsión o a cambio de favores- y posteriormente se apropió parte de los fondos.

La presidenta surcoreana se disculpó ante los ciudadanos en un discurso televisado tras entregar todos sus poderes al primer ministro, apenas una hora después de la decisión del Parlamento.

"Quiero disculparme ante todos los surcoreanos por este caos nacional que he creado por mi negligencia, en momentos en que nuestro país afronta tantas dificultades, desde la economía a la defensa nacional" declaró Park, que podrá permanecer en la residencia presidencial hasta que el Tribunal Constitucional emita su dictamen.

'Rasputina coreana'

Choi Tae-min, que fue detenida el pasado noviembre y está a la espera de juicio por coacción y abuso de poder, habría aprovechado de su relación personal con la presidenta para forzar a compañías como Samsung y Hyundai, a donar millones de dólares que luego desviaba a compañías fantasma de su propiedad.

Se cree además que Choi, de 60 años y sin cargo público, intervino de forma oculta en asuntos de Estado incluso llegó a modificar los discursos de la presidenta desde la sombra, lo que le valió el sobrenombre de la 'Rasputina coreana', en honor al influyente místico de la corte rusa.

El caso desató la indignación de los surcoreanos que salieron masivamente a las calles para protestar pidiendo la dimisión de Park. De hecho, la presión de la opinión pública contribuyó a que un número suficiente de diputados del partido conservador de la mandataria, el Saenuri, se sumara a la oposición y finalmente respaldara la moción de destitución.

Park, que basó su campaña en la honestidad y su compromiso con el país, pasa la historia como la primera presidenta surcoreana elegida democráticamente en no terminar su mandato de cinco años.

RELACIONADOS:Corea del SurGobiernoCorrupciónMundo
Publicidad